unctad.org | Las corrientes de inversión hacia los países desarrollados comenzaron a recuperarse en 2013, según un informe de la UNCTAD
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
Las corrientes de inversión hacia los países desarrollados comenzaron a recuperarse en 2013, según un informe de la UNCTAD
El Informe sobre las Inversiones en el Mundo presenta los últimos datos y tendencias de las corrientes de inversión extranjera directa y ofrece información económica esencial para los encargados de la formulación de políticas

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las 24 junio 2014, 19:00

UNCTAD/PRESS/PR/2014/013
Ginebra, Suiza, (24 junio 2014)
Según el World Investment Report 20141  (Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2014) de la UNCTAD, tras registrar un fuerte descenso en 2012, la inversión extranjera directa (IED) de las 39 economías desarrolladas del mundo se recuperó en 2013, aunque de manera marginal en el caso de las salidas. Las corrientes de entrada ascendieron a 566.000 millones de dólares, lo que supuso un aumento del 9% respecto de 2012. Las corrientes de salida se cifraron en 857.000 millones de dólares en 2013 manteniéndose prácticamente invariables en comparación con el año anterior. Tanto las entradas como las salidas permanecieron en un nivel que apenas llegaba a la mitad del máximo registrado en 2007.

El informe, que lleva el subtítulo Investing in the SDGs: An Action Plan (Invertir en los ODS: un plan de acción), se centra en la manera de encauzar las inversiones hacia objetivos de desarrollo sostenibles, como la reducción de la pobreza, la inclusión social y la adopción de medidas frente al cambio climático.

A pesar del aumento general de las corrientes de entrada, la recuperación se concentró en un grupo de economías más reducido, ya que las entradas disminuyeron en 24 de las 39 economías. Las salidas de inversión globales se vieron lastradas por una contracción de las corrientes procedentes de América del Norte, pese al constante aumento de la inversión del Japón y a la recuperación en Europa. A nivel mundial, los países desarrollados representaron el 39% de las entradas totales y el 61% de las salidas totales, siendo ambos porcentajes mínimos históricos.

El bajo nivel de las corrientes de IED obedeció en parte a que el repunte previsto de las fusiones y adquisiciones no se materializó hasta el primer trimestre de 2014. También influyó la contracción de la industria minera. Al igual que en 2012, los préstamos intraempresariales resultaron ser especialmente volátiles y sus modalidades variaron en función del país. En el informe también se señala que, al aumentar el peso de las economías en desarrollo en la economía mundial, las empresas transnacionales (ETN) están reajustando la orientación de su actividad para responder al creciente potencial de los mercados emergentes.

Por regiones, las corrientes de entrada en Europa ascendieron a 251.000 millones de dólares (un 3% más que en 2012), de los cuales 246.000 millones se dirigieron a los países de la Unión Europea (UE). Entre las principales economías, las corrientes de entrada en Alemania, que habían registrado un volumen excepcionalmente bajo en 2012, se recuperaron con fuerza, pero en Francia y el Reino Unido hubo un importante descenso. En todos los casos, las grandes fluctuaciones de los préstamos intraempresariales influyeron considerablemente. Las corrientes de entrada en Italia y España registraron un acusado repunte, llegando a ser esta última el mayor receptor europeo en 2013 (gráfico 1).

Las corrientes de salida desde Europa aumentaron un 10% hasta 328.000 millones de dólares, de los cuales 250.000 millones procedieron de los países de la UE. Según el informe, Suiza se convirtió en el mayor inversor europeo directo (gráfico 2). Sin embargo, habida cuenta del brusco descenso registrado en 2012, la recuperación de la IED europea fue modesta. Tanto las entradas como las salidas se siguieron situando en alrededor de la mitad del nivel de 2011 y cerca de una cuarta parte del máximo alcanzado en 2007.

A pesar de la debilidad de las corrientes de IED procedentes de Europa, las entradas en América del Norte se recuperaron hasta alcanzar 250.000 millones de dólares, haciendo de ambas economías las principales receptoras entre los países desarrollados en 2013. La recuperación se debió principalmente a las grandes corrientes de inversión del Japón a los Estados Unidos. En cambio, las corrientes de salida procedentes de América del Norte disminuyeron otro 10% hasta situarse en 381.000 millones de dólares. Una de las razones de esta disminución fue la repatriación de fondos de las ETN estadounidenses de Europa a los Estados Unidos.

Los Estados Unidos no fueron el único país receptor en registrar un gran aumento de IED procedente del Japón, que creció por cuarto año consecutivo, hasta 136.000 millones de dólares. La IED con fines de penetración de mercados en Asia Sudoriental también contribuyó a que el Japón consolide su posición como segundo mayor inversor directo (gráfico 2). Las corrientes de entrada en Australia y Nueva Zelandia disminuyeron en su conjunto un 12%, hasta 51.000 millones de dólares.

Aunque la proporción de las corrientes transatlánticas de IED ha disminuido en los últimos años, la UE y los Estados Unidos son importantes socios en términos de IED. Por ello, la conclusión satisfactoria de las negociaciones sobre la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI) podría tener considerables repercusiones en las corrientes de IED.

En cuanto a las perspectivas para 2014, parece que los datos económicos positivos se están extendiendo a un número cada vez mayor de países desarrollados, lo que debería aumentar la confianza de los ejecutivos. En efecto, las fusiones y adquisiciones crecieron de manera significativa en el primer trimestre de 2014. Además, es probable que el activismo accionarial se intensifique en América del Norte, lo que dará un impulso adicional al gasto de las ganancias acumuladas. 

 
Gráfico 1: Los diez principales receptores de las corrientes de IED hacia países desarrollados, 2012 y 2013
(En miles de millones de dólares)
PR14013f1_en.jpg
Fuente: UNCTAD. World Investment Report 2014.
Nota: Los países están ordenados según el volumen de las corrientes de IED en 2013.

Gráfico 2: Los diez principales inversores entre los países desarrollados, 2012 y 2013
(En miles de millones de dólares)
PR14013f2_en.jpg
Fuente: UNCTAD. World Investment Report 2014.
Nota: Los países están ordenados según el volumen de las corrientes de IED en 2013.
 

End Notes
  1.  El Informe (Nº de venta E.14.II.D.1, ISBN: 978-92-1-112873-4) puede obtenerse de la United Nations Publications Sales and Marketing Office, cuya dirección se indica a continuación, o de las oficinas de venta de las Naciones Unidas en todo el mundo. Sírvanse enviar los pedidos o consultas a la United Nations Publications Sales and Marketing Office, 300 E 42nd Street, 9th Floor, IN-919J Nueva York, NY 10017, Estados Unidos de América. Tel.: + 1 212 963 8302, fax: 1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org , https://unp.un.org .


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press


Loading..

Espere, por favor ....