unctad.org | La Unctad pide aumentar la asistencia al desarrollo para facilitar la lucha contra la pobreza, las inversiones productivas y la sostenibilidad de la deuda
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
La Unctad pide aumentar la asistencia al desarrollo para facilitar la lucha contra la pobreza, las inversiones productivas y la sostenibilidad de la deuda

UNCTAD/PRESS/PR/2008/026
04 September 2008

En el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2008 se destacan las deficiencias de las políticas de ayuda y las medidas de alivio de la deuda


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe 2006 al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 4 de septiembre de 2008

Ginebra, 4 de septiembre de 2008 - Muchos países en desarrollo han mostrado grandes avances económicos en los últimos años, pero el cumplimiento de los objetivos de desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas (ODM), entre otros el de reducir la pobreza a la mitad hasta el año 2015, no será posible sin un aumento anual de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) a los países pobres de por lo menos 50.000 millones de dólares de los EE.UU.. Ésta es una de las conclusiones del Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2008(1) de la UNCTAD.

En el informe, conocido como TDR, también se sostiene que las medidas de alivio de la deuda no deben sustituir sino sumarse a otras formas de ayuda.

El Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2008, dado a conocer hoy, está subtitulado "Precios de los productos básicos, flujos de capital y financiación de la inversión". En la publicación se informa que todos los años, desde el comienzo del presente milenio, los países en desarrollo considerados como grupo han venido registrando un excedente por cuenta corriente, proveniente de varios países exportadores de manufacturas que crecen rápidamente y varios países exportadores de petróleo y minerales. Esto significa que, en su conjunto, los países en desarrollo se han convertido en exportadores netos de capital a los países del norte.

En el informe se expresa satisfacción ante la evolución de muchos países en desarrollo en lo que respecta a la reducción de los coeficientes de la endeudamiento externo, conseguida en parte gracias a mejores políticas macroeconómicas, un mejor manejo de la deuda y medidas de alivio de ésta, pero que responde sobre todo a un entorno externo favorable caracterizado por los altos precios de los productos básicos y bajas tasas de interés. En el informe se aclara que ésta es "una situación que puede no durar siempre" y se recomienda a los gobiernos aprovechar la mejora de los indicadores económicos y de la deuda registrada recientemente para acelerar los procesos de inversión, crecimiento y cambio estructural, y al mismo tiempo preservar la sostenibilidad de la deuda. Cuando los recursos destinados a financiación de la deuda se asignan exclusivamente a proyectos cuya rentabilidad supera la tasa de interés de los créditos pertinentes hay muchas más posibilidades de que la deuda sea sostenible. En principio, todo endeudamiento en moneda extranjera debería limitarse a proyectos capaces de generar las divisas necesarias para cubrir el servicio de la deuda, ya sea directa o indirectamente. Por lo tanto, en el informe de la UNCTAD se afirma que las estrategias de manejo de la deuda externa deberían estar estrechamente relacionadas con los nuevos esfuerzos por fortalecer el sistema financiero interno. También deberían vincularse con las políticas macroeconómicas y las políticas cambiarias adoptadas con el propósito de evitar la sobrevaloración y el déficit por cuenta corriente.

Pese a los adelantos logrados recientemente, muchos de los países en desarrollo más pobres siguen dependiendo de las entradas de capital externo, no sólo para la consecución de los ODM sino también para aumentar la inversión interna con el fin de acelerar el crecimiento, facilitar el gasto social y realizar cambios estructurales con posterioridad a 2015, como se indica en el informe. La asistencia oficial para el desarrollo (AOD) sigue siendo esencial, sobre todo para las economías pobres y dependientes de los productos básicos, que suelen depender de préstamos y donaciones oficiales de donantes bilaterales y multilaterales.

Después de la adopción del Consenso de Monterrey en 2002, la mayoría de los donantes bilaterales se impusieron ambiciosas metas de incremento de la AOD, como parte de su contribución a la alianza mundial para el desarrollo destinada a dar cumplimiento a los ODM. Sin embargo, como sostiene en el Panorama General del informe el Secretario General de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi "a pesar de que los desembolsos aumentaron considerablemente, la mayoría de los donantes no están al día con sus promesas de AOD. Además, sigue habiendo una diferencia considerable entre las corrientes reales de AOD y las estimaciones de la ayuda necesaria para aplicar medidas que permitan alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio".

En el informe se analiza también el tema de la eficacia de la asistencia, que ha sido objeto de una creciente atención en los últimos años. Ésta se examina fundamentalmente en relación con los mecanismos de aplicación de la ayuda y la calidad de las instituciones y las políticas de los países receptores. En el informe se critica que en muchos casos se condicione la ayuda al cumplimiento de numerosos criterios de buena gobernanza, aunque hay opiniones muy variadas sobre el concepto de "instituciones y políticas adecuadas" y a pesar de las escasas pruebas de que la gobernanza influya efectivamente en la eficacia de la asistencia.

Según el informe, la eficacia de la ayuda debería calcularse en función de objetivos claramente definidos. La Declaración del Milenio ha puesto en primer plano los objetivos de desarrollo humano, pero a expensas de objetivos vinculados con el fomento del crecimiento económico a largo plazo. Los expertos de la UNCTAD sostienen que "el crecimiento y el cambio estructural han perdido prominencia como objetivo explícito de las políticas de desarrollo en un contexto intelectual y normativo en que la presunción implícita parece ser que, en una economía liberalizada y en proceso de globalización, las fuerzas del mercado generan automáticamente crecimiento y cambio estructural". Por consiguiente, la proporción de AOD destinada a los servicios de salud, educación y otros servicios sociales ha aumentado considerablemente, en detrimento de la proporción de AOD destinada a perfeccionar la infraestructura económica y fortalecer los sectores productivos. La UNCTAD considera que la AOD destinada a los servicios de salud, educación y otros servicios sociales es esencial y está bien justificada, pero la reducción sostenida de la pobreza depende aún más de la intensificación del aumento del ingreso y la creación de empleos. Según el informe, "a no ser que la AOD ayude a impulsar el crecimiento, es improbable que sirva para reducir la pobreza a largo plazo, pasado el año 2015 que fijan como meta los objetivos de desarrollo del Milenio".

A juicio de los economistas de la UNCTAD, para mejorar la eficacia de la ayuda también se podría potenciar la AOD con el financiamiento interno de las inversiones, por ejemplo mediante la creación o el refuerzo de instituciones que canalicen la asistencia a proyectos de inversión públicos y privados financiados conjuntamente con instituciones financieras nacionales. Esto facilitaría la obtención de créditos a largo plazo a los posibles inversionistas y reduciría los riesgos de los bancos nacionales por concesión de créditos, además de contribuir a reforzar el sistema de intermediación financiera a nivel nacional. La UNCTAD también considera que para mejorar la eficacia general de la asistencia se podría recurrir a canalizar todo aumento de la AOD a los países más pobres, que son los que tienen más dificultades para iniciar procesos autosostenibles de inversión y crecimiento.

Para concluir, en el informe se afirma que no sólo bastará con un aumento de 50.000 a 60.000 millones de la actual AOD para alcanzar los ODM en 2015 sino que se requeriría una cifra mucho más alta que permitiera responder a las necesidades financieras para inversiones productivas que aseguren que la reducción de la pobreza se sostenga más allá de esa fecha. La alianza global para el desarrollo se enfrenta también a nuevos desafíos impuestos por la necesaria adaptación al cambio climático y la reducción de su impacto en los países más pobres.

Descargar [PDF] : | Informe sobre Comercio y Desarrollo, 2008 [234 pages, 4115 KB] (solo in inglés) | Panorama general [30 pages, 373 KB] |



Apuntes

1. El Informe sobre Comercio y Desarrollo, 2008 (TDR2008), (Nº de venta: E.08.II.D21, ISBN 978-92-1-112752-2) puede solicitarse a las oficinas de venta de las Naciones Unidas cuyas direcciones figuran a continuación o a los distribuidores autorizados de publicaciones de las Naciones Unidas en numerosos países. Precio: 55 dólares de los EE.UU; precio especial en los países en desarrollo, Europa sudoriental y los países de la Comunidad de Estados Independientes: 27,50 dólares de los EE.UU; precio en los países menos adelantados: 13,75 dólares de los EE.UU. Los encargos o las solicitudes de información desde Europa, África y Asia occidental pueden dirigirse al Servicio de publicaciones de las Naciones Unidas/Sección de ventas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10 (Suiza), fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y desde América del Norte, Centroamérica, América del Sur y Asia oriental, al Servicio de publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, Oficina DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos, teléfono: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org . Internet: http://www.un.org/publications .






Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....