unctad.org | LAS NACIONES UNIDAS EXHORTAN AL GRUPO DE LOS OCHO A MEJORAR LOS TERMINOS DEL ALIVIO DE LA DEUDA DE LOS PAISES POBRES
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
LAS NACIONES UNIDAS EXHORTAN AL GRUPO DE LOS OCHO A MEJORAR LOS TERMINOS DEL ALIVIO DE LA DEUDA DE LOS PAISES POBRES

TAD/INF/PR/9909
11 June 1999

Las Naciones Unidas exhortan el día de hoy (11 de Junio) a los Jefes de Estado de los países del Grupo de los Ocho (G-8) que se reunirán en Colonia, Alemania, entre el 18 y 20 de Junio, a mejorar las actuales condiciones de reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPMS), para eliminar "de una vez por todas" el problema de la deuda y permitir así el crecimiento económico sostenible.

En opinión de las Naciones Unidas, el problema de la deuda externa de los países en desarrollo ha "empeorado dramáticamente desde el comienzo de los años noventa". Tomando en cuenta las proyecciones en los precios de los productos básicos y los volúmenes de exportación, la capacidad para honrar el servicio de sus deudas en el mediano plazo podría deteriorarse aún más, con graves consecuencias para el desarrollo y el disfrute de los derechos humanos fundamentales.

En el programa de la Reunión Anual de los Ministros de Finanzas del Grupo de los Siete que se inicia hoy en Colonia, figura un conjunto de nuevas medidas para el alivio de la deuda. Sin embargo, se comenta que existen desacuerdos entre los gobiernos en cuanto al alcance y el contenido de las nuevas concesiones. El informe de los Ministros de Finanzas será sometido a la Cumbre del Grupo de los Ocho para su aprobación. En una carta dirigida el mes pasado al Canciller de Alemania Gerhard Schroeder, Presidente de la Cumbre del Grupo de los Ocho, el Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan señalaba que el alivio de la deuda no debería ir en detrimento de la Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). La disminución de la AOD al nivel sin precedentes del 0.22 por ciento del Producto Nacional Bruto de los donantes de la OCDE, provoca gran consternación en el contexto de las Naciones Unidas.

Un nuevo informe del Comité Ejecutivo de Asuntos Económicos y Sociales intitulado "Hacia la búsqueda de Soluciones para el Problema de la Deuda de los Países en Desarrollo", hace hincapié en la importancia de este requisito.

De conformidad con las propuestas presentadas por varios países, las Naciones Unidas señalan que debería ser cancelada toda la deuda vinculada a la AOD de los países pobres muy endeudados (PPMS). Además, exhortan a una reducción de al menos 80 por ciento en el resto de la deuda oficial bilateral. Asimismo, señalan que debe ofrecerse la posibilidad de recuperarse a países que están en vías de superar conflictos o afectados por graves desastres naturales y a aquellos que registran muy bajos indicadores sociales y humanos.

Las Naciones Unidas reconocen que, en promedio, durante el período 1990-1997, los PPMS han sido capaces de cancelar una monto de deuda equivalente al 18 por ciento de sus exportaciones. A su juicio, la proporción del ingreso fiscal asignable al servicio.

Es esencial asegurar la plena financiación de todo nuevo plan de alivio de la deuda para evitar desilusiones por parte de los receptores. No obstante, señala el reporte que "sería ingenuo pensar que ya no habrán obstáculos de financiamiento". Por otra parte, habrá que sopesar detenidamente el posible impacto negativo de un mejor plan de alivio de la deuda en la capacidad crediticia de las instituciones multilaterales de desarrollo.

El alivio de la deuda no deberá financiarse a expensas de la AOD. Los recursos financieros para esta iniciativa deberán, por tanto, obtenerse mediante una combinación de las ventas de oro del FMI, una asignación nueva, oportuna e importante en términos del monto de los Derechos Especiales de Giro (DEG) y contribuciones bilaterales adicionales a los Fondos Fiduciarios multilaterales para el alivio de la deuda.

La iniciativa para los PPMS introducida por el FMI y el BM en 1996, que fue acogida como un gran paso hacia la solución integral del problema del endeudamiento de los países más pobres, se considera lenta, engorrosa y complicada. Hasta la fecha solo tres de los 41 países que figuran en la lista del FMI-BM (Uganda, Bolivia, Guyana) se han beneficiado del alivio de la deuda.

A juicio de las Naciones Unidas, "las condiciones previas y garantías exigidas en el marco de la actual iniciativa para los PPMS, tendrán que ser reducidas para que el beneficiarse del alivio de la deuda deje de ser una carrera de obstáculos".

El actual periodo de seis años que debe transcurrir para que un país deudor pueda beneficiarse del alivio de la deuda, bajo la supervisión del FMI, de acuerdo al Programa Ampliado de Ajuste Estructural, deberá reducirse a la mitad. También habrá que ampliar el alcance de este plan para hacerlo extensivo a otros países de bajos ingresos que tengan dificultades en el servicio de su deuda externa.

Acogiendo con beneplácito la "urgencia renovada" que hoy inspira la búsqueda de soluciones duraderas a los problemas de la deuda de los países en desarrollo, especialmente los más pobres, el informe sostiene que el recrudecimiento del problema del endeudamiento externo ha tenido graves consecuencias para el disfrute de los derechos humanos. "El reembolso de la deuda no debe prevalecer sobre la satisfacción de las necesidades humanas y los derechos humanos".

Un aspecto de sumo interés para el tema, se refiere a la relación entre el alivio de la deuda y la reducción de la pobreza. Contrariamente a lo que generalmente se piensa, el informe sostiene que es improbable que los planes de conversión de la deuda - los canjes de deuda por equidad" o "deuda por medio ambiente", por ejemplo, o la conversión de la deuda externa en moneda local - aporten una contribución importante al alivio de la deuda.

Las estimaciones del costo total de los diversos planes de alivio de la deuda propuestos varían considerablemente. Por ejemplo, la nueva propuesta de condonación de la deuda presentada por los Estados Unidos, se ha estimado en 102 millardos de dolares; el costo para las instituciones financieras internacionales sería de 14 millardos de dolares (a título de comparación, cabe destacar que la Guerra del Golfo de 1991 costó 102 millardos y, según el banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers, la campaña de bombardeos contra Yugoslavia ya les ha costado a los países de la OTAN unos 7 millardos). Las consecuencias financieras de la propuesta de las Naciones Unidas se aproximarían así a las de la propuesta de los Estados Unidos.

La UNCTAD, institución encargada dentro del sistema de las Naciones Unidas de los asuntos de la deuda y que ha prestado asistencia práctica a los países deudores durante mas de 20 años, tuvo a su cargo la preparación del estudio para el Comité Ejecutivo de Asuntos Económicos y Sociales. Además de su labor de investigación y análisis, la UNCTAD presta ayuda a los países en desarrollo en lo referente a la renegociación de su deuda oficial en el Club de Paris y a la mejora en la capacidad de gestión de la deuda publica a través del Programa SIGADE.




Para mayores informaciones sírvase contactar:
Director, John Toye
Division on globalization and Development Strategies UNCTAD
T: +41 22 907 59 27
F: +41 22 907 00 45
E: john.toye@unctad.org
or
Chief, Carine Richard-Van Maele
Press Unit UNCTAD
T: +41 22 917 5816/28
F: +41 22 907 0043
E: press@unctad.org.



Loading..

Espere, por favor ....