unctad.org | Un informe de la UNCTAD sugiere a los gobiernos que no olviden impulsar el sector privado al reducir los obstáculos al comercio en áfrica
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
Un informe de la UNCTAD sugiere a los gobiernos que no olviden impulsar el sector privado al reducir los obstáculos al comercio en áfrica
En el Economic Development in Africa Report 2013 (Informe sobre el desarrollo económico en África 2013) se afirma que el comercio intrarregional puede ser muy prometedor, pero solo si las empresas africanas pueden suministrar las mercancías

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las 11 julio 2013, 17:00

UNCTAD/PRESS/PR/2013/033
Ginebra, Suiza, (10 julio 2013)

En un nuevo informe de la UNCTAD se advierte que, aunque los gobiernos africanos hayan puesto en marcha una importante campaña para reducir los obstáculos al comercio entre los países del continente, al mismo tiempo deben tomar medidas enérgicas destinadas a impulsar su sector privado para que la racionalización de este sistema de comercio no beneficie más a las empresas extranjeras que a las africanas.

El Economic Development in Africa Report 20131 (Informe sobre el desarrollo económico en África 2013), publicado hoy, lleva el subtítulo Intra-African Trade: Unlocking Private Sector Dynamism (El comercio intra-africano: Cómo aprovechar el dinamismo del sector privado).

En el informe se acoge con satisfacción la decisión tomada por los dirigentes africanos en enero de 2012 de eliminar los obstáculos al comercio intra-africano para impulsar el comercio regional.

Se señala que es una medida necesaria porque en los últimos años se han registrado tendencias en sentido contrario: la proporción del comercio africano correspondiente al comercio intra-africano disminuyó de 22,4% en 1997 a 11,3% en 2011. El comercio intra-africano (tanto de exportación como de importación) representó un total de 130.100 millones de dólares en 2011. Puede que estas estadísticas sean subestimaciones, dada la prevalencia del comercio transfronterizo informal en el continente, sin embargo las mismas se quedan cortas en comparación con otras partes del mundo. Por ejemplo, en el período 2007-2011, la proporción media de las exportaciones totales correspondiente a las exportaciones intrarregionales fue 11% en África, en comparación con 50% en Asia y 70% en Europa.

En el informe se argumenta que, aunque es importante, la supresión de los obstáculos al comercio no tendrá el efecto deseado si no se complementa con iniciativas de los gobiernos para aumentar la variedad y la sofisticación de las mercancías que sus economías producen (proceso que los economistas denominan ampliación de la capacidad productiva). Ello requiere medidas como modernizar la infraestructura, mejorar los conocimientos especializados de la mano de obra local, fomentar y facilitar la iniciativa empresarial e incrementar el tamaño de las empresas manufactureras existentes para que puedan atender a mercados de mayor tamaño y producir sus mercancías con mayores economías de escala.

Según el informe, una vez allanado el camino para aumentar el comercio regional
—y el consiguiente crecimiento económico—, las naciones africanas deben proveer las mercancías que van a venderse unas a otras, o los competidores extranjeros llenarán ese vacío. El informe también recomienda que los gobiernos africanos refuercen el sector privado haciendo que la financiación sea más accesible y menos costosa y mejorando los mecanismos de consulta entre los gobiernos y el sector privado.

En el informe se indica que uno de los sectores con mayores oportunidades a corto plazo sin aprovechar es el de la agricultura. África cuenta con alrededor del 27% de la tierra cultivable del mundo, lo que puede aprovecharse para aumentar la producción agrícola. Sin embargo, muchos países del continente importan alimentos y productos agrícolas de países no africanos. Según el estudio, en el período 2007-2011, 37 países africanos fueron importadores netos de alimentos y 22, importadores netos de materias primas agrícolas. Pero solo un 17% del comercio mundial de alimentos y animales vivos del continente tuvo lugar en África. En el informe se afirma que uno de los principales retos de los encargados de la formulación de políticas de los países africanos es encontrar la forma de aprovechar estas oportunidades en pro del comercio regional, el llamado "fruto al alcance de la mano", y asegurarse de que beneficien principalmente a África.

Pero la mayor oportunidad a largo plazo, y el mayor reto, es mejorar las capacidades industriales para suministrar los bienes cuya demanda suele aumentar en el comercio regional, señala el informe. El beneficio del considerable aumento del comercio regional —ampliamente demostrado en Asia— es que la venta en mercados cercanos proporciona a las empresas ventajas de costos gracias a la proximidad; a la reducción potencial de los gastos de transporte; a la mejora de los conocimientos, que permite adaptar mejor las mercancías a las condiciones locales; y, si se encuentran suficientes clientes, a una masa crítica que permite justificar la expansión de la industria.

Parte de este potencial se aprecia en los flujos de comercio existentes: los países africanos tienden a exportar un mayor porcentaje de bienes manufacturados a otros países africanos (un 43% de todo el comercio intra-africano), mientras que esos productos representan solo el 14% del total de las exportaciones africanas a los mercados exteriores.

El reto también es evidente. África representa solamente el 1% del sector manufacturero mundial. Y el sector manufacturero representa alrededor del 10% del PIB de África, en comparación con el 35% en Asia Oriental y el Pacífico y el 16% en América Latina y el Caribe. El escaso nivel de desarrollo del sector manufacturero en África hace necesario importar del extranjero bienes manufacturados como vehículos, máquinas y aparatos electrónicos, un problema que también es una oportunidad. Según el informe, si es posible integrar eficazmente varios mercados nacionales en un mercado regional de mayor tamaño, habrá suficientes clientes para sostener la expansión de la industria en la región.

Otro problema que se señala en el informe es que, en África, el costo del transporte de mercancías es de los más altos del mundo. En África Central, transportar una tonelada de mercancías por la ruta que va desde Duala en el Camerún a Nyamena en el Chad cuesta 0,11 dólares por kilómetro, o sea, dos veces más que en Europa Occidental (0,05 dólares) y más de cinco veces más que en el Pakistán (0,02 dólares).

En el informe se afirma que la naturaleza de las mercancías producidas y exportadas por las empresas africanas influye en el crecimiento y la expansión del comercio intra-africano. Los países africanos producen y exportan una escasa variedad de mercancías, la mayoría de las cuales son productos primarios como el petróleo, el gas natural y los metales. En el período de 2007 a 2011, dos productos representaron más del 80% de las exportaciones a otros países africanos de Angola, Argelia, Malí, Mauritania, el Níger y Nigeria. La falta de diversificación económica y la fragilidad del sector manufacturero en África inhiben el comercio intrarregional.

Según el informe, para aprovechar el potencial comercial del sector privado es preciso hacer frente a los elementos característicos de la estructura empresarial africana que inhiben el comercio regional. Por ejemplo, las empresas africanas tienden a ser muy pequeñas, por lo que les resulta difícil operar a la escala mínima necesaria para ser competitivas. El tamaño medio de una empresa manufacturera en el África Subsahariana es de 47 empleados, en comparación con 171 en Malasia, 195 en Viet Nam, 393 en Tailandia y 977 en China. Además, la debilidad de los vínculos entre las empresas grandes y pequeñas en África hace que a las pequeñas empresas les sea difícil beneficiarse de los conocimientos especializados y las capacidades de innovación de las grandes empresas, lo que tiene nefastas consecuencias para su crecimiento. Otros problemas estructurales de la red empresarial africana son el alto porcentaje de empresas informales, el bajo nivel de competitividad de las exportaciones y la falta de capacidad de innovación de las empresas.

Asimismo, según el informe, para los países africanos es fundamental mantener la paz y la estabilidad como requisito previo para reforzar el desarrollo del sector privado e impulsar el comercio intra-africano. Según datos recientes, por ejemplo, el conflicto político iniciado en Côte d'Ivoire a finales de los años noventa redujo el comercio intrazonal de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental (UEMAO) en alrededor de 60% en el período de 1999 a 2007.

Informe - http://unctad.org/en/PublicationsLibrary/aldcafrica2013_en.pdf


End Notes
  1. El Informe (Nº de venta: E.13.II.D.2, ISBN-13: 978-92-1-112866-6) puede obtenerse en la Oficina de Ventas y Comercialización de las Naciones Unidas, cuya dirección se indica a continuación, o en las oficinas de venta de las Naciones Unidas en todo el mundo. Su precio es de 28 dólares de los Estados Unidos (descuento del 50% para residentes de países en desarrollo y del 75% para residentes de países menos adelantados). Los pedidos o consultas deben enviarse a la Oficina de Ventas y Comercialización de las Naciones Unidas, 300 E 42nd Street, 9th Floor, IN-919J New York, NY 10017, Estados Unidos, tel.: +1 212 963 8302, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org, https://unp.un.org.


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press


Loading..

Espere, por favor ....