COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
La inversión extranjera en la región árabe aumentó bruscamente y luego retrocedió con el inicio de la crisis financiera mundial, según cifras de la UNCTAD

UNCTAD/PRESS/PR/Doha/2012/010
Geneva, Suiza, (29 marzo 2012)

La inversión extranjera directa (IED) con destino a los países árabes y procedente de estos se elevó marcadamente a principios de los 2000 pero ha descendido desde el inicio de la crisis financiera mundial en 2009, indican las estadísticas de la UNCTAD.

La inestabilidad política que se ha propagado por varios países árabes y la creciente incertidumbre acerca de las perspectivas económicas mundiales desde el segundo semestre de 2011 probablemente pesará sobre los inversores extranjeros y seguirá afectando sus planes de inversión en la región, afirman los economistas de la UNCTAD.

Debido a la próxima Conferencia cuatrienal de la UNCTAD (XIII UNCTAD), que se celebrará en Doha (Qatar) del 2 al 26 de abril de 2012 y será la primera que tendrá lugar en el Oriente Medio, las características de la inversión y el comercio en la región son objeto de redoblada atención.

Impulsada por las altas tasas de crecimiento económico y la puesta en práctica de reformas económicas y privatizaciones, la IED aumentó bruscamente en esa zona del mundo en los primeros años del nuevo milenio. Las entradas de IED a esos países alcanzaron el monto sin precedentes de 96.000 millones de dólares en 2008, y se centraron sobre todo en los países del Consejo de Cooperación del Golfo1 (CCG). Entre 2001 y 2010, los flujos acumulados de IED a los países árabes sumaron 284.000 millones, el 58% de los cuales se dirigieron a los países del CCG, el 28% a los países del África septentrional y el 14% a otros países árabes; la Arabia Saudita (154.000 millones), los Emiratos Árabes Unidos (75.000 millones) y Egipto (53.000 millones) fueron los principales receptores.

Solo mediante fusiones y adquisiciones transfronterizas, los inversores extranjeros compraron empresas árabes por un valor total de 58.000 millones entre 2001 y 2010; el 42% de este monto correspondió a Egipto y el 30% a acuerdos entre países árabes.

Las salidas de IED procedentes de los países árabes también se elevaron considerablemente, impulsadas por la disponibilidad de importantes excedentes financieros derivados de los ingresos del petróleo. Las salidas de IED sumaron 169.000 millones durante el período 2001-2010, de los que el 82% procedió de países del CCG. Los Emiratos Árabes Unidos (54.000 millones), Kuwait (40.000 millones), y Qatar (26.000 millones) han sido los principales inversores en el extranjero de la región. Las actividades de inversión directa en el extranjero se han integrado en las políticas de diversificación de los países del CCG, que están abandonando el modelo de economías basadas en el petróleo y el gas. Los fondos soberanos, las empresas de propiedad estatal y otras entidades controladas por los gobiernos están cobrando una importancia fundamental como canales para la inversión de fondos en el exterior.

Las adquisiciones transfronterizas por inversores árabes de empresas en el exterior sumaron 156.000 millones entre 2001 y 2010. La inmensa mayoría de estas compras fueron hechas por empresas con sede en países del CCG, sobre todo en los Emiratos Árabes Unidos (65.000 millones) y la Arabia Saudita (32.000 millones). El 72% de las adquisiciones transfronterizas de los países árabes correspondió a empresas de los países desarrollados y alrededor del 14%, a compras en terceros países en desarrollo de Asia. La proporción de acuerdos entre países árabes también fue del 14%.

Tanto las entradas como las salidas del IED han caído bruscamente desde 2009, debido a los severos efectos de la crisis financiera mundial. Las entradas descendieron de 96.000 millones en 2008 a 65.000 millones en 2010, a raíz de la restricción de los mercados de crédito que afectó a los grandes proyectos de desarrollo que entrañaban una importante inversión extranjera. Las salidas cayeron de la cifra sin precedentes de 46.000 millones alcanzada en 2008 a 15.000 millones en 2010, en la medida en que las entidades controladas por los gobiernos de los países del CCG reorientaron su gasto, de la inversión en el extranjero a sus propias economías afectadas por la crisis.


End Notes
  1. Arabia Saudita, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Qatar.


Para obtener más información, póngase en contacto con:

Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E:
unctadpress@unctad.org
Web:
http:/unctad.org/press



Loading..

Please wait....

Charlie Hebdo