unctad.org | Las empresas transnacionales pueden dar un gran impulso al crecimiento económico de bajo carbono, según un informe de la UNCTAD
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
Las empresas transnacionales pueden dar un gran impulso al crecimiento económico de bajo carbono, según un informe de la UNCTAD

UNCTAD/PRESS/PR/2010/018
22 July 2010


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 22 de julio de 2010
(13.00 horas en Nueva York, 19.00 horas en Ginebra, 22.30 horas en Delhi, 2.00 horasdel 23 de julio de 2010 Tokio)

Ginebra, 22 de julio de 2010 - La participación de las empresas transnacionales (ETN) y el uso estratégico de las inversiones extranjeras pueden ayudar a los países en desarrollo y en transición a dar un fuerte impulso de arranque al desarrollo económico "de bajo carbono", según el World Investment Report 2010 (1) (Informe sobre las inversiones en el mundo 2010) de la UNCTAD.

Aunque las negociaciones internacionales sobre el cambio climático avanzan despacio, las principales inquietudes de los países en desarrollo al respecto -la financiación y la tecnología- pueden abordarse en parte aprovechando mejor los recursos de las ETN. Según el informe, los gobiernos pueden lograrlo mediante programas nacionales de promoción de las inversiones "limpias".

La UNCTAD ha hecho público hoy el vigésimo número del World Investment Report. El informe de 2010, que tiene como subtítulo Invertir en una economía de bajo carbono, examina las características, las aportaciones, los sectores clave, los impulsores y los determinantes de la implicación de las ETN en un crecimiento económico de bajo carbono. Además, analiza distintas políticas gubernamentales que podrían reforzar esta evolución.

Según el informe, las ETN pueden contribuir a reducir las emisiones mejorando los procesos de producción en sus operaciones y en toda la cadena de valor, así como produciendo y comercializando productos y servicios más limpios. De paso estas empresas pueden aportar un capital muy necesario y tecnología de punta a las iniciativas mundiales de lucha contra el cambio climático. El informe indica que hay ETN que ya realizan estas aportaciones.

La UNCTAD estima que en 2009 la inversión extranjera directa en áreas clave de actividad empresarial de bajo carbono (energías renovables, reciclaje y tecnología de bajo carbono) ascendió por sí sola a unos 90.000 millones de dólares de los Estados Unidos. No obstante, si se contabilizan las inversiones que entrañan una reducción de las emisiones de carbono en otros sectores y en diversas actividades de ETN sin participación accionarial, la inversión total alcanza cifras muy superiores.

Aunque las inversiones extranjeras de bajo carbono ya son considerables, existe un enorme potencial para nuevos flujos de inversiones de este tipo a medida que el mundo avanza hacia una economía de bajas emisiones. Otros sectores en que las inversiones extranjeras pueden tener un poderoso efecto directo de reducción de las emisiones son el sector energético y el industrial. Según el informe, el transporte, la construcción, la gestión de desechos, la silvicultura y la agricultura también pueden beneficiarse de la participación de las ETN, pero sobre todo indirectamente. Por ejemplo, las ETN pueden suministrar vehículos eléctricos que reduzcan las emisiones en el sector del transporte, o pueden influir en sus proveedores de productos agrícolas para que adopten prácticas sostenibles. Teniendo en cuenta los posibles efectos negativos de la inversión extranjera de bajo carbono, la UNCTAD propone que los esfuerzos por atraer la inversión de las ETN hacia las actividades de bajo carbono se complementen con políticas apropiadas de los gobiernos en los ámbitos industrial, social y de la competencia.

Otro problema es el del posible traslado de instalaciones emisoras de gases de efecto invernadero a lugares con una regulación medioambiental más laxa. Respecto de semejantes "fugas de carbono", el informe señala que, si bien estas medidas de las ETN podrían generar beneficios de crecimiento económico a corto plazo al añadir capacidad productiva, las fugas de carbono menoscaban los esfuerzos mundiales de reducción de las emisiones. Resulta difícil calcular el alcance de estas actividades. La UNCTAD sugiere que, en lugar de abordar esta cuestión en las fronteras nacionales (por ejemplo, mediante aranceles sobre el contenido de carbono de los productos), los gobiernos lidien con las fugas de carbono en su origen a través de mecanismos de regulación de la gobernanza empresarial que prevean, por ejemplo, mejores sistemas de reporte y monitoreo medioambiental.

En el informe, la UNCTAD propone la creación de una "Alianza Mundial en pro de las inversiones de bajo carbono" para establecer sinergias entre la promoción de inversiones y la mitigación del cambio climático. Con ello se podrían encauzar las inversiones extranjeras de bajo carbono hacia un crecimiento y desarrollo sostenible. Tal alianza estará sustentada en cinco políticas:

  • 1. Establecer estrategias de promoción de las inversiones limpias. Ello incluye la formulación de políticas generales en los países huéspedes que propicien las inversiones de las ETN en actividades de bajo carbono, la puesta en marcha de programas orientados a la inversión en actividades poco emisoras de carbono y la movilización del apoyo interno y externo para las inversiones de bajo carbono.
  • 2. Hacer posible la difusión de las tecnologías limpias. Ello implica crear un entorno propicio que estimule el flujo transfronterizo de tecnología, fomente los vínculos entre las ETN y las empresas locales, refuerce la capacidad de absorción de tecnología limpia en los países en desarrollo y aliente los programas de colaboración para la generación de tecnología y la difusión de ésta entre los países.
  • 3. Conseguir que los acuerdos internacionales de inversión contribuyan a mitigar el cambio climático. Ello comporta introducir disposiciones ambientalmente amigables en los futuros acuerdos internacionales de inversión (AII) y establecer un acuerdo multilateral que garantice la coherencia entre los AII existentes y la evolución de las políticas nacionales e internacionales en relación con el cambio climático.
  • 4. Armonizar la declaración de las emisiones de GEI del sector empresarial. Para ello es preciso establecer un único método mundial para la declaración de las emisiones de las empresas, mejorar la declaración de las operaciones extranjeras y sus actividades en los distintos eslabones de la cadena de valor, e incorporar las "prácticas óptimas" en la declaración de las emisiones mediante los mecanismos existentes de regulación de la gobernanza empresarial (por ejemplo, los requisitos para cotizar en bolsa).
  • 5. Crear un centro técnico internacional de asistencia para reducir las emisiones de carbono. Un centro de este tipo podría prestar apoyo a los países en desarrollo, especialmente a los menos adelantados, para formular y aplicar estrategias nacionales de mitigación del cambio climático recurriendo a la competencia técnica de organismos internacionales y otras fuentes y ofreciendo una serie completa e integrada de recomendaciones, en particular sobre la forma de aprovechar los recursos financieros y tecnológicos de las ETN destinados a actividades con bajas emisiones de carbono.
El World Investment Report y su base de datos pueden consultarse en http://www.unctad.org/wir and http://www.unctad.org/fdistatistics y http://www.unctad.org/diae

Descargar [PDF] : | World Investment Report 2010 (solo en Inglés) [14´215 KB, 221 Pages]| Webflyer WIR 2010 (solo en Inglés) |



Endnotes

El World Investment Report 2010: Investing in a Low-carbon Economy (WIR10) (Nº de venta E.10.II.D.2, ISBN 978-92-1-112806-2) puede obtenerse en las oficinas de venta de las Naciones Unidas cuyas direcciones se indican a continuación, o en las oficinas de venta de las Naciones Unidas en muchos países. Su precio es de 95,00 dólares de los Estados Unidos (reducción del 50% para los residentes de países en desarrollo y del 75% para los residentes en países menos adelantados). En el precio está incluido el libro y el CD-ROM. Los clientes que deseen comprar el libro o el CD-ROM por separado, o conseguir citas en grandes cantidades, deberán dirigirse a las oficinas de ventas. Los pedidos o consultas para Europa, África y Asia Occidental deben enviarse a la Sección de Ventas/Publicaciones de las Naciones Unidas, Palais des Nations, CH-1211 Genève 10, Suiza, fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y aquéllos para América y Asia Oriental, a Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, DC2-853, New York, NY 10017, EE.UU., tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org , Internet: http://www.un.org/publications .





Para más información, sírvanse dirigirse a:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....