unctad.org | Las turbulencias actuales y la amenaza de fluctuaciones especulativas ponen de manifiesto la necesidad de una mejor gestión del sistema financiero mundial, según un informe
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
Las turbulencias actuales y la amenaza de fluctuaciones especulativas ponen de manifiesto la necesidad de una mejor gestión del sistema financiero mundial, según un informe

UNCTAD/PRESS/PR/2008/023
04 September 2008

En el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2008 se advierte que las perspectivas sombrías negativas para los países ricos podrían generalizarse y el auge de los últimos años en los países en desarrollo llegar a su fin si los precios de los productos básicos sufren un desplome.


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe 2006 al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 4 de septiembre de 2008

Ginebra, 4 de septiembre de 2008 - La incertidumbre y la inestabilidad reinantes en los mercados internacionales de capitales, divisas y productos básicos, junto con las dudas sobre la orientación de la política monetaria de algunos de los principales países desarrollados, contribuyen a ensombrecer las perspectivas de la economía mundial y entrañan considerables riesgos para el mundo en desarrollo, según se indica en el informe anual de la UNCTAD sobre el comercio y el desarrollo(1).

En el informe, conocido como TDR 2008, se presta especial atención a la situación de los países en desarrollo, que siguen siendo sumamente vulnerables a las fluctuaciones de los precios de los productos básicos. También se destaca la influencia de la especulación en las enormes variaciones de dichos precios. Según el informe, la especulación -que persigue beneficios a corto plazo a costa de la estabilidad a largo plazo- y las perturbaciones que podrían provocar los ajustes bruscos de los tipos de cambio y las marcadas variaciones de las balanzas por cuenta corriente ponen de manifiesto la necesidad de mecanismos racionales y moderadores para el manejo de los flujos financieros y los equilibrios monetarios internacionales.

Los economistas autores del informe sostienen que la crisis financiera mundial actual y la posibilidad de que varios países adopten políticas monetarias más restrictivas hacen prever grandes dificultades para la economía mundial en los últimos meses de 2008 y 2009. El hecho de que algunas burbujas especulativas hayan estallado y la inestabilidad de los precios de los productos básicos plantean desafíos de grandes proporciones a las autoridades, sobre todo en materia de política monetaria. Se debe evitar una crisis mundial en medio de una tasa de inflación general -la tasa que engloba el aumento de los precios de los alimentos y la energía- que sigue siendo muy alta. La situación podría agravarse más aún si los países con un elevado déficit en la balanza por cuenta corriente se ven presionados a devaluar la moneda.

El informe, subtitulado "Precios de los productos básicos, flujos de capital y financiación de la inversión", se publicó hoy.

La UNCTAD prevé que la producción mundial aumente aproximadamente un 3% en 2008, casi un punto porcentual menos que en 2007. Asimismo, se prevé que en los países desarrollados el PIB muestre un incremento de alrededor del 1,5%. Las perspectivas a corto plazo son mejores para los países en desarrollo, en los que el crecimiento podría superar el 6%, gracias a la relativa estabilidad de la demanda interna en varios países en desarrollo grandes. Sin embargo, las secuelas de la recesión en los países desarrollados y la adopción de políticas monetarias demasiado restrictivas en países con altas tasas de inflación general podrían provocar una nueva desaceleración del crecimiento en los países en desarrollo.

Las perspectivas de muchos de estos países dependen fundamentalmente de la evolución de los productos básicos que exportan. Varios factores estructurales hacen pensar que los precios se mantendrán en un nivel más alto que en los últimos 20 años, aunque los factores cíclicos, la retirada de los fondos especulativos y la respuesta tardía de la oferta podrían provocar una reducción considerable. Como indica el Secretario General de la UNCTAD ,Supachai Panitchpakdi, en el Panorama General del informe, "del mismo modo que la especulación ha acelerado el movimiento al alza de los precios, puede acelerar también eventuales movimientos a la baja".

Los economistas de la UNCTAD emiten un juicio severo sobre el sistema de gestión financiera global: "La reciente crisis ha demostrado una vez más que la disciplina del mercado no resulta eficaz para prevenir episodios reiterados de "exuberancia irracional"", porque "en la actualidad, el marco internacional de las políticas monetarias y cambiarias ofrece muchas oportunidades para desarrollar actividades especulativas que reportan grandes beneficios durante un período de tiempo limitado pero que en última instancia desestabilizan todo el sistema". En el informe propugnan la adopción de normas prudenciales más estrictas para reducir la volatilidad y sus efectos negativos en el ingreso y evitar rescates públicos muy costosos.

Sin embargo, se consideran acertadas las medidas adoptadas recientemente por los principales bancos centrales para inyectar liquidez en las instituciones financieras afectadas por las turbulencias actuales, habida cuenta de los riesgos sistémicos que enfrentaría el sistema financiero mundial sin esas intervenciones. La UNCTAD teme que, a pesar del relativo ajuste de los desequilibrios de las balanzas por cuenta corriente que ha provocado en todo el mundo la caída del dólar estadounidense, las divergencias de políticas monetarias son una invitación a seguir especulando en los mercados de divisas. En el informe se recomienda una intervención coordinada de todas las partes interesadas. También se señala que, para corregir los desequilibrios mundiales sin provocar una recesión, se requeriría aumentar aún más el gasto interno y las importaciones en las mayores economías excedentarias, sobre todo en Alemania y el Japón, así como una apreciación moderada de la moneda china. Los economistas de la UNCTAD consideran que "es muy probable que se produzca un fuerte y prolongado declive de la economía mundial", por lo que lamentan que las autoridades no sean capaces de afrontar el desafío que esto supone.

Por otra parte, los autores del informe sostienen que el riesgo de que el alza de los precios de los productos básicos provoque una inflación galopante se ha exagerado considerablemente. Según el informe, la probabilidad de que se produzca una espiral inflacionista de salarios y precios es mucho menor hoy en día que cuando se registró la escalada de los precios del petróleo en los años setenta. Eso se debe a que los costos laborales unitarios, uno de los factores determinantes de la inflación, han aumentado muy poco en la mayoría de los países. En el informe se advierte que "las políticas monetarias restrictivas contribuirían a la ralentización de la economía".

Según el informe, la inestabilidad de los precios de los productos básicos observada últimamente no puede explicarse sin tener en cuenta el papel de la especulación, por lo que los autores instan a los gobiernos a adoptar nuevas medidas encaminadas a lograr una mayor estabilidad a los precios de dichos productos. Además, se recomienda la adopción de instrumentos de efecto inmediato para paliar el impacto de las bruscas fluctuaciones de los precios de los productos básicos: "Podría ser importante la adopción de medidas reglamentarias más estrictas para ayudar a frenar la especulación en los mercados de productos básicos, ya que dicha especulación suele intensificar las tendencias de los precios originados por cambios en las variables fundamentales."

Los economistas de la UNCTAD, haciéndose eco de una idea recurrente, sostienen que a largo plazo la mejor estrategia para reducir la vulnerabilidad en caso de cambios bruscos de los precios de los productos básicos consiste en fomentar la diversificación y el desarrollo industrial. Ese proceso de transición requiere mayores inversiones en el desarrollo de nuevas capacidades productivas -a fin de poder producir bienes más variados y elaborados- y en infraestructura. En el informe se sostiene que es más fácil financiar inversiones de ese tipo en fases de auge como la que se vive actualmente. Pero se señala también que, en el caso de varios países, gran parte de los considerables beneficios derivados del aumento de los precios de los combustibles fósiles y los productos mineros terminan en el exterior por tratarse de utilidades de empresas extranjeras. Por lo tanto, las ganancias no se traducen en acumulación de capital en el país de origen o en muchos casos son reinvertidas por las empresas extranjeras en las mismas actividades extractivas, lo cual perpetúa la dependencia de los productos básicos en vez de reducirla.

Descargar [PDF] : | Informe sobre Comercio y Desarrollo, 2008 [234 pages, 4115 KB] (solo in inglés) | Panorama general [30 pages, 373 KB] |



Apuntes

1. El Informe sobre Comercio y Desarrollo, 2008 (TDR2008), (Nº de venta: E.08.II.D21, ISBN 978-92-1-112752-2) puede solicitarse a las oficinas de venta de las Naciones Unidas cuyas direcciones figuran a continuación o a los distribuidores autorizados de publicaciones de las Naciones Unidas en numerosos países. Precio: 55 dólares de los EE.UU; precio especial en los países en desarrollo, Europa sudoriental y los países de la Comunidad de Estados Independientes: 27,50 dólares de los EE.UU; precio en los países menos adelantados: 13,75 dólares de los EE.UU. Los encargos o las solicitudes de información desde Europa, África y Asia occidental pueden dirigirse al Servicio de publicaciones de las Naciones Unidas/Sección de ventas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10 (Suiza), fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y desde América del Norte, Centroamérica, América del Sur y Asia oriental, al Servicio de publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, Oficina DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos, teléfono: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org . Internet: http://www.un.org/publications .






Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....