unctad.org | PANORAMA Y SITUACIÓN DE LOS PRODUCTOS BÁSICOS
NOTAS DE INFORMACIÓN
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
PANORAMA Y SITUACIÓN DE LOS PRODUCTOS BÁSICOS

UNCTAD/PRESS/IN/2007/015
27 April 2007

Mensaje clave: el actual y futuro aumento de la demanda de productos básicos representa una oportunidad histórica única de aliviar la pobreza. No obstante, este resultado deseado no llegará automáticamente.

Global Initiative on Commodities Ginebra, 27 de abril de 2007 - A lo largo de los últimos años, la demanda de productos básicos ha crecido con más rapidez que la tendencia a largo plazo, debido fundamentalmente a la creciente demanda asiática y, más concretamente, a la rápida industrialización de China e India. En los mercados internacionales, han subido los precios de la mayoría de los productos básicos como consecuencia del aumento de la demanda, pero también debido a las escasas capacidades de suministro, las tensas condiciones geopolíticas (especialmente en lo que atañe al mercado del petróleo) y una intensa actividad especuladora. En 2006, los precios de los productos básicos alcanzaron niveles históricos en términos nominales, tal y como se refleja en el índice de precios de productos básicos de la UNCTAD, que aumentó más del 30% entre 2005 y 2006 (y en un 80% entre 2000 y 2006), provocado fundamentalmente por el alza de los precios del crudo, los metales y los minerales.

Sin embargo, en 2006, los precios de algunos grupos de productos básicos, como los aceites vegetales y las bebidas tropicales, se mantuvieron muy por debajo de sus niveles máximos (-25% en el caso de los aceites vegetales frente al máximo del año 1984 y -56% en las bebidas tropicales frente al máximo alcanzado en 1977) (véase cuadro 1).

Son muchos los países en desarrollo cuyos ingresos de exportación dependen de los productos básicos; cuya producción y comercialización da empleo a más de 2500 millones de personas en todo el mundo. La inmensa mayoría de estas personas es pobre y sus perspectivas de escapar algún día de la pobreza están ligadas al desarrollo del sector de productos básicos. La importante subida de los precios ha tenido un impacto en los ingresos de los países en desarrollo. Se calcula que los países exportadores de petróleo registraron unos ingresos extraordinarios procedentes de la exportación de productos básicos equivalentes a 6,7 puntos porcentuales del PIB, o del orden de los 3 puntos, en el caso de los países exportadores de productos mineros. Los países en desarrollo que fundamentalmente exportan productos manufacturados e importan materias primas, como la mayoría de las economías del sudeste asiático, sin duda salieron perdiendo de esta subida de los precios de las materias primas (de media, el 1% anual de sus PIB entre 2003 y 2005). Por último, la repercusión en los países en desarrollo exportadores de productos agrícolas varía, ya que algunos han salido beneficiados de este periodo (como por ejemplo los exportadores de café) mientras que para otros, la situación se ha deteriorado entre 2003 y 2005 (países exportadores de algodón o soja). Sus pérdidas o ganancias están directamente relacionadas con la estructura de sus importaciones y exportaciones y especialmente, con el peso de las importaciones de petróleo en sus importaciones totales. Sin embargo, aunque el efecto neto en sus PIB pueda ser positivo o negativo, es probable que el impacto para su sector de productos básicos sea claramente positivo, y una parte del mismo llegará a los más pobres, entre los que se encuentran los pequeños agricultores. La medida en la que llegue este efecto dependerá de la eficacia del mecanismo de transferencia y, normalmente, los precios que se pagan a los pequeños agricultores suben menos que los precios internacionales.

Durante los próximos cinco a diez años, la demanda de productos básicos debería seguir creciendo, debido fundamentalmente al aumento de la demanda de los países en desarrollo -impulsada por un consumo de productos básicos por unidad de PIB particularmente robusto, si se compara con el de los países desarrollados (incluso cuando el PIB se calcula en términos de Paridad del Poder Adquisitivo) - a un crecimiento económico más rápido y a una población en aumento. Se prevé que la población de los 50 países menos adelantados (PMA) se duplique o más para 2050, alcanzando los 1700 millones (frente a los 800 millones de 2005). Las previsiones también apuntan a un crecimiento demográfico vigoroso aunque menos rápido en el resto del mundo en desarrollo, donde la población pasará de 4500 millones a 6100 millones entre 2005 y 2050. Estos factores contribuirán a impulsar el comercio entre países en desarrollo, el denominado comercio Sur-Sur. Este comercio representará un mayor porcentaje de las exportaciones totales de productos básicos (véase cuadro 2) y desplazará el centro de gravedad de la demanda global de productos básicos, de los países desarrollados a los países en desarrollo.

Por otra parte, se prevé que el aumento de la renta per cápita y el crecimiento de la población urbana de los países en desarrollo se traduzca en una serie de cambios alimenticios, como el aumento del consumo de productos básicos agrícolas y ganaderos (véase cuadro 3).

En el contexto actual, que combina un elevado precio de la energía - especialmente del petróleo - y la preocupación por el medio ambiente, los biocombustibles se convierten en una atractiva alternativa a los combustibles fósiles. La llegada de los biocombustibles elaborados con caña de azúcar, remolacha azucarera y maíz puede elevar la demanda de estos productos básicos y contribuir a una subida de los precios de dichos productos así como a una mejora en los ingresos de los productores de los países en desarrollo.

En vista de las perspectivas de crecimiento continuado de la demanda y los precios de los productos básicos, los países que dependen de dichos productos se encuentran ante una oportunidad única de aumentar sus ingresos y dar los pasos necesarios para diversificar sus economías, con el fin de lograr mayor crecimiento económico y la reducción de la pobreza.

Sin embargo, aun siendo deseado, este resultado no es automático. Para que los beneficios del auge de los productos básicos se repartan de manera más equitativa, es necesario resolver adecuadamente algunos problemas del lado de la oferta y de la cadena de valor, como la manera de utilizar eficazmente las rentas de los recursos y movilizar recursos financieros adicionales para el desarrollo y diversificación de los productos básicos. Sólo si las estrategias de desarrollo giran en torno a los productores de productos básicos, el comercio de dichos productos podrá por fin beneficiar a los pobres.



ANEXO

Cuadro y gráficos

Cuadro 1. Índices medios para grupos específicos de productos básicos, 1960-2006

Cuadro 1. Índices medios para grupos específicos de productos básicos, 1960-2006
Fuente: Infocomm de la base de datos UNCTAD CPS

Cuadro 2. Comercio de productos básicos Sur-Sur (combustibles incluidos) por regiones, 2000-2004

Cuadro 2. Comercio de productos básicos Sur-Sur (combustibles incluidos) por regiones, 2000-2004
Fuente: Cálculos de la secretaría del UNCTAD basados en los datos de Comtrade

Cuadro 3. Consumo de calorías por región

Cuadro 3. Consumo de calorías por región
Fuente: FAO, 2002, Agricultura mundial: hacia los años 2015/2030. Informe resumido




Para más información, sírvanse dirigirse a:

CFC, Charles Jama (Amsterdam)
T: +31.20.575.49.56
E: charles.jama@common-fund.org
Veronica Cassavia (Brasilia)
T: +55 11 8429 2122

UNCTAD, Muriel Scibilia (Ginebra)
T: +41 22 917 5725
E: muriel.scibilia@unctad.org
Web: www.unctad.org/press

UNDP, Jean Fabre (Ginebra)
T: +41 22 917 8541
E: jean.fabre@undp.org
Joao Paulo Gomes (Brasilia)
T: +55 61 3038 9110
E: joao.paulo.gomes@undp.org.br
Web: http://www.undp.org/

ACP, Viwanou Gnassounou (Bruselas)
T: +32 02 743.06.91
E: viwanou@acp.int
Web: http://www.acp.int/



Loading..

Espere, por favor ....