unctad.org | Los países más pobres del mundo deberían idear sus ´propias´ políticas para utilizar eficazmente la ayuda para el desarrollo, recomienda un informe
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
Los países más pobres del mundo deberían idear sus ´propias´ políticas para utilizar eficazmente la ayuda para el desarrollo, recomienda un informe

UNCTAD/PRESS/PR/2008/014
17 July 2008


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 17 de julio de 2008
(13.00 horas en Nueva York, 19.00 horas en Ginebra)

El Informe de 2008 sobre los Países Menos Adelantados señala que las condicionalidades externas deberían estar subordinadas a los conocimientos locales y a las prioridades de las políticas nacionales

Ginebra, 17 de julio de 2008 - Según el Informe de 2008 sobre los Países Menos Adelantados (1), los 50 países más pobres del mundo deben ejercer mayor control y flexibilidad en cuanto a la manera de utilizar la ayuda extranjera que reciben, para que tenga el máximo efecto positivo. El informe señala que las normas y las condiciones anexas a esas entradas de dinero no deberían ser tan estrictas, o depender tanto del cumplimiento de objetivos económicos, que a los gobiernos les resulte difícil adaptar los planes de desarrollo para responder a las condiciones locales y nacionales. Se afirma que una mayor "apropiación" no sólo encauzará la ayuda hacia donde sea más eficaz sino que también ayudará a los gobiernos de los países menos adelantados (PMA) a mejorar su capacidad de gobernanza, su aptitud para planificar, analizar y ejecutar los proyectos de desarrollo de modo que estimulen el crecimiento económico.

La noción de apropiación es esencial en el enfoque de asociación en la cooperación para el desarrollo que ha evolucionado internacionalmente desde 2000. El principio ha recibido un firme apoyo político al más alto nivel, por ejemplo en la Cumbre del G8 de Gleneagles (Escocia) en 2005. "Incumbe a los propios países en desarrollo y sus gobiernos ponerse a la cabeza del desarrollo. Tienen que decidir, planificar y secuenciar sus políticas económicas para ajustarlas a sus estrategias de desarrollo, y deberían responder de ello ante toda su población." (Comunicado de Gleneagles, 2005.)

El Informe de 2008 sobre los Países Menos Adelantados lleva el subtítulo "El crecimiento, la pobreza y las condiciones de la asociación para el desarrollo". Según el estudio, aunque pueda contribuir a movilizar recursos internos para estimular el progreso económico, la ayuda extranjera no es un motor del desarrollo a largo plazo. Éste debe estar basado en los recursos, el talento y las ideas internas. Para utilizar la ayuda extranjera como catalizadora del proceso y adaptarla a las condiciones locales los gobiernos de los PMA, que son quienes mejor las conocen, tienen que asumir el liderazgo.

Los PMA siguen dependiendo enormemente de las fuentes externas de crecimiento, especialmente la asistencia oficial para el desarrollo (AOD). En los PMA, en 2006, el promedio de los desembolsos de AOD expresado en porcentaje del PIB fue de alrededor del 8%; los PMA insulares eran los más dependientes de la asistencia (17%), seguidos de los PMA africanos (9,3%). Los que menor grado de dependencia presentaban eran los PMA asiáticos (4,8%) y, excluido el Afganistán, la tasa de Asia sólo fue del 2,7%. Sin embargo, algunos PMA presentan una dependencia muy superior a los promedios regionales (véase la figura 1).

En el informe se reconoce que los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) de "segunda generación" se han convertido en el principal instrumento de los donantes de ayuda y los gobiernos receptores para el diseño de sus planes de desarrollo. Hasta ahora, 39 PMA han preparado sus DELP y los han presentado a las juntas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Desde 2000, la asociación para la ayuda ha puesto más énfasis en el principio de la apropiación nacional y ese enfoque es uno de los principales componentes de la Declaración de París sobre la eficacia de la ayuda (2005) cuyo cumplimiento se evaluará en una reunión en Accra (Ghana) en septiembre de 2008.

Pero todavía existe un gran desfase entre la retórica y la práctica, según se afirma en el informe. El actual sistema de ayuda no es tan eficaz como debiera porque los mecanismos de aportación de la ayuda siguen socavando la apropiación efectiva por los países. Hay problemas de mala alineación entre los donantes y los receptores, falta de información, falta de transparencia, sistemas paralelos de aportación de ayuda que son manejados desde arriba por los donantes, falta de coordinación y de armonización entre los planes de ayuda y los planes, presupuestos y procesos estatales, imprevisibilidad de la ayuda y amplias fluctuaciones anuales del importe de la ayuda aportada.

Según el informe, tanto el Banco Mundial como el FMI han hecho grandes esfuerzos por reducir los efectos adversos de las condicionalidades del uso de la ayuda, pero la tarea está lejos de haberse completado. Por ejemplo, las entradas de asistencia oficial para el desarrollo (AOD) a Malawi, Zambia y Sierra Leona se redujeron en 2003 y 2007 porque esos países no habían cumplido los objetivos macroeconómicos. La estabilización macroeconómica, la privatización y la liberalización de los sectores bancario y financiero siguen siendo las condiciones esenciales de la ayuda, complementadas por más normas que nunca sobre la gobernanza que afectan a los PMA. Estas condiciones limitan las posibilidades de acción de los gobiernos y tienen consecuencias adversas, según el informe. Hace falta un sistema que permita la apropiación por los gobiernos y que al mismo tiempo garantice a los donantes que la ayuda se utiliza de manera correcta y eficaz. También se indica que el modelo en el que se basan las condicionalidades de la ayuda al estilo del FMI no ha conducido a un crecimiento sostenible o incluyente en la mayoría de los PMA.

El informe sostiene que se deben armonizar mejor las preferencias de los donantes y las necesidades reales de los receptores. Se observan ciertas señales esperanzadoras en los DELP preparados por Mozambique, Tanzanía, Uganda y el Afganistán, que incluyen sólidos componentes de gestión de la ayuda.

Recuperación del desarrollo mediante las políticas de gestión de la ayuda

La UNCTAD recomienda la política de gestión de la ayuda, un nuevo instrumento práctico que hace hincapié en la rendición mutua de cuentas entre los donantes y los gobiernos receptores de la ayuda y tiene por objeto reducir el costo de las transacciones. La política de gestión de la ayuda también ofrece un marco para fortalecer la capacidad del estado de utilizar eficazmente la ayuda extranjera.

Los PMA tienen que adoptar un método de gestión desde la base de sus programas de ayuda centrado en las soluciones endógenas mediante el aprovechamiento máximo de los conocimientos locales, según el informe. Para ello tendrán que fortalecer sus competencias técnicas y de gestión, proceso que ya se ha iniciado en varios PMA, de manera que se puedan adaptar las soluciones para resolver los problemas locales. Agrega el informe que los PMA también tendrán que mejorar su capacidad de explorar alternativas teóricas y de política y pensar de manera más independiente en la manera de impulsar el desarrollo. Hay que prever un margen para el tanteo (ensayo y error) en la preparación y la experimentación de las políticas y tiempo para que los gobiernos vayan ajustando sus métodos a las realidades locales. Según el informe, el objetivo es que los gobiernos se transformen en estados eficaces capaces de impulsar y administrar el crecimiento económico mediante una gobernanza del desarrollo activa de gestión local.


ANEXO

Cuadro y gráficos

Figura 1 - Los PMA más dependientes de la ayuda extranjera (Desembolsos de AOD netos, en porcentaje del PIB, 2006)

Figura 1 - Los PMA más dependientes de la ayuda extranjera (Desembolsos de AOD netos, en porcentaje del PIB, 2006)
Fuente: UNCTAD

Descargar [PDF] : | Full Report [197 pages, 1679 KB] | panorama general [32 pages, 854 KB] |



Apuntes

El Informe sobre los países menos adelantados, 2008: el crecimiento, la pobreza y las condiciones de la alianza para el desarrollo (Nº de venta: E.08.II.D.20 ISBN: 978-92-1-112751-5) puede solicitarse a las direcciones indicadas a continuación y a los distribuidores de las publicaciones de las Naciones Unidas en muchos países. Precio: US$35; precio especial para los países en desarrollo y los países en transición: US$14). Órdenes de compra y consultas desde Europa, África y Asia occidental: Sección de Publicaciones y Ventas de las Naciones Unidas, Palais des Nations, CH-1211 Genève 10, Suiza (fax: +41 22 917 0027; correo electrónico: unpubli@un.org). Consultas desde América del Norte, América Central, América del Sur y Asia oriental: Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos, tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646; fax: +1 212 963 3489; correo electrónico: publications@un.org; Internet: http://www.un.org/publications.





Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....