unctad.org | Nuevo informe: las tecnologías de vanguardia pueden acelerar el progreso hacia la solución de problemas mundiales
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
Nuevo informe: las tecnologías de vanguardia pueden acelerar el progreso hacia la solución de problemas mundiales

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las
15 mayo 2018, 19:00
en Ginebra

UNCTAD/PRESS/PR/2018/010
Ginebra, Suiza, (15 mayo 2018)

Las tecnologías de vanguardia pueden impulsar la ambiciosa agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y contribuir a encontrar soluciones globales a los problemas económicos, sociales y ambientales del siglo XXI, según el informe de la UNCTAD titulado Technology and Innovation Report 2018: Harnessing Frontier Technologies for Sustainable Development (Informe sobre tecnología e innovación 2018: aprovechamiento de las tecnologías de vanguardia para el desarrollo sostenible), que se publica hoy.

“Las tecnologías de vanguardia podrían reactivar la productividad y facilitar una abundancia de recursos para acabar definitivamente con la pobreza, además de posibilitar unos modelos de crecimiento más sostenibles y mitigar o incluso revertir decenios de degradación ambiental”, afirmó el Secretario General de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi. “Ahora bien, el cambio tecnológico y la innovación deben orientarse hacia objetivos inclusivos y sostenibles mediante un esfuerzo decidido de los gobiernos, en colaboración con la sociedad civil, las empresas y el mundo académico”.

Según el informe, la convergencia de las tecnologías de vanguardia a través de un uso creciente de las plataformas digitales genera nuevas tecnologías combinatorias y hace que se aceleren los cambios en múltiples sectores.

En el informe se pide un esfuerzo internacional concertado para crear capacidades tecnológicas y fomentar todas las formas de innovación en los países en desarrollo. Los países menos adelantados en particular deberían recibir apoyo internacional para consolidar sus capacidades nacionales y crear el entorno propicio necesario para que las tecnologías de vanguardia den sus frutos.

Sin embargo, en el informe se señala igualmente que la difusión de las nuevas tecnologías puede sobrepasar la capacidad de las sociedades —y de los encargados de la formulación de políticas— para adaptarse a los cambios radicales que estas generan. Las tecnologías de vanguardia también pueden exacerbar las diferencias económicas, sociales y tecnológicas existentes, y ampliar la desigualdad.

En el informe se hace un llamamiento al diálogo internacional para elaborar políticas que permitan responder a las graves cuestiones éticas, ambientales, económicas y sociales que plantean las tecnologías de vanguardia, para lo que se propone como posible foro la Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de las Naciones Unidas, cuya reunión anual este año tiene lugar del 14 al 18 de mayo en Ginebra (Suiza).

“Reconocer los enormes beneficios de las tecnologías nuevas e incipientes e identificar y afrontar los riesgos de manera sensata puede servirnos para superar los temores e inquietudes suscitados por una transformación tecnológica, económica y social acelerada”, dijo Shamika N. Sirimanne, Directora de la División de Tecnología y Logística de la UNCTAD.

“Este es el espíritu constructivo con el que debemos seguir defendiendo firmemente los beneficios de la colaboración multilateral, la apertura y el potencial transformador de la tecnología.”

El informe presenta varios ejemplos de cómo las tecnologías de vanguardia pueden mejorar la vida en los países en desarrollo:

• El análisis de macrodatos se está utilizando para responder a los brotes de enfermedades mortales (durante un brote de fiebre tifoidea en Uganda, por ejemplo, el Ministerio de Salud utilizó aplicaciones de mapas de datos para facilitar la adopción de decisiones sobre la asignación de medicamentos y la movilización de equipos de salud), así como a fin de elaborar productos de seguros para los pequeños agricultores africanos.
• Las impresoras en 3D se emplean en los países en desarrollo para fabricar prótesis personalizadas y más baratas.
• La inteligencia artificial puede descifrar un escáner digital con mayor precisión que los médicos, de modo que estos quedan libres para prestar cuidados en los que el factor humano es importante.
• Gracias a los dispositivos del Internet de las cosas, los agricultores pueden controlar las condiciones del terreno y decidir así cuál es el mejor momento para la siembra.

En el informe se tratan los problemas que suscita el rápido cambio tecnológico ilustrado por estos ejemplos y se examinan posibles soluciones.

Por ejemplo, las tecnologías digitales repercuten en el terreno de los derechos de los ciudadanos y la propiedad de los datos. La inteligencia de datos y los dispositivos de la Internet de las cosas funcionan con datos personales, que cada vez son más accesibles para las entidades comerciales y las autoridades públicas, lo cual plantea importantes problemas de privacidad y seguridad, y confirma la necesidad de reglamentar el intercambio y la utilización de la información.

Los sistemas de inteligencia artificial sirven a las instituciones financieras para adoptar decisiones sobre las solicitudes de crédito, a las empresas de Internet para decidir qué anuncios mostrar a los usuarios, a los minoristas para decidir qué descuentos u ofertas hacer a los clientes nuevos o habituales y a los empleadores para seleccionar a los candidatos en un proceso de contratación.

Los algoritmos empleados no son infalibles y pueden darse errores por fallos en las comunicaciones, los sensores, las computadoras o el almacenamiento de datos, o por volúmenes de datos imprevistos, o códigos informáticos incorrectos. Además, es necesario comprenderlos mejor para detectar y compensar posibles sesgos discriminatorios y garantizar la transparencia en su utilización.

Como se indica en el informe, se ha de dar pues consideración a la instauración de marcos regulatorios apropiados sobre la recogida, el uso y el acceso a la información, en aras de la privacidad y la seguridad, manteniendo un equilibrio entre los derechos individuales y colectivos (incluida la libertad de expresión e información) y posibilitando la innovación en el sector privado.


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press


Loading..

Please wait....