unctad.org | El informe revela que el crecimiento de los países más pobres, impulsado por las exportaciones, oculta su vulnerabilidad en medio del deterioro de las perspectivas mundiales
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
El informe revela que el crecimiento de los países más pobres, impulsado por las exportaciones, oculta su vulnerabilidad en medio del deterioro de las perspectivas mundiales

UNCTAD/PRESS/PR/2008/012
17 July 2008


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 17 de julio de 2008
(13.00 horas en Nueva York, 19.00 horas en Ginebra)

En el Informe sobre los países menos adelantados de 2008 se advierte que se ha acentuado la dependencia de los productos básicos y es necesario producir una gama más amplia de productos con mayor sofisticación

Ginebra, 17 de julio de 2008 - Entre 2004 y 2006 los 50 países más pobres del mundo registraron un aumento conjunto del valor de sus exportaciones de un 80% y las tasas más altas de expansión económica en 30 años, que superaron incluso el 7% establecido por sus gobiernos y sus asociados en el proceso de desarrollo. Sin embargo, en este informe de la UNCTAD se advierte que su creciente dependencia de unos pocos bienes poco elaborados, especialmente de petróleo, manufacturas fabricadas con escasa aplicación de tecnología, minerales, metales y productos agropecuarios, los ha hecho vulnerables a un cambio de signo en su evolución.

En el Informe sobre los países menos adelantados, 2008(1) se advierte que, en caso de prolongarse la desaceleración económica global podría reducir la demanda de productos básicos primarios que ofrecen los países menos adelantados (PMA) y traducirse en un nuevo episodio de auge y contracción económica de la larga serie de fenómenos de este tipo que han sufrido esos países.

En el informe se plantea la urgente necesidad de los PMA de diversificar su producción y vender en mercados de alcance mundial. Los países deben incrementar sus manufacturas, mejorar la aplicación de la ciencia y la tecnología, encontrar fuentes más amplias de inversión interna en lugar de seguir dependiendo considerablemente de la asistencia oficial externa y crear empleos para una población urbana en constante crecimiento que no puede depender de la agricultura para su supervivencia.

En el informe se sostiene que la vulnerabilidad de los países más pobres del mundo queda de manifiesto en los conflictos sociales vinculados a la crisis alimentaria que ya se han producido en ocho países menos adelantados. Asimismo, se indica que muchos países de esta categoría dependen de la importación de alimentos.

El acelerado crecimiento que se produjo en la etapa de auge mundial de las exportaciones poco después de comienzos del presente milenio no condujo a una diversificación o a cambios estructurales en las economías de los PMA, según el estudio. De hecho, de 2004 a 2006 la proporción de exportaciones de los PMA correspondientes a productos básicos primarios aumentó del 59% al 77%, en tanto que su contribución a las exportaciones mundiales de manufacturas se estancó en apenas un 0,2% del total. Los actuales patrones de especialización de las exportaciones podrían acentuar la vulnerabilidad económica de los PMA y reducir su resiliencia ante convulsiones externas.

En el informe se afirma que la modalidad de integración de los PMA a la economía mundial no deja de ser importante.

La evolución colectiva de los PMA también oculta diferencias entre los países, a las que se suman varias tendencias significativas:

  • En 2005-2006 la tasa de aumento del producto interno bruto (PIB) de 11 PMA fue inferior al 3%, en tanto que 20 de éstos mostraron un crecimiento anual del 3 al 6% y en 19 la tasa superó el 6%.
  • La expansión de las exportaciones ha sido muy marcada en los PMA que exportan petróleo y minerales, que representan el 75% de las exportaciones de los PMA.
  • Las diferencias entre las exportaciones de África, Asia y los PMA insulares han ido en aumento y actualmente presentan patrones muy divergentes de exportación y crecimiento.
  • Los PMA dependen cada vez más de las fuentes externas de financiamiento, sobre todo de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD), por oposición a las fuentes internas de recursos (véase el comunicado de prensa UNCTAD/PRESS/PR/2008/014).
  • La mayor afluencia de inversión extranjera directa (IED) se vincula actualmente al rápido incremento de las remesas de utilidades; la expectativa de que la entrada de capitales privados e IED sustituya a las fuentes públicas de financiamiento sigue en general sin concretarse.
  • En la mayoría de los PMA no se está dando un proceso de elevado crecimiento basado en la diversificación y el cambio estructural, por lo que son cada vez más vulnerables a futuras perturbaciones del comercio.

En el informe se indica que la expansión de las exportaciones de los PMA y el aumento de la inversión extranjera externa sólo pueden traducirse en un desarrollo integrador y crear las bases de una transformación económica cuando se desarrolla la capacidad productiva y se estimula el aumento del empleo que trae aparejado. A menos que los PMA y sus asociados en el proceso de desarrollo renueven sus esfuerzos destinados a ampliar la base productiva interna y tomen medidas para superar las deficiencias estructurales relacionadas con la pobreza, lo más probable es que su marginalización se intensifique. La única manera de que los PMA se liberen de la pobreza gracias a las exportaciones es mediante la exportación de productos adecuados, según el informe. Pese al dinamismo sin precedentes de las exportaciones registrado en los últimos años, los PMA siguen estando marginados de la economía global; en 2006 el valor total del producto y las exportaciones de estos países siguió siendo inferior al 1% del valor del producto mundial (0,5%) y de las exportaciones de mercancías en todo el mundo (0,8%).

El persistente déficit comercial y los problemas de la balanza de pagos que no dan señas de mitigarse siguen siendo fenómenos generalizados. El déficit del comercio de mercancías de los PMA importadores de petróleo aumentó de 25.000 millones en 2005 a 31.000 millones en 2006. La mayoría de los PMA (42 de 50) se vieron afectados por un déficit comercial en 2005-2006, lo que se compara con 37 de 50 en el período 2003-2004.

El mejor desempeño que han mostrado en el campo de las exportaciones los PMA exportadores de petróleo (Angola, Guinea Ecuatorial, Chad, Sudán, Timor-Leste y Yemen) y de minerales (Zambia, República Democrática del Congo, Mozambique, Guinea, Malí y Mauritania) dio origen al 76% del aumento de las exportaciones de mercancías de los PMA en 2004-2006.

La mayoría de los PMA siguen siendo economías agrícolas con limitada capacidad de movilizar recursos internos y dotar a su población de medios adecuados de vida. En el informe se señala que un número cada vez mayor de personas busca trabajo fuera del sector agrícola, pero la expansión del empleo no es lo suficientemente rápida como para responder a la creciente demanda. La crisis alimentaria que afecta a muchos PMA se debe en parte a este desequilibrado patrón de desarrollo.

En el informe se indica que los PMA no han reducido su notable dependencia de las fuentes externas de financiamiento, en particular de la asistencia oficial para el desarrollo, y que la disponibilidad de recursos de origen interno sigue siendo insuficiente. La dependencia del financiamiento externo que presentan algunos PMA se ha reducido (del 11% al 8% del coeficiente de las corrientes netas agregadas y el PIB), pero sigue siendo mucho más alta que en otros países en desarrollo (3% en 2006), sobre todo en los casos de los PMA africanos e insulares (11%).

En el informe se demuestra que la mayor parte de la asistencia que constituye la principal fuente de financiamiento externo para los PMA se destina al perfeccionamiento de los servicios sociales y la infraestructura social, en particular los mecanismos de gestión pública, en lugar de destinarse a elevar la capacidad productiva y fomentar el cambio estructural y la diversificación económica.

Las remesas de los trabajadores también van en aumento e influyen directamente en el alivio de la pobreza de quienes las reciben pero su contribución al desarrollo aún no ha quedado demostrada, si bien contribuyen a éste mediante el financiamiento de inversiones. De todos modos, en el informe se advierte que las remesas no deberían considerarse un sustituto de la entrada sostenida de capital.

En general, los patrones de inversión de los PMA siguen siendo inadecuados para dar cumplimiento a las metas establecidas en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados, celebrada en Bruselas en 2001, y a los objetivos de desarrollo del Milenio, según se indica en el informe, aunque se ha observado un cierto incremento de los niveles de inversión, sobre todo en los PMA que son exportadores de petróleo.

Durante las últimas décadas se pensaba que el sector privado internacional asumiría la inversión en los sectores productivos en virtud de un mayor acceso a los mercados internacionales de capital y la entrada de IED, pero en el informe se afirma que esta última se ha concentrado en unos pocos PMA y se vincula escasamente al resto de su economía. La mayor parte de la IED sigue concentrada en la extracción de recursos naturales, sobre todo de petróleo y minerales.

Para fortalecer la capacidad de resiliencia económica, los PMA deben elevar la productividad económica y diversificar la economía para crear oportunidades de empleo fuera del sector agrícola. Como se sostiene en informes anteriores sobre los países menos adelantados, para lograr esos objetivos se hace necesario un nuevo modelo de desarrollo centrado en el perfeccionamiento de la capacidad productiva y la sustitución del crecimiento impulsado por los precios de los productos básicos por un crecimiento convergente.

En el informe se señala que los problemas relacionados con la deuda siguen afectando a los PMA, lo que es aún más evidente en los 34 PMA que no se han visto beneficiados por las medidas de mitigación de la deuda previstas en la Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados y la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral de 2006. En cambio, los 16 PMA favorecidos por las medidas de alivio irrevocable de la deuda contempladas en esas iniciativas han mostrado un buen desempeño. Ocho de los 16 PMA beneficiados por estas medidas (Etiopía, Malawi, Mauritania, Mozambique, Níger, Sierra Leona, Uganda y Zambia) registraron un crecimiento superior al 6% en 2005-2006, mientras otros 8 presentaban tasas de crecimiento del 3 al 6%.

La desaceleración de la economía mundial se traduce en un nuevo descenso de la demanda que podría influir negativamente en las perspectivas de crecimiento de los PMA, respaldadas en gran medida por el alza del precio del petróleo, los minerales y los productos básicos primarios en África y la creciente demanda de productos manufacturados con uso intensivo de mano de obra barata de Asia. Ante la nueva contracción mundial, la mayoría de los PMA se verán enfrentados a problemas de gran envergadura en los próximos años. Para solucionarlos, estos países y sus asociados en el proceso de desarrollo tendrán que desplegar renovados esfuerzos para mejorar las bases económicas de los PMA y corregir sus debilidades estructurales.

Las tendencias que muestra la pobreza en los últimos años y los avances en la consecución de los objetivos de desarrollo del Milenio en los PMA se analizan en el comunicado de prensa UNCTAD/PRESS/PR/2008/013.

Descargar [PDF] : | Full Report [197 pages, 1679 KB] | panorama general [32 pages, 854 KB] |



Apuntes

El Informe sobre los países menos adelantados, 2008: el crecimiento, la pobreza y las condiciones de la alianza para el desarrollo (Nº de venta: E.08.II.D.20 ISBN: 978-92-1-112751-5) puede solicitarse a las direcciones indicadas a continuación y a los distribuidores de las publicaciones de las Naciones Unidas en muchos países. Precio: US$35; precio especial para los países en desarrollo y los países en transición: US$14). Órdenes de compra y consultas desde Europa, África y Asia occidental: Sección de Publicaciones y Ventas de las Naciones Unidas, Palais des Nations, CH-1211 Genève 10, Suiza (fax: +41 22 917 0027; correo electrónico: unpubli@un.org). Consultas desde América del Norte, América Central, América del Sur y Asia oriental: Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos, tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646; fax: +1 212 963 3489; correo electrónico: publications@un.org; Internet: http://www.un.org/publications.





Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....