unctad.org | Según informe, los flujos de capital a ´contracorriente´ de los países pobres a los ricos cuestionan las teorías económicas dominantes
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
Según informe, los flujos de capital a ´contracorriente´ de los países pobres a los ricos cuestionan las teorías económicas dominantes

UNCTAD/PRESS/PR/2008/024
04 September 2008

Muchos países del Sur se han convertido en exportadores netos de capital hacia el Norte, pero aún es preciso aumentar la ayuda oficial, sostiene el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2008


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe 2006 al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 4 de septiembre de 2008

Ginebra, 4 de septiembre de 2008 - El mundo en desarrollo pobre en capital está exportando últimamente a los países desarrollados más capital del que recibe, un "enigma" que desafía la teoría económica dominante pero que, cuando se analiza, propone un enfoque nuevo y poderoso para la financiación del desarrollo, se señala en el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2008(1) de la UNCTAD. El enigma se complica porque muchos de esos países exportadores de capital han venido alcanzando tasas de inversión y de crecimiento más altas que las de los países que se basan en el modelo económico tradicional de importación neta de capital, dice el informe.

El informe, conocido como el TDR, cuestiona el marco teórico tradicional y propone un nuevo enfoque de la financiación del desarrollo, menos centrado en las importaciones de capital y el aumento del ahorro de los hogares y más en la financiación de la inversión mediante los beneficios de las empresas y el crédito bancario nacional. Siguiendo este enfoque, dice el informe, los países en desarrollo en muchos casos podrán evitar la dependencia de las entradas de capital extranjero aplicando políticas macroeconómicas y cambiarias adecuadas. No obstante, hace falta un fuerte aumento de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) para ayudar a los países pobres dependientes de los productos básicos a alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio establecidos por las Naciones Unidas.

Desde 2002, muchos países en desarrollo han registrado mejoras notables en su balanza por cuenta corriente. Ello se debe no sólo al auge de los productos básicos, sino también a unos tipos de cambios reales favorables y al rápido crecimiento de la productividad que han impulsado las exportaciones de manufacturas de algunos países. De 113 países en desarrollo y economías en transición, en el período 2002-2006, 42 eran exportadores netos de capital y 60 registraron mejoras en sus balanzas por cuenta corriente, en comparación con el período 1992-1996. "La mejora de las balanzas por cuenta corriente y la conversión del déficit en superávit se debieron en un principio a las grandes devaluaciones monetarias registradas en las economías de mercado emergentes que son exportadoras de productos manufacturados. En la mayoría de esos países las mejoras empezaron a dejarse sentir tras la crisis financiera de Asia y continuaron mientras los gobiernos y los bancos centrales procuraron mantener un tipo de cambio real competitivo". Puesto que esa estrategia requiere a menudo intervenir en los mercados de divisas, contribuye a la rápida acumulación de grandes reservas de divisas. Para la mayoría de países cuyo comercio depende primordialmente de la demanda mundial de productos básicos, la mejora de la balanza por cuenta corriente se inició en 2003, cuando comenzaron a subir los precios del petróleo y los productos mineros.

"Las políticas macroeconómicas y cambiarias que han desempeñado un papel importante en la mejora de las balanzas por cuenta corriente de muchos países en desarrollo señalan un cambio de rumbo con respecto a las estrategias anteriores", señala Supachai Panitchpakdi, Secretario General de la UNCTAD, en el Panorama general del informe. El informe muestra que la sobrevaloración del tipo de cambio ha sido el factor más frecuente y "fiable" para predecir las crisis financieras de los países en desarrollo en los últimos 15 años, mientras que la depreciación del tipo de cambio real con frecuencia ha precedido a una mejora de la balanza por cuenta corriente y una aceleración del crecimiento. Sin embargo, para impedir que los gobiernos recurran a la manipulación del tipo de cambio para aumentar artificialmente la competitividad internacional de sus productores nacionales, la UNCTAD sigue recomendando la creación de un conjunto de normas internacionales sobre políticas cambiarias y financieras similares a las que rigen el comercio en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El hecho de que los países en desarrollo, como grupo, sean exportadores netos de capital está en franco contraste con las expectativas basadas en las teorías económicas dominantes, según las cuales, con mercados de capital abiertos, el capital fluirá de los países ricos a los pobres, atraído por tasas de rendimiento más altas. El aumento de los flujos de capital a "contracorriente", de los países pobres a los ricos resulta sorprendente a primera vista. Lo que sorprende aún más es que, por regla general, la inversión productiva y el crecimiento son mayores en los países en desarrollo que son exportadores netos de capital que en los que reciben entradas netas de capital. Así pues, para aumentar las tasas de inversión con miras a la diversificación y el cambio estructural no siempre hace falta un déficit por cuenta corriente o, lo que es lo mismo, entradas netas de capital, como sugerían los modelos económicos dominantes. De hecho, muchos países en desarrollo, en particular en América Latina, no consiguieron aumentar la inversión productiva siguiendo el enfoque tradicional, porque sus políticas monetaria y financiera que atrajeron oleadas de entradas de capital también dieron lugar a altos costos de financiación nacional y a una apreciación de la moneda. El informe indica que, por el contrario, las políticas monetarias y los sistemas financieros locales deben ofrecer un entorno favorable a una financiación interna fiable y asequible de la empresa privada.

El enfoque del Informe de 2008 señala otro cambio de rumbo, incluso más importante, con respecto a la teoría dominante; afirma que para aumentar la inversión no hace falta un aumento del ahorro de los hogares, lo que resulta difícil o imposible de conseguir debido al bajo ingreso per cápita de los países en desarrollo. La UNCTAD propone otro punto de vista de la relación ahorro-inversión, según el cual la financiación de la inversión depende sobre todo del ahorro de los beneficios empresariales y del potencial de creación de crédito del sistema bancario. Desde esta perspectiva, los requisitos necesarios para aumentar la inversión ya no consisten en que los hogares "ahorren más dinero" o en disponer de "ahorro externo", sino en mejorar las condiciones de reinversión de los beneficios de las empresas y en potenciar el papel de los créditos generados por el sector bancario que trata de ofrecer financiación para las inversiones a largo plazo.

El informe también señala que, si bien cada vez más países en desarrollo están reduciendo considerablemente su dependencia de los flujos de capital extranjero y se están convirtiendo incluso en exportadores netos de capital, la mayoría de las naciones pobres que dependen de los productos básicos y cuyas estructuras de producción no están suficientemente diversificadas, siguen dependiendo de las entradas de capital extranjero para financiar las importaciones de bienes de capital esenciales. El informe dice que para tener posibilidades reales de lograr los objetivos de desarrollo del Milenio, que incluyen reducir a la mitad la extrema pobreza para 2015, habría que aumentar en 50.000 ó 60.000 millones de dólares anuales la AOD con respecto a los niveles actuales.

Descargar [PDF] : | Informe sobre Comercio y Desarrollo, 2008 [234 pages, 4115 KB] (solo in inglés) | Panorama general [30 pages, 373 KB] |



Apuntes

1. El Informe sobre Comercio y Desarrollo, 2008 (TDR2008), (Nº de venta: E.08.II.D21, ISBN 978-92-1-112752-2) puede solicitarse a las oficinas de venta de las Naciones Unidas cuyas direcciones figuran a continuación o a los distribuidores autorizados de publicaciones de las Naciones Unidas en numerosos países. Precio: 55 dólares de los EE.UU; precio especial en los países en desarrollo, Europa sudoriental y los países de la Comunidad de Estados Independientes: 27,50 dólares de los EE.UU; precio en los países menos adelantados: 13,75 dólares de los EE.UU. Los encargos o las solicitudes de información desde Europa, África y Asia occidental pueden dirigirse al Servicio de publicaciones de las Naciones Unidas/Sección de ventas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10 (Suiza), fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y desde América del Norte, Centroamérica, América del Sur y Asia oriental, al Servicio de publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, Oficina DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos, teléfono: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org . Internet: http://www.un.org/publications .






Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....