unctad.org | La inversión extranjera directa en Asia Occidental disminuye por cuarto año consecutivo
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
La inversión extranjera directa en Asia Occidental disminuye por cuarto año consecutivo
La región se ve afectada por la incertidumbre política y el reducido crecimiento económico mundial, según indica un informe de la UNCTAD

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las 26 junio 2013, 17:00

UNCTAD/PRESS/PR/2013/025
Geneva, Suiza, (25 junio 2013)

Las entradas de inversión extranjera directa (IED) en Asia Occidental en 2012 prosiguieron la tendencia a la baja iniciada en 2009, según revela el Informe sobre las inversiones en el mundo 20131  de la UNCTAD. La IED destinada a esa región disminuyó un 4% en 2012, a 47.000 millones de dólares de los Estados Unidos, la mitad que en 2008.

El Informe, subtitulado "Las cadenas de valor mundiales: inversión y comercio para el desarrollo" se ha publicado hoy.

El aumento de la incertidumbre política a nivel regional y las modestas expectativas económicas a nivel mundial reducen la propensión y la capacidad de los inversores extranjeros para invertir en la región, según el Informe.

El estudio señala que la cifra total enmascara considerables disparidades entre los países. Se produjo una disminución importante de las entradas de IED en los dos principales países receptores, Turquía (disminuyó un 23% a 12.400 millones de dólares) y la Arabia Saudita (disminuyó un 25%, a 12.200 millones de dólares), aunque siguen representando  el 52% de las entradas totales de la región. Por primera vez desde 2006, la Arabia Saudita cedió a Turquía el puesto de principal país receptor de la región (gráfico 1).

A pesar de la fuerte disminución registrada en la Arabia Saudita, la IED hacia el conjunto de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) se mantuvo casi al mismo nivel que en 2012 (26.000 millones de dólares) debido al considerable crecimiento de la IED en todos los demás países del grupo. En los Emiratos Árabes Unidos, tercer país receptor de la región, la IED aumentó un 25%, hasta los 9.600 millones de dólares, continuando la recuperación iniciada en 2010, pero sin llegar a los 14.000 millones alcanzados en 2007. El cuantioso gasto público de Abu Dhabi y los buenos resultados de los sectores ajenos a los hidrocarburos sirvieron para reavivar el interés de la inversión extranjera directa por ese país. Solamente entre la Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos captaron el 83% de las entradas de IED en las economías del CCG. La IED en Kuwait se duplicó con creces y llegó a 1.900 millones de dólares, impulsada por la adquisición de nuevas acciones del segundo operador de telefonía móvil de Kuwait, Wataniya, por parte de Qatar Telecom, que aumentó su participación al 92,1% del capital. También aumentaron las entradas de capital en Bahrein, Omán y Qatar, según el Informe.

La IED en los países de la región que no son miembros del Consejo disminuyó un 9%, a 21.000 millones de dólares, debido especialmente a la amplia caída de la IED destinada a Turquía. El menor crecimiento mundial y el prolongado ajuste fiscal en la Unión Europea, principal mercado de Turquía, han reducido la demanda de exportaciones turcas, lo que afecta a la IED dirigidas a las actividades de exportación.

No obstante, el Informe revela que la mayoría de los países que no forman parte del CCG registró un aumento de las entradas de IED. Así sucedió en el Iraq, donde en 2012 la IED creció por segundo año consecutivo, aumentando un 22% hasta los 2.500 millones de dólares, atraída por el fuerte crecimiento económico del país (8,4%) y al que contribuyeron los considerables aumentos del gasto público. Por su importante riqueza en hidrocarburos, su numerosa población y las masivas necesidades de infraestructuras, el Iraq ofrece amplias oportunidades a los inversores extranjeros, que van invirtiendo gradualmente, a pesar de la inestabilidad política y los problemas de seguridad del país.

El Líbano también registró un crecimiento positivo de la IED (9%), potenciado por adquisiciones extranjeras en el sector de los seguros y de los servicios inmobiliarios.

La IED en el Yemen pasó de valores negativos a positivos en 2012 (349 millones de dólares), ya que la solución de la crisis política del país alentó a los inversores, mientras que la IED en Jordania disminuyó un 5%, indica el Informe.

El Informe señala que los inversores extranjeros, principalmente de países desarrollados, son reacios a tomar intereses en la región, especialmente en grandes proyectos. Ello indujo a algunas empresas estatales a llevar adelante solas ciertos proyectos esenciales, como el proyecto de refinería de Jizan en la Arabia Saudita por un importe de 4.600 millones de dólares, planeada en un principio como operación conjunta entre la empresa estatal Aramco y otras empresas extranjeras, y finalmente atribuida a Aramco. También está en curso un proyecto petroquímico por 5.500 millones de dólares en Ras Laffan (Qatar) para el que Qatar Petroleum eligió asociarse con una de sus propias unidades en lugar de con gigantes extranjeros. Pero 2012 también vio progresar algunos proyectos en operación conjunta con empresas extranjeras que habían sufrido grandes retrasos o interrupciones, como los de la Sadara Chemical Company y la refinería de Yanbu, ambos en la Arabia Saudita. 

La IED procedente de Asia Occidental disminuyó un 9% hasta quedar en 24.000 millones de dólares en 2012, frenando así la recuperación del año anterior, señala el Informe. Si bien los países del CCG siguieron aportando la mayor parte de la IED procedente de la región, Turquía se impuso como un inversor importante (gráfico 2) con un aumento del 73% de sus inversiones en el extranjero, que alcanzaron el récord de 4.100 millones de dólares. Ello se debió principalmente a la adquisición por Anadolu Efes (Turquía) de las empresas cerveceras de SABMiller en Rusia y Ucrania por 1.600 millones de dólares, según el Informe. 
 
Informe - http://unctad.org/en/PublicationsLibrary/wir2013_en.pdf


Gráfico 1: Los cinco principales receptores de corrientes de IED en Asia Occidental,
2011 y 2012
(En miles de millones de dólares EE.UU.)
PR13025f1_sp.gif
Fuente: UNCTAD, Informe sobre las inversiones en el mundo 2013.

Gráfico 2: Los cinco principales inversores de Asia Occidental, 2011 y 2012
(En miles de millones de dólares EE.UU.)
PR13025f2_sp.gif
Fuente: UNCTAD, Informe sobre las inversiones en el mundo 2013.


End Notes
  1. El Informe (Nº de venta: E.13.II.D.5, ISBN-13: 978-92-1-112868-0) puede obtenerse en la Oficina de Ventas y Comercialización de las Naciones Unidas, cuya dirección se indica a continuación, o en las oficinas de venta de las Naciones Unidas en todo el mundo. Su precio es de 85 dólares de los Estados Unidos (descuento del 50% para residentes de países en desarrollo y del 75% para residentes de países menos adelantados). Los pedidos o consultas deben enviarse a la Oficina de Ventas y Comercialización de las Naciones Unidas, 300 E 42nd Street, 9th Floor, IN-919J New York, NY 10017, Estados Unidos, tel.: +1 212 963 8302, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org, https://unp.un.org.


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press


Loading..

Espere, por favor ....