COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
La ley tributaria de Estados Unidos podría propiciar la repatriación de 2 billones de dólares de inversión en el extranjero
Las reformas afectan a las empresas que detentan el 50% de la inversión extranjera directa mundial

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las
05 febrero 2018, 18:00 en Ginebra

UNCTAD/PRESS/PR/2018/004
Ginebra, Suiza, (05 febrero 2018)
La Ley de Reducción de Impuestos y Empleo de los Estados Unidos tendrá repercusiones importantes en las pautas mundiales de la inversión extranjera directa (IED). Afectará a un grupo de empresas multinacionales y filiales extranjeras que representan casi el 50% del volumen mundial de IED, según se explica en un número especial del Global Investment Trends Monitor de la UNCTAD.

“La experiencia de la última desgravación fiscal a la repatriación de capitales de 2005 indicaría que las multinacionales podrían repatriar hasta 2 billones de dólares, lo que implicaría una fuerte reducción del volumen de la IED mundial”, según James Zhan, Director de la División de Inversiones de la UNCTAD.

El Gobierno de los Estados Unidos aprobó el proyecto de ley de reforma tributaria en diciembre. Los cambios en el régimen tributario de las empresas afectarán considerablemente tanto a la inversión en los Estados Unidos como a las posiciones de inversión de las empresas estadounidenses en el extranjero. Casi la mitad del volumen de la inversión mundial, o bien se halla en los Estados Unidos, o bien es propiedad de empresas multinacionales estadounidenses.

El cambio más importante en el régimen fiscal aplicable a las multinacionales es la transición desde un sistema mundial (gravar los ingresos obtenidos en todo el mundo) a un sistema territorial (gravar únicamente los ingresos percibidos en el propio país). En el antiguo régimen, las obligaciones fiscales por los ingresos del exterior se abonaban únicamente si se repatriaban los fondos a los Estados Unidos. Como consecuencia las multinacionales estadounidenses mantenían sus ganancias fuera de su país de origen.

Entre las medidas previstas en la reforma fiscal figura la imposición de un gravamen único a las ganancias acumuladas en el extranjero para poder repatriarlas sin estar sujetas a nuevas obligaciones. Se estima que las ganancias retenidas en el extranjero por multinacionales estadounidenses ascienden a 3,2 billones de dólares. La Ley de la Inversión en el Territorio Nacional de 2005, que supuso la última desgravación fiscal para la repatriación de fondos en el exterior, propició que las empresas repatriaran dos tercios de las ganancias retenidas en el extranjero. En la actualidad los fondos que podrían repatriarse son siete veces más importantes que en 2005.

En última instancia, los efectos en los volúmenes de inversión mundiales dependerán de la forma en que actúe un reducido grupo de grandes empresas multinacionales que, conjuntamente, poseen la gran parte del efectivo depositado en el extranjero. Solo cinco empresas de alta tecnología (Apple, Microsoft, Cisco, Alphabet y Oracle) acumulan conjuntamente más de 530.000 millones de dólares en efectivo en el extranjero – una cuarta parte del total estimado de activos líquidos que pueden ser repatriados.

La repatriación podría ocasionar una gran disminución en el volumen de posición de salida de la de IDE de los Estados Unidos, que pasaría de los 6,4 billones de dólares en la actualidad a 4,5 billones de dólares, lo que acarrearía consecuencias inversas en el volumen de entradas totales de la IED en otros países. Alrededor de una cuarta parte del volumen de salidas de IED de los Estados Unidos se encuentra en los países en desarrollo. Sin embargo, es probable que una gran parte de la inversión total en países en desarrollo se halle colocada en activos productivos y, por tanto, de difícil repatriación.

“Queda por ver cuál será el impacto en la inversión en los países en desarrollo. Sin embargo, los países en desarrollo necesitan inversiones reales en activos productivos y no efectivo depositado en el extranjero”, dijo el Secretario General de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi.

Los resultados dependerán también de las reacciones en otros países. Las reformas se inscriben en una tendencia más general de reducción de los impuestos al ingreso corporativo, lo que podía dar lugar a una competencia fiscal más intensa a escala mundial.

Al ya no ser necesario conservar los ingresos en el extranjero puede ocurrir que el nivel de las ganancias de las filiales extranjeras de las multinacionales estadounidenses acabe siendo estructuralmente inferior. Habilitar el efectivo depositado en el extranjero además podría propiciar un nuevo aumento de las fusiones y adquisiciones. Por último, las medidas de estímulo a la inversión en los Estados Unidos contempladas en el proyecto de ley podrían comportar un aumento de las entradas de inversión en los Estados Unidos y posiblemente una nueva ola de deslocalizaciones de la actividad manufacturera.

Se puede descargar el número especial dedicado al proyecto de ley tributaria de los Estados Unidos pulsando aquí. Para leer la última edición del Global Investment Trends Monitor de la UNCTAD, publicado en enero, pulse aquí.


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press
Loading..

Please wait....