unctad.org | TDR-llegan los robots: naciones unidas advierte que conjugar automatización con austeridad puede ser una amenaza para el empleo de calidad en todo el mundo
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
TDR-llegan los robots: naciones unidas advierte que conjugar automatización con austeridad puede ser una amenaza para el empleo de calidad en todo el mundo

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las
14 septiembre 2017, 19:00
en Ginebra

UNCTAD/PRESS/PR/2017/027
Ginebra, Suiza, (14 septiembre 2017)

En un nuevo informe de la UNCTAD se observa que la amenaza que se cierne sobre el empleo de calidad se extiende a algunos países en desarrollo, y se apuntan los verdaderos desafíos por venir. En el informe se recomienda la adopción de políticas industriales digitales para asegurarse de que la robótica sea un apoyo y no una amenaza para el desarrollo inclusivo.

“Los robots son una amenaza para el empleo tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo emergentes, pero, como ocurre con cualquier nueva tecnología, presentan oportunidades y riesgos”, según dijo el Secretario General de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi, en el acto de presentación del Informe sobre el Comercio y el Desarrollo 2017 que lleva por título “Un New Deal mundial como alternativa a la austeridad”.

“La ansiedad que suscitan los robots no se debe únicamente al hecho de que cada vez tengan mayor alcance, velocidad o a su carácter invasivo, sino a que llegan en una coyuntura mundial de escaso dinamismo macroeconómico”, según Richard Kozul-Wright, Director de la División de Globalización y Estrategias de Desarrollo. “Esta circunstancia ha frenado la inversión necesaria para crear nuevos sectores, donde los trabajadores desplazados por los robots podrían encontrar un mejor empleo.”

El gran interrogante es saber si los robots reducirán o no las ventajas conocidas que suponen el uso de la industrialización como estrategia de desarrollo, según se afirma en el emblemático informe.

Según se dice en el informe, las tareas rutinarias de los empleos bien remunerados del sector manufacturero y de los servicios están siendo ejecutadas por robots, pero los empleos peor remunerados del sector manufacturero en industrias como la confección de prendas de vestir en gran medida siguen sin verse afectados por la automatización.

Aunque la mayoría de los empleos en los países en desarrollo no está bajo una amenaza inmediata, podría registrase una tendencia a concentrar la actividad manufacturera en sus actuales emplazamientos, lo que suscita la preocupación de que se amplíe considerablemente la brecha entre los ganadores y perdedores por la utilización de la robótica.

En el informe de la UNCTAD se concluye que el actual uso de robots redunda en beneficio de los países que ya tienen una capacidad industrial establecida. Esto podría mermar aún más las perspectivas de crecimiento de los países en desarrollo que tengan un sector industrial estancado o padezcan ya los efectos de una “desindustrialización prematura”.

Esta concentración dificultaría aún más el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que es parte de un plan acordado por la comunidad internacional en 2015 creado bajo el nuevo impulso para erradicar la pobreza y promover la prosperidad y, al mismo tiempo, proteger el medio ambiente.
 
Atajar la histeria

A pesar del bombo publicitario en torno al potencial de la automatización basada en la robótica, en la actualidad el uso de robots industriales en todo el mundo sigue siendo muy reducido y se eleva a menos de 2 millones de unidades, según se afirma en el informe. Los robots industriales se concentran en los sectores del automóvil, la electricidad y la electrónica, y además en un pequeño número de países. Casi la mitad de los robots industriales se encuentran instalados en Alemania, el Japón y los Estados Unidos de América, aunque China ha cuadruplicado su parque de robots desde 2010 y la República de Corea tiene el mayor número de robots por trabajador de todo el mundo.

La mayoría de los estudios existentes sobrestiman los potenciales efectos nocivos de los robots en el empleo y la renta, porque olvidan tener en cuenta que lo que es técnicamente viable no siempre es también económicamente rentable, según se señala en el informe (véase el gráfico 1). Los países que actualmente están más expuestos a la automatización basada en la robótica son aquellos con un gran sector manufacturero con empleos bien remunerados (véase el gráfico 2). La robotización ha tenido menor efecto en la mayoría de los países en desarrollo, donde la mecanización sigue siendo la forma predominante de automatización.
 
Desafíos para los encargados de la formulación de políticas

En el informe se señala que, es crucial velar por que el uso de robots no afecte a la distribución de la renta, y se advierte de que se corre el riesgo de que aumente la proporción de la renta correspondiente a los propietarios de los robots y los titulares de los derechos de la propiedad intelectual que incorporan. Entre las opciones para poner freno a esta situación figura la adopción de regímenes donde las retribuciones de los empleados dependan de la rentabilidad de la empresa, de modo que una parte sustancial de los ingresos de los ciudadanos procederían de la propiedad del capital y no del trabajo.

Sin embargo, en el informe también se advierte de que una “renta básica”, actualmente tan de moda entre los empresarios de alta tecnología, no puede sustituir al fortalecimiento de los derechos de los trabajadores y el potenciamiento de la prestación de servicios sociales.

La cuestión de si los robots obstaculizan o no la función de la industrialización en el desarrollo depende en parte de quien posea y controle la tecnología de los robots, de las posibles ventajas que obtengan del uso de robots los primeros que adopten esa tecnología y de los sectores manufactureros en los que sus efectos sean más acusados. En todos estos aspectos, será decisiva la eficacia del diseño y la aplicación de políticas industriales digitales y la posibilitación de un espacio normativo para su aplicación.
 
Gráfico 1: Representaciones exageradas de un mundo robotizado: la viabilidad técnica no necesariamente supone también rentabilidad económica
 PR17027_fig 1_TDR_robots_sp.jpg
Fuente: UNCTAD.
Nota: El tamaño de las burbujas refleja la utilización a nivel mundial de robots en un determinado sector manufacturero. La desviación negativa o positiva con respecto a la remuneración media indica que el empleo manufacturero está relativamente bien o mal remunerado. Los niveles de las tareas rutinarias se expresan en forma de actividad menos o más intensiva en tareas rutinarias.


Gráfico 2: Exposición a la automatización basada en la robótica: no hay ninguna amenaza grave en la mayoría de los países en desarrollo
(porcentaje)
 PR17027_fig2_TDR_robots_sp.jpg
Fuente: UNCTAD.
* Sectores manufactureros con tendencia a estar fuertemente automatizados: automóvil, electrónica y químicas, así como los sectores del caucho y el plástico.


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press


Loading..

Please wait....

Charlie Hebdo