unctad.org | LAS INVERSIONES EXTRANJERAS DIRECTAS POR LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES PUEDE RENDIR BENEFICIOS IMPORTANTES, A CONDICIÓN DE QUE SE APLIQUEN POLÍTICAS GUBERNAMENTALES APROPIADAS
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
LAS INVERSIONES EXTRANJERAS DIRECTAS POR LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES PUEDE RENDIR BENEFICIOS IMPORTANTES, A CONDICIÓN DE QUE SE APLIQUEN POLÍTICAS GUBERNAMENTALES APROPIADAS

TAD/INF/PR/9919
03 September 1999

A medida que avanza la mundialización y que el atractivo de la inversión extranjera directa (IED) asume mayor importancia para los países en desarrollo, los gobiernos deberian actuar rápidamente para establecer políticas efectivas con relación a la IED(1).

"Para formular y ejecutar una estrategia efectiva, se necesita sobre todo una visión del desarrollo, coherencia y coordinación. También se requiere capacidad de asumir compromisos entre los diferentes objetivos del desarrollo", declara el Sr. Rubens Ricupero, Secretario General de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) en el Informe de 1999 sobre las Inversiones en el Mundo: la Inversión Extranjera Directa y el Desafio del Desarrollo(2).

WIR99 informa que la IED se ha convertido en el componente más dinámico de los flujos internacionales de recursos hacia los países en desarrollo y que, por lo tanto, las políticas destinadas a atraer las inversiones de las empresas transnacionales (ETNs)(3) revisten cada vez mayor importancia. Las ETNs pueden contribuir, y contribuyen, al desarrollo de dichos países.

Ello no obstante, la medida en que dichas empresas pueden contribuir a los objetivos sociales y económicos de un país depende también de las políticas que tales países aplican. Este es el caso particularmente para muchos de los más pobres entre los países en desarrollo, quienes cada vez se hallan más marginalizados como participantes en el sistema internacional de producción que las ETNs están estableciendo.

A medida que invierten en todo el mundo e integran sus estructuras en una escala sin precedentes, las ETNs gozan de mayor libertad con relación a sus actividades mundiales de producción. Sin embargo, la UNCTAD observa que tienen, al mismo tiempo, crecientes responsabilidades sociales.

Con políticas acertadas se puede concretar la contribución de las ETNs al desarrollo

La mundialización está acelerando la transformación de la economía mundial de manera desigual, con el resultado que muchos países en desarrollo no logran mantenerse al ritmo de los procesos en marcha. El WIR99 deja muy claro que las actividades de las ETNs no reducen forzosamente este efecto distorsionante. Pueden inclusive exacerbarlo.

Según el informe, los gobiernos de los países en desarrollo han cambiado de actitud hacia las ETNs en el curso de los últimos veinte años. Karl P. Sauvant, jefe del equipo que produjo dicho informe, declara: "Hace unos veinte años, muchos gobiernos consideraban a las ETNs como un componente del problema del desarrollo. Hoy en día, las ven como parte de la solución."

Los países en desarrollo esperan que las ETNs puedan realizar inversiones de capital en su país, robusteciendo su base tecnológica, aumentando la competitividad de sus exportaciones y elevando la cantidad y la calidad del empleo. Por ende, mucho países compiten ahora entre ellos para atraer la IED. La UNCTAD señala los riesgos para los países "que se embarcan en una carrera hacia la estratosfera para competir por medio de incentivos financieros; compiten con incentivos fiscales en una carrera hacia el cero." Es decir, los gobiernos podrían enfrentarse a una situación en la cual los niveles de subvenciones más altos producen rendimientos decrecientes.

Las políticas destinadas a atraer la IED y a maximizar los beneficios para el desarrollo que las IED pueden brindar, revisten ahora mayor importancia, según dicho Informe. Por ejemplo, a medida que las ETNs invierten a los países en desarrollo, existe el peligro de que su presencia marginalice a los competidores locales y socave nuevas empresas nacionales. El Informe de 1999 sobre las Inversiones en el Mundo enfatiza que, en una economía global que cambia tan rápidamente, una clave para atraer las IED consiste en una revisión constante del impacto producido por las normas nacionales sobre las decisiones de las ETNs, junto con la capacidad de los gobiernos nacionales de cambiar sus políticas y adaptarlas a situaciones nuevas.

Disponer de una estructura administrativa sólida resulta esencial para las IED; el informe asevera la importancia de la existencia de instituciones gubernamentales apropiadas dedicadas a la administración de las políticas, la coordinación y la resolución de problemas referentes a las IED. Como factores que representan desincentivos para la inversión por las ETNs e incrementan los costos de la inversión, se cita la corrupción y el papeleo burocrático omnipresente.

La ecuación tecnología, comercio y trabajo

La transferencia de tecnología de las ETNs a los países en desarrollo reviste una importancia creciente en la ecuación del desarrollo. Hasta ahora la situacion es ambigua. Si bien las ETNs están mundializando su investigación y desarrollo, prácticamente toda la investigación y desarrollo innovadora por parte de sus empresas filiales se lleva acabo en los países industrializados. Por otro lado, la introducción de nuevos productos, procesos y tecnologías organizativas en las filiales de las ETNs en los países en desarrollo, ha elevado la productividad y contribuído a la formación de los empleados.

Tambien aquí, las buenas políticas influyen mucho en los resultados. Los gobiernos pueden fomentar mejoras en el contenido de las transferencias tecnológicas por parte de las ETNs, mediante la promoción de mejores capacidades, redes de abastecimiento e infraestructura nacionales.

Algunos países, entre los que destaca Singapur, han estimulado el mejoramiento tecnológico en las filiales invirtiendo en la mejora de su oferta de capacidades y mediante incentivos a las ETNs para estimular la transferencia de actividades con tecnologias más avanzadas. En la India, mientras tanto, las ETNs están aprovechando las abundantes y baratas capacidades científicas y de ingeniería de ese país para formar alianzas estratégicas con y sin aportes en capital.

Aunque unas cuantas economías, como la República de Corea, han logrado incrementar sus capacidades tecnológicas nacionales mientras restringían las IED y dependían más bien de licencias, de relaciones subcontractuales y de compras de maquinaria y equipo de empresas extranjeras, en general las políticas que simplemente restringen el ingreso de las IED sin prestar atención a otras formas de mejoramiento tecnológico, con frecuencia no alcanzan sus objetivos en materia de desarrollo.

Los gobiernos de los países en desarrollo necesitan establecer un orden de prioridades entre las políticas encaminadas a elevar los niveles locales de capacidad tecnológica. También les es preciso estimular la competencia entre empresas en el ámbito donde estas operan, con el fin de mejorar la calidad de las transferencias tecnológicas y asegurar un mejoramiento regular de las capacidades tecnológicas.

A este respecto, es imprescindible establecer políticas nacionales encaminadas a mejorar e incrementar la educación, promover la formación de la fuerza laboral y mantener la capacidad competitiva. Como complemento de estas políticas se precisa de medidas internacionales para ayudar a los países en desarrollo a fortalecer sus capacidades tecnológicas, así como acceder a las nuevas tecnologías y a difundirlas.

El Informe propone a la consideración internacional varias medidas dirigidas a elevar el nivel de capacidad tecnológica en los países en desarrollo. Entre ellas se hallan, por ejemplo, las iniciativas multilaterales con el fin de evaluar las necesidades tecnológicas de los países en desarrollo, suministrar información sobre los mercados de tecnología extranjera y alentar la formación de redes y asociaciones que estimulen la transferencia de conocimientos tácitos y alienten la adquisición de nuevas tecnologías; o la elaboración de exoneraciones fiscales e incentivos para el desarrollo en los países suministradores de tecnología, con miras a fomentar la transferencia tecnológica a los países en desarrollo (como lo hacen ya varios países de origen).

Uno de los principales beneficios de la inversión de las ETNs en los países en desarrollo puede ser el incremento del volumen de exportaciones y del nivel de competividad comercial. El Informe de 1999 señala, sin embargo, que la maximización de tales beneficios depende de las políticas adoptadas por los países receptores y de las estrategias de las ETNs. Tales políticas incluirían las actividades promotoras de la inversión que se concentran en atraer a los inversionistas de orientación exportadora, así como el fortalecimiento de las habilidades y competencias humanas y el establecimiento de un ambiente nacional que fomente influjos de IED de alta calidad.

Aumentar el empleo y elevar su calidad constituyen objetivos fundamentales para los países en desarrollo en su intento de atraer las IED. A este respecto, los gobiernos deben esforzarse por establecer instituciones sólidas, rectoras del mercado laboral, abarcando entre otros a los sindicatos y las organizaciones del sector empresarial, tales como las cámaras de comercio, los centros educativos y de formación.

Mantener un medio ambiente limpio y atraer a las IED no son metas incompatibles

Las políticas acertadas en favor del medio ambiente son imprescindibles.

El informe observa que las ETNs podrían dejarse seducir por la tentación de transladar su producción de alto efecto contaminante a países cuyas políticas ambientales son menos estrictas. Sin embargo, hay escasas pruebas de que los países que aplican altas normas de protección al medio ambiente pierdan IED. Las ETNs manufactureras, por ejemplo, utilizan una tecnología más favorable al medio ambiente y pueden contribuir a través de sus filiales a elevar las normas de gestión del medio ambiente en los países en desarrollo.

"El desafio", según UNCTAD "para las ETNs y los gobiernos de los países en desarrollo - y la comunidad internacional también - reside en idear maneras de fomentar la transferencia de prácticas de gestión favorables al medio ambiente, así como de tecnología limpia a la industria nacional."

Responsabilidades sociales de las empresas

La comunidad internacional en su conjunto vislumbra las responsabilidades sociales de las ETNs en términos de las relaciones de la empresa con un abanico de actores: inversionistas, trabajadores, directivos, clientes, suministradores, comunidades locales y gobiernos. Las Naciones Unidas han identificado como cuestiones claves en materia de derechos humanos, el medio ambiente y los derechos de los trabajadores.

Algunas de las ETNs se oponen a acciones que crean nuevas reglas en estos campos. El Informe comenta: "La aversión de la comunidad empresarial a la creación de normas vinculantes del derecho internacional, aplicables a las operaciones de las empresas, se opone dramáticamente a la vehemencia con la que defienden los compromisos legales internacionales que rigen a las obligaciones de los gobiernos frente a los inversionistas extranjeros."

Entre tanto, se acrecenta la dinámica en favor de atribuir un nuevo significado más concreto al concepto de "ciudadanía empresarial mundial". Hace poco tiempo, el Secretario General de las Naciones Unidas, el Sr. Kofi Annan, desafió a los líderes empresariales del mundo a alentar a sus empresas a respetar los valores y principios declarados en tres documentos claves de las Naciones Unidas: "La Declaración Universal de los Derechos Humanos", la "Declaración sobre los principios y derechos fundamentales en el trabajo" de la Organización Internacional del Trabajo y la "Declaración de Río" de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo.

La UNCTAD está dispuesta a colaborar en el diálogo entre las ETNs y los países en desarrollo en el área de la responsabilidad social empresarial, sobre todo en lo que toca a las dimensiones del desarrollo. Por añadidura, advierte que una actitud poco constructiva por parte de las ETNs en este campo podría intensificar la reacción ya evidente en algunos sectores en contra de las políticas de liberalización. Por ende, redunda en interés de las propias empresas asumir la responsabilidad social que acompaña la mundialización.




Apuntes

1. La inversión extranjera directa se define como una inversión que implica control sobre la dirección de una entidad con base en una economía por una empresa residente en otra economía. La IED se refiere a una relación a largo plazo que refleja un interés duradero del inversionista en una entidad extranjera.

2. El World Investment Report, 1999 (No de venta: E.99.II.D.3, ISBN 92-1-112440-9) puede ser adquirido por el público, al precio de 49 dólares (19 dólares por clientes en paíes en vía de desarrollo), en la sección de Publicaciones y Ventas de las Naciones Unidas, Palacio des las Naciones Unidas, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, F: +41 22 917 0027, E: unpubli@un.org, Internet: www.un.org; o en Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, Room DC2-853, Dept. PRES, Nueva York, N.Y. 10017, Estados Unidos, T: + 1 212 963 83 02 ó + 1 212 963 34 89, E: publications@un.org.

3. Las empresas transnacionales comprenden a empresas matrices y a sus filiales extranjeras: empresa matriz se define como una empresa que controla los activos de otra entidad o entidades en un país o países que no son su país de origen, normalmente como propietario de una inversión de capital. Una inversión en acciones por valor de no menos del 10 por ciento se considera normalmente como el umbral para el control de activos en este contexto.





Para mayores informaciones sírvase contactar:
Jefe, Karl P. Sauvant
Inversiones Internacionales, Oficina de Transnacionales y de Flujos Tecnológicos
División de Inversiones, Tecnología y Desarrollo de Empresas UNCTAD
T: +41 22 907 57 07
F: +41 22 907 01 94
E: karl.sauvant@unctad.org
o
Jefe, Carine Richard-Van Maele
Unidad de Prensa UNCTAD
T: +41 22 907 58 16/28
E: press@unctad.org.



Loading..

Espere, por favor ....