unctad.org | La desaceleración del crecimiento crea incertidumbre sobre la situación de la deuda de los países en desarrollo, señaló en una reunión el jefe de la UNCTAD
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
La desaceleración del crecimiento crea incertidumbre sobre la situación de la deuda de los países en desarrollo, señaló en una reunión el jefe de la UNCTAD
En la Conferencia sobre Gestión de la Deuda, que se celebrará del 11 al 13 de noviembre, se examinarán la sostenibilidad de la deuda, los mecanismos para prevenir las crisis y las estrategias de gestión

UNCTAD/PRESS/PR/2013/049
Ginebra, Suiza, (10 noviembre 2013)

El saldo de la deuda de muchos de los países más pobres del mundo ha mejorado en los últimos años, pero "esta tendencia positiva se está debilitando", afirmó esta mañana en una conferencia sobre la gestión de la deuda el Secretario General de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi. Dijo que debía extenderse la aplicación de la serie de Principios sobre el otorgamiento y la toma responsables de préstamos soberanos de la UNCTAD y abogó por llevar a cabo reformas internacionales para establecer un "mecanismo acordado de renegociación de la deuda" que se aplicaría en caso de una nueva ronda de crisis de la deuda.

El Secretario General hizo estas declaraciones en la apertura de la novena Conferencia sobre Gestión de la Deuda, que prosigue hasta el 13 de noviembre. En estos tres días se celebrarán mesas redondas de alto nivel sobre cómo pueden los países en desarrollo afrontar los acontecimientos externos que posiblemente afectarán su situación de la deuda. También se analizarán las medidas que pueden adoptarse para evitar o mitigar las crisis de la deuda y estrategias eficaces de gestión eficiente de la deuda soberana. Entre los panelistas se contarán Win Shein, Ministro de Finanzas y Hacienda de Myanmar, y Aggrey Tisa Sabuni, Ministro de Finanzas, Comercio, Inversión y Planificación Económica de Sudán del Sur, junto con una serie de funcionarios de hacienda y expertos en gestión de la deuda.

El Dr. Kituyi dijo que la deuda de los países en desarrollo había aumentado más de un 10% anual desde la crisis financiera de 2009 y un 12% en 2012. Hasta hace poco, incluso después de la recesión, el importante crecimiento del producto interno bruto (PIB) superaba la creciente carga de la deuda, permitiendo a los países en desarrollo y a las denominadas economías en transición reducir la relación entre deuda y PIB, del 28% a principios del nuevo milenio a alrededor del 21% en 2011.

Sin embargo, el prolongado estancamiento de las economías desarrolladas ha causado recientemente una "brusca contracción del crecimiento de las exportaciones" de los países en desarrollo y las economías en transición, dijo el Dr. Kituyi. Al mismo tiempo, los altos niveles de desempleo y la consiguiente necesidad de servicios sociales han incrementado el gasto público. Además, la volatilidad de las corrientes de capital hacia los países pobres ha aumentado; esto se debe al cambio de perspectivas sobre las tasas de interés a largo plazo de las economías desarrolladas, que resulta de las conjeturas acerca de cuándo tendrá lugar la gradual supresión de las medidas de estímulo gubernamentales. En algunos casos, las corrientes de capital hacia los países en desarrollo se han invertido, dijo el Secretario General.

En consecuencia, en 2012, la relación entre la deuda y el PIB de los países en desarrollo empeoró ligeramente por primera vez en más de una década, a un promedio de alrededor del 22%.

"Todavía no hay razones para alarmarse" declaró el Dr. Kituyi, y observó que, paradójicamente, "a diferencia de la década de 1990, hoy en día los casos más notorios de agobio de la deuda soberana se registran en países desarrollados". No obstante, si bien "la situación de la deuda externa del conjunto de los países en desarrollo sigue siendo manejable, aun cuando las estadísticas agregadas encubren importantes diferencias entre los países, no hay que desatender estos problemas".

"El aumento de la frecuencia y gravedad de las crisis, que ya no se limitan a los países en desarrollo, hace más acuciante para todos los países la necesidad de contar con soluciones oportunas, imparciales y transparentes a los problemas de la deuda. Para elaborar estas soluciones serán necesarias reformas de la arquitectura financiera internacional que creen mecanismos más eficaces de prevención y oportuna resolución de las crisis."

El Secretario General observó que el conjunto de Principios sobre el otorgamiento y la toma responsables de préstamos soberanos de la UNCTAD "no crea nuevos derechos u obligaciones del derecho internacional, pero sí determina y sistematiza los principios generales básicos y las mejores prácticas aplicables a la concesión y solicitud de préstamos soberanos y analiza las consecuencias de esas normas. Así, al obtener la adhesión voluntaria de un número creciente de actores, estos Principios pueden ayudar a prevenir las crisis de la deuda".

El Secretario General añadió que "debemos también mejorar la gestión de las crisis de la deuda cuando se producen", e instó a desarrollar un "mecanismo acordado de renegociación de la deuda", para evitar la incertidumbre jurídica y las prolongadas negociaciones de reestructuración. Dijo que la falta de ese mecanismo podía "exacerbar los efectos negativos de las crisis tanto en el país afectado como en sus acreedores".

La UNCTAD ha establecido un grupo de trabajo para elaborar un mecanismo de renegociación de la deuda, señaló el Dr. Kituyi. "Esperamos que este grupo haga un aporte al debate mundial sobre esta importante y urgente cuestión".


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press


Loading..

Espere, por favor ....