COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
los flujos mundiales de inversión extranjera directa se redujeron drásticamente en 2017, según un informe de las Naciones Unidas
La tendencia negativa es síntoma de una desaceleración de la producción internacional y las cadenas de valor mundiales

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las
06 junio 2018, 19:00 en Ginebra

UNCTAD/PRESS/PR/2018/015
Ginebra, Suiza, (06 junio 2018)

​Los flujos mundiales de inversión extranjera directa (IED) se redujeron en 2017 un 23%, pasando de 1,87 billones de dólares de los Estados Unidos en 2016 a 1,43 billones en 2017, según el Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2018 de la UNCTAD. Ese retroceso contrasta claramente con la evolución de otras variables macroeconómicas, que en 2017 registraron una mejora sustancial.

“La presión a la baja sobre la IED y la desaceleración de las cadenas de valor mundiales son serios motivos de preocupación para los responsables de la formulación de políticas en todo el mundo, y especialmente en los países en desarrollo”, dijo el Secretario General de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi. “Se precisarán inversiones en activos productivos para lograr un desarrollo sostenible en los países más pobres”.

Esta contracción a nivel mundial se debió en parte a que el valor de las fusiones y adquisiciones transfronterizas se redujo un 22%. No obstante, aun descontando las grandes operaciones puntuales y las reconfiguraciones empresariales que “hincharon” la IED en 2016, el descenso observado en 2017 fue significativo. El valor de las inversiones anunciadas en nuevas instalaciones —un indicador de futuras tendencias— también se redujo un 14%, situándose en 720.000 millones de dólares.

Así pues, las perspectivas para 2018 se han moderado. Se prevé que los flujos mundiales aumenten ligeramente, aunque seguirán estando muy por debajo del promedio de los diez últimos años. Un agravamiento y una extensión de las tensiones comerciales podrían repercutir negativamente en las inversiones en las cadenas de valor mundiales. Es probable que las reformas fiscales en los Estados Unidos afecten considerablemente las pautas de inversión en todo el mundo.

La UNCTAD observó que la tendencia negativa de la IED obedecía en gran parte a una disminución de las tasas de rentabilidad. El promedio global del rendimiento de la inversión extranjera es ahora de un 6,7%, frente al 8,1% registrado en 2012. El rendimiento de la inversión se está reduciendo en todas las regiones, si bien las mayores caídas se han registrado en África y en América Latina y el Caribe. El descenso de la rentabilidad de los activos extranjeros también influye en las perspectivas de la IED a más largo plazo.

Debido al retroceso de las inversiones, la tasa de expansión de la producción internacional se está desacelerando. Las modalidades de producción internacional y los intercambios transfronterizos de factores de producción están pasando de tangibles a intangibles. Las ventas de filiales extranjeras siguen creciendo (aumentaron un 6% en 2017), pero los activos productivos y el número de empleados avanzan a un ritmo más lento. Esto podría repercutir negativamente en las perspectivas de los países en desarrollo de atraer inversiones en capacidad productiva.

También se ha estancado el crecimiento de las cadenas de valor mundiales. El comercio en estas alcanzó su nivel máximo durante el período comprendido entre 2010 y 2012, después de dos decenios de continuos incrementos. Los datos de la UNCTAD muestran que el valor agregado extranjero en el comercio exterior (el principal indicador de las cadenas de valor mundiales) descendió un punto porcentual, situándose en el 30% del comercio en 2017. La desaceleración de las cadenas de valor mundiales muestra una clara correlación con la tendencia de la IED y confirma los efectos de esa tendencia en los patrones de comercio mundiales.

La IED sigue siendo la principal fuente de financiación externa para las economías en desarrollo. Representa el 39% del total de la financiación que reciben en conjunto. Actualmente equivale a menos de una cuarta parte en los países menos adelantados (PMA) y desde el año 2012 registra una tendencia a la baja.

Figura 1 - Flujos de inversión extranjera directa a nivel mundial y por grupos de economías, 2005-2017
(En miles de millones de dólares y en porcentajes)
PR18015_f1_en.JPG


Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2018.

Figura 2 - Entradas de inversión extranjera directa, 20 principales economías receptoras, 2016 y 2017
(En miles de millones de dólares)

PR18015_f2_en.JPG

Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2018.

Figura 3 -Salidas de inversión extranjera directa, 20 principales economías inversoras, 2016 y 2017
(En miles de millones de dólares)
PR18015_f3_en.JPG

Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2018.


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press

Loading..

Please wait....