unctad.org | El foro mundial sobre los productos básicos analizará medios para que los productos agrícolas y las materias primas generen mejores niveles de vida
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
El foro mundial sobre los productos básicos analizará medios para que los productos agrícolas y las materias primas generen mejores niveles de vida
El enigma del reciente auge de los productos básicos: la esperada reducción de la pobreza en algunos países en desarrollo, a pesar del aumento de precios, no se ha producido

UNCTAD/PRESS/PR/2013/002
Ginebra, Suiza, (13 marzo 2013)
La reunión, que se celebrará el 18 y 19 de marzo, contará con la participación de expertos, funcionarios gubernamentales y miembros del mundo académico

Durante décadas, los productos agrícolas básicos y las materias primas industriales que sustentan las economías de muchos países pobres se vendían en los mercados mundiales a precios bajos y volátiles. Expertos en desarrollo y los funcionarios gubernamentales se lamentaban de que esa circunstancia impedía a naciones de África, Asia y América Latina expandir sus economías y reducir la pobreza.

Sin embargo, desde finales de 2002 hemos asistido a una progresión sostenida y sin precedentes de los precios de los productos básicos. Aunque esta tendencia inesperada ha contribuido a un notable aumento del producto interno bruto (PIB) de varios países (sobre todo en Asia), en otros países no ha influido tanto, y no ha llevado a avances económicos de otro tipo, como la es la diversificación de la economía. En los países con peores resultados, la disminución de la tasa de pobreza ha sido decepcionantemente pequeña.

Los expertos se reunirán los días 18 y 19 de marzo en la edición de 2013 del Foro Mundial sobre los Productos Básicos de la UNCTAD para examinar lo sucedido, y para deliberar sobre el modo de conseguir que el auge de los productos básicos se aproveche para beneficiar más a los pobres y generar un crecimiento económico más durable e incluyente en los países en desarrollo.

Este año, el tema del Foro es "La renovación del compromiso con el desarrollo del sector de los productos básicos como motor de crecimiento económico y reducción de la pobreza".

Desde la crisis alimentaria de 2008, en que los precios aumentaron de forma muy marcada, los principales alimentos básicos como el trigo, el maíz y el arroz han registrado nuevos aumentos de precio importantes. Los precios del trigo y el arroz subieron un 170% entre 2000 y 2012, y el precio del maíz aumentó más del 200%. Los índices de precios de los productos básicos no petrolíferos se mantuvieron en máximos históricos en 2012, a un nivel 2,4 veces superior a su promedio durante el período comprendido entre 1960 y 2012. El índice de precios de los minerales, menas y metales fue alrededor de tres veces mayor que la media del índice entre 1960 y 2012 y los precios del petróleo crudo y el oro continuaron batiendo récords en 2012. El petróleo crudo se negoció a una media de 105 dólares por barril y el oro se vendió a un promedio de 1.670 dólares por onza troy.

Las exportaciones mundiales de productos básicos se multiplicaron por cinco desde 1995 hasta 2011, y la proporción del comercio de productos básicos con respecto al comercio total de mercancías a nivel mundial pasó de un 24% en 1995 a un 33% en 2011.

Si se considera que los países de bajos ingresos han registrado una tasa de crecimiento medio anual en torno al 5% durante el decenio de 2002 a 2012, no cabe duda de que el aumento de precios de los productos básicos desde finales de 2002 ha beneficiado a estos países. Sin embargo, su impacto sobre los niveles de pobreza sigue siendo cuestionable. En los países en desarrollo que dependen de los productos básicos, el producto interno bruto se triplicó entre 2000 y 2011, y los niveles de pobreza desde 2002 a 2008 (el año más reciente para el que se dispone de datos definitivos) se redujeron en un 28%. Sin embargo, estas cifras ocultan que en algunos países los resultados fueron menos alentadores. Muchos países en desarrollo que dependen de los productos básicos pertenecen también a la categoría de países menos adelantados (PMA) e, incluso durante la bonanza económica mundial, las tasas de extrema pobreza en los PMA solo disminuyeron desde el 58% en 2002 al 53% en 2007 (antes de la crisis alimentaria y la crisis financiera mundial). El Banco Mundial ha estimado que la reciente recuperación de los precios de los alimentos, que en 2011 alcanzaron niveles cercanos a sus máximos de 2008, ha llevado a 44 millones de personas más en todo el mundo a vivir en la pobreza extrema. Paradójicamente, varios países en desarrollo que dependen de los productos básicos, especialmente en África, son importadores netos de alimentos. Además, se observa que gran parte del crecimiento experimentado por estos países no ha creadp empleo.

El auge de los precios tampoco parece haber generado demasiada diversificación económica en los países en desarrollo que dependen de los productos básicos. De 2002 a 2010, el número de Estados que formaban parte de esta categoría aumentó de 85 a 91. El Secretario General de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi, dijo en la sesión inaugural del Foro Mundial sobre los Productos Básicos de 2012 que "aunque hemos tratado de encontrar el modo de asesorarlos para que dependan menos de los productos básicos, su dependencia de las exportaciones de esos productos se ha exacerbado".

Los expertos dicen que una de las lecciones derivadas del auge de los productos básicos es que no basta con que los precios sean elevados. Los gobiernos deben combinar los beneficios que obtienen de los productos básicos con estrategias certeras y bien coordinadas para diversificar los bienes que producen sus países y transformar los productos agrícolas básicos y las materias primas en productos acabados, que se venden a precios más altos y crean un mayor número de puestos de trabajo. Los economistas y los especialistas en desarrollo también sostienen que los países en desarrollo y la comunidad internacional deben prestar más atención (también en las áreas de investigación y desarrollo) a la agricultura, después de años de relativo olvido del sector agrario. Señalan que debe hacerse especial hincapié en cultivos y métodos que estén al alcance de los pequeños agricultores. Además, deben restablecerse iniciativas de cooperación (tal vez lideradas por los gobiernos) para ayudar a los pequeños agricultores a asociarse de cara a la obtención de insumos y a la comercialización de sus cosechas. Las reformas llevadas a cabo en los años ochenta y noventa de acuerdo con la doctrina del liberalismo económico de la época abolieron muchos programas estatales para los agricultores. Se esperaba que con la economía de mercado apareciesen sustitutos más eficientes para estos programas; sin embargo, esto nunca sucedió.

Las frecuentes fluctuaciones de los ingresos procedentes de los productos básicos no permiten una planificación a largo plazo y una gestión compatibles con el crecimiento sostenido, el desarrollo y la reducción de la pobreza. El sector extractivo, en particular, hace un uso intensivo de la tecnología y, por lo tanto, tiene una capacidad limitada para crear empleo y participar en la reducción de la pobreza. Para hacer frente a esta realidad, muchas empresas del sector de la energía han llevado a cabo programas de inversión social y comunitaria en las zonas en las que operan.

Los compromisos corporativos de contribuir a la prosperidad común y al desarrollo sostenible de las poblaciones de los países en desarrollo que dependen de los productos básicos se consideran importantes para atraer inversiones y crear más empleo y puestos de trabajo más variados. Dado que se tarda cierto tiempo en constatar las repercusiones, las empresas han subrayado la importancia de buscar un equilibrio entre los resultados pequeños y tangibles en el corto plazo, y las mejoras duraderas del nivel de vida a más largo plazo.

Se considera que el sector energético tiene el potencial de ayudar a los países de acogida a crear mayores vínculos entre la extracción de materias primas y su transformación a lo largo de las cadenas de suministro nacionales. Se están diseñando iniciativas de apoyo a los emprendedores y empresas locales que pueden ayudar en la transferencia de conocimientos y tecnología. Participan en estas iniciativas compañías como Total, GDF SUEZ y Gas Natural Fenosa.

El Foro Mundial sobre los Productos Básicos dará comienzo el 18 de marzo con los discursos del Secretario General de la UNCTAD Supachai Panitchpakdi, el Director General de la Organización Mundial del Comercio Pascal Lamy, y el Presidente de la Junta de Comercio y Desarrollo de la UNCTAD Jüri Seilenthal, de Estonia.

Los principales oradores en la sesión inaugural serán:
• Michael Lipton, Profesor de la Universidad de Sussex (Reino Unido): "La producción de alimentos básicos; los pequeños agricultores de 'subsistencia' eficientes son fundamentales para la reducción de la pobreza, para el desarrollo y para el comercio";
• Ruth Rawling, Vicepresidenta de Asuntos Corporativos para Europa, Oriente Medio y África, de Cargill: "Aprender de la experiencia; aprovechamiento del potencial de los agricultores, habilitación de los emprendedores"; y
• Dhano Sookoo, Presidente de la Sociedad de Agricultura de Trinidad y Tobago (Agricultural Society of Trinidad and Tobago): "El papel de las organizaciones de agricultores en la promoción del desarrollo de los productos básicos y la reducción de la pobreza".

Los temas plenarios que se tratarán durante los dos días del Foro a través de paneles de debate y debates abiertos incluyen, entre otros:
• "La gestión de riesgos y la resiliencia: métodos y mecanismos para que los países en desarrollo y los pequeños productores puedan prosperar a pesar de la volatilidad de los precios en los mercados de productos básicos";
• "Puesta al día del sector agrícola: la inversión en infraestructura y servicios abandonados del sector agrícola para subsanar la eliminación de las entidades paraestatales";
• "Mejora de la transparencia de los mercados de productos básicos y cadenas de valor"; y
• "Retos y soluciones en la recopilación, análisis y difusión de información sobre el mercado y otros datos sobre los productos básicos".

Son socios del Foro el Centro del Gas de la Comisión Económica para Europa, Gasnat y AFREXIMBANK.

Para acceder al programa completo del Foro Mundial sobre los Productos Básicos, puede consultar el sitio web:

http://unctad.org/en/Pages/MeetingDetails.aspx?meetingid=203
 

Para obtener más información, póngase en contacto con:

Secretaría del Foro Mundial sobre los Productos Básicos
Tel. +41 22 917 6286/1648
Fax +41 22 917 0509
gcf@unctad.org

 
Sr. Samuel Gayi
Jefe de la Unidad Especial de Productos Básicos
Tel. +41 22 917 2131
Samuel.Gayi@unctad.org 

Sr. Taro Boel
Oficial Adjunto de Asuntos Económicos
Tel. +41 22 917 5135
Taro.Boel@unctad.org



Loading..

Espere, por favor ....