unctad.org | EL AUGE DE LAS INVERSIONES SUR-SUR CREA OPORTUNIDADES DE DESARROLLO, AFIRMA LA UNCTAD
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
EL AUGE DE LAS INVERSIONES SUR-SUR CREA OPORTUNIDADES DE DESARROLLO, AFIRMA LA UNCTAD

UNCTAD/PRESS/PR/2006/027
16 October 2006


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe 2006 al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 16 de octubre de 2006
(13.00 horas en Nueva York, 19.00 horas en Ginebra, 22.30 horas en Delhi, 2.00 horas, el 17 de octubre, en Tokio)


Descargar [PDF]: | World Investment Report 2006 | [367 pages, 8,056 KB] Panorama general | [65 páginas, 662 KB]

La inversión extranjera directa (IED) procedente de los países en desarrollo y las economías en transición alcanzó un nivel sin precedentes en 2005, según se afirma en el World Investment Report 2006, FDI from Developing and Transition Economies: Implications for Development (1) (Informe sobre las inversiones en el mundo 2006 : la inversión extranjera directa de los países en desarrollo y las economía en transición : consecuencias para el desarrollo). El informe se hará público el 16 de octubre.

La mayor parte de estas inversiones se dirigen a otros países en desarrollo, lo que contribuye al crecimiento económico "Sur-Sur". De hecho, muchos países de bajos ingresos dependen actualmente en gran medida de otros países en desarrollo para las entradas de IED. Según los economistas de la UNCTAD, una respuesta política adecuada tanto en los países de origen como en los países receptores puede aumentar los beneficios en materia de desarrollo derivados de esta tendencia.

Nuevas fuentes de IED

Varias economías en desarrollo y en transición han surgido recientemente como importantes países de origen de IED. Entre 1990 y 2005 el número de países en desarrollo y en transición con IED en el extranjero por valor superior a 5.000 millones de dólares de los EE.UU. aumentó de 6 a 25. El pasado año las salidas de IED de las empresas transnacionales (ETN) con base en las economías en desarrollo o en transición, sin tener en cuenta los principales centros financieros extraterritoriales , ascendieron a 120.000 millones de dólares, el máximo nivel registrado hasta la fecha (véase el gráfico 1). Casi el 70% de estos flujos de capital procedieron de Asia. Hong Kong (China), la Federación de Rusia, Singapur, la Provincia china de Taiwán, Brasil y China encabezaron la lista de los principales países en desarrollo generadores de IED en 2005 (véase el cuadro 1).

El número de las grandes ETN de los países en desarrollo y en transición va en aumento. En 1990 únicamente 19 empresas de estos países figuraban en el índice Fortune 500, mientras que en 2005 ese número ascendió a 47. Las 5 principales ETN de las economías en desarrollo y en transición también figuran entre las 100 principales ETN mundiales: Hutchison Whampoa (Hong Kong, China), Petronas (Malasia), Singtel (Singapur), Samsung Electronics (República de Corea) y CITIC Group (China).

Se ha observado en todas las regiones del mundo en desarrollo y en las economías en transición la presencia de importantes ETN en el sector primario (petróleo, gas, minería) y en el de las manufacturas basadas en recursos naturales (metales, acero). También ha surgido otro grupo de ETN en varios sectores de servicios y bienes no comerciables que son relativamente difíciles de exportar (como el cemento, los alimentos y las bebidas). En un tercer grupo se incluye a las ETN de algunos sectores más expuestos a la competencia mundial, como es el caso de los automóviles, los productos electrónicos, las prendas de vestir y los servicios de tecnologías de la información. Casi todas las principales ETN de los países en desarrollo en esos sectores están ubicadas en Asia.

Causas y consecuencias del aumento de las ETN de los países en desarrollo

El auge de la IED procedente de algunas economías en desarrollo y en transición refleja el aumento de la competitividad de muchas empresas de esos países. Este repunte de la IED también se ha debido en parte al incremento de los ingresos de exportación procedentes de los productos manufacturados y los recursos naturales de algunos países, que ha proporcionado la capacidad financiera necesaria para invertir en el extranjero. Y lo que es quizás más importante, las empresas de esos países se han visto cada vez más afectadas por la competencia mundial. Se han dado cuenta de la creciente importancia del acceso a los mercados internacionales y la participación en los sistemas mundiales de producción y las redes de conocimientos. Como consecuencia de ello, su visión comercial se ha internacionalizado aún más con perspectivas de expansión en el ámbito regional o mundial.

Según Anne Miroux, jefa del equipo que redactó el informe, la expansión de las ETN de los países en desarrollo forma parte de un cambio incipiente en la estructura de la economía mundial. La Sra. Miroux añade que aunque no es fácil predecir el futuro mapa mundial de las actividades comerciales y el poder económico, las empresas de Brasil, China, India y Sudáfrica, en realidad de todo el mundo en desarrollo, serán cada vez más conocidas. Esto ofrece una perspectiva fascinante en materia de desarrollo, debido en particular a que esas ETN son también importantes inversores en otros países en desarrollo.

Las respuestas políticas impulsan esta tendencia

La expansión de la IED procedente de estas nuevas fuentes ha suscitado cierto interés, en especial por parte de varios organismos de promoción de inversiones (OPI). Más del 90% de los OPI africanos centran actualmente su atención en la IED de otros países en desarrollo, sobre todo dentro de su propia región. Los OPI de los países desarrollados también han establecido oficinas locales en países como Brasil, China, India, República de Corea, Singapur y Sudáfrica.

Los países de origen son cada vez más conscientes de que las salidas de IED pueden fortalecer la competitividad de sus empresas. Únicamente unos pocos países en desarrollo siguen prohibiendo de manera absoluta las salidas de IED. De hecho, algunos gobiernos incluso han empezado a alentar a sus empresas a invertir en el extranjero proporcionándoles información, servicios de apareamiento, incentivos y seguros de inversión. No obstante, el informe subraya que la conveniencia de que un país fomente de manera activa las salidas de IED depende de diversos factores, entre ellos su situación de la balanza de pagos y las capacidades del sector empresarial. En el caso de muchos países de bajos ingresos quizás sería más conveniente que, en vez de fomentar las salidas de IED, se centraran en crear un entorno comercial competitivo y mejorar la capacidad de las empresas nacionales.

Oportunidades Sur-Sur

Según el informe de la UNCTAD, la expansión de la IED de los países en desarrollo es especialmente importante para la cooperación Sur-Sur. Los flujos totales de IED Sur-Sur, sin tener en cuenta los centros financieros extraterritoriales, han aumentado considerablemente pasando de 2.000 millones de dólares en 1985 a 60.000 millones en 2004, lo que representa el 25% de todas las entradas de IED en los países en desarrollo. La mayor parte de la IED Sur Sur es intrarregional (véase el gráfico 2). De hecho, para algunos países menos adelantados, la IED procedente de países en desarrollo constituye una parte importante o preponderante de sus entradas totales de IED. Por ejemplo, más del 50% de todas las entradas de IED en Botswana, la República Democrática del Congo, Lesotho, Malawi y Swazilandia proceden de inversores sudafricanos.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, señala que es importante examinar de qué modo puede mejorarse esta forma de cooperación "Sur-Sur" para promover los beneficios en materia de desarrollo.

Aunque las ETN de los países en desarrollo pueden quedar a la zaga de sus homólogas de los países desarrollados en cuanto a activos tecnológicos y capacidades, sus modelos y competencias empresariales son a veces más idóneos para operar en los países en desarrollo receptores. Una ventaja fundamental de los inversores de países en desarrollo frente a las ETN de países desarrollados es que los primeros conocen mejor las condiciones económicas de los países en desarrollo, por lo que los países receptores pueden atraer IED de esas empresas con mayor facilidad. Cuantas menos diferencias tecnológicas existan entre las empresas de los países de origen y los países receptores, serán mayores los beneficios tecnológicos indirectos que obtengan las empresas nacionales de las filiales extranjeras.

Algunos países de origen en desarrollo han establecido programas específicos para impulsar la IED Sur-Sur. Es posible seguir estudiando y apoyando este tipo de iniciativas mediante una colaboración más estrecha entre las instituciones de los países en desarrollo. Un importante avance en esta dirección es la iniciativa de la UNCTAD de crear la Red mundial de bancos de exportación e importación e instituciones de financiación del desarrollo (G NEXID), que permite el intercambio de experiencias entre los bancos de exportación e importación (EXIM) de los países en desarrollo.

Necesidad de favorecer el diálogo

No toda la IED ha tenido una buena acogida en los países receptores. Algunas fusiones y adquisiciones (FAS) transfronterizas, sobre todo en el sector energético, así como las FAS en servicios de infraestructura y otras industrias con una "dimensión de seguridad" han planteado problemas. Las ETN de las economías en desarrollo o en transición han de ser conscientes de las posibles sensibilidades de los flujos de inversión Sur-Sur. Sin duda, han de sopesarse las preocupaciones de los países receptores frente a los posibles beneficios que pueden derivarse del aumento del número de empresas que compiten por adquirir los activos locales. Los países han de ser prudentes al tomar sus decisiones y tener en cuenta el riesgo de generar posibles represalias y proteccionismo.

Con el fin de mitigar los riesgos y aumentar los beneficios obtenidos con la expansión de la IED de las economías en desarrollo y en transición, la UNCTAD insta a los países a favorecer el diálogo. El intercambio de experiencias Sur-Sur puede mejorar las oportunidades de las inversiones transfronterizas y contribuir al desarrollo mutuo de los países de origen y los países receptores. Desde una perspectiva Sur-Norte, también es necesario el diálogo así como un mayor conocimiento y una mejor comprensión de los factores que impulsan la IED procedente del sur y de sus posibles repercusiones. La UNCTAD y otras organizaciones internacionales pueden desempeñar un importante papel mediante la realización de análisis, la prestación de asistencia técnica y, en buena medida, la creación de foros para el intercambio de opiniones y experiencias, con objeto de ayudar a los países a aprovechar al máximo los beneficios de la expansión de la IED de las economías en desarrollo y en transición.

El World Investment Report y su base de datos pueden consultarse en línea en www.unctad.org/wir y www.unctad.org/fdistatistics.

ANEXO

Gráficos y figuras

Gráfico 1. Salida de IED de los países en desarrollo y las economías en transición, 1980 2005

Gráfico 1. Salida de IED de los países en desarrollo y las economías en transición, 1980 2005
Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2006

Cuadro 1. Las 15 principales economías en desarrollo y en transición clasificadas en función del monto acumulado de la salida de IED

<strong>Cuadro 1. Las 15 principales economías en desarrollo y en transición clasificadas en función del monto acumulado de la salida de IED</strong>
Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2006

Gráfico 2. Flujos intrarregionales e interregionales de IED en los países en desarrollo, excluidos los centros financieros extraterritoriales, promedio 2002-2004

Gráfico 2. Flujos intrarregionales e interregionales de IED en los países en desarrollo, excluidos los centros financieros extraterritoriales, promedio 2002-2004
Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2006




Apuntes

1. El World Investment Report 2006, FDI from Developing and Transition Economies: Implications for Development (Nº de venta: E.06.II.D.11, ISBN 92-1-112703-4) puede obtenerse en las oficinas de venta de las Naciones Unidas en las direcciones que figuran más abajo, o de los agentes de venta de las Naciones Unidas en muchos países. Precio: 80 dólares de los EE.UU.; para los residentes de los países en desarrollo: 40 dólares de los EE.UU. Estos precios incluyen el libro y el CD-Rom. Los clientes que deseen comprar el libro o el CD-Rom separadamente u obtener presupuestos por grandes cantidades deben contactar a las oficinas de venta. Sírvanse enviar los pedidos o consultas para Europa, África y Asia occidental a la Sección de Publicaciones y Ventas de las Naciones Unidas, Palacio de las Naciones, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org; y para toda América y Asia oriental, a Publicaciones de las Naciones Unidas, 2 UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos de América, tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org, Internet: http://www.un.org/publications.





Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....