unctad.org | La industria al servicio de la reducción de la pobreza
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
La industria al servicio de la reducción de la pobreza

UNCTAD/PRESS/PR/2009/031
16 July 2009


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe 2009 al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 16 de octubre de 2006
(13.00 horas en Nueva York, 19.00 horas en Ginebra, 22.30 horas en Delhi, 2.00 horas, el 17 de octubre, en Tokio)

En un nuevo informe de la UNCTAD se sostiene que los países más pobres del mundo deberían adoptar una política industrial "desarrollista" y que la crisis económica actual obliga a un replanteamiento radical de las políticas en los países menos adelantados y a la vez constituye una oportunidad para hacerlo

Ginebra, 16 de julio de 2009 - En el nuevo informe se indica que para superar la recesión mundial actual y emprender un crecimiento duradero, los 49 países más pobres del mundo deben adoptar medidas concretas para expandir la industria nacional.

Los países menos adelantados (PMA) buscan actualmente una combinación de medidas macroeconómicas y ayuda financiera internacional que les permitan mitigar los daños que podría causarles la crisis económica mundial, pero también deberían buscar formas de reducir su vulnerabilidad frente a futuras turbulencias. Según el Informe sobre los Países Menos Adelantados 2009(1) , la mejor póliza de seguro sigue siendo una economía más diversificada.

El informe de este año lleva el subtítulo "El Estado y la gobernanza del desarrollo".

Según el estudio, la política industrial deberá desempeñar un papel fundamental. Los PMA deben hacer esfuerzos simultáneos para elevar el nivel de inversión, crear nuevos vínculos económicos y actualizar la capacidad tecnológica, que es un factor esencial del crecimiento industrial, pues esa es la mejor forma de promover una participación más efectiva en la economía mundial y de evitar el peligro económico que impone una dependencia asimétrica de las exportaciones de productos básicos y de los flujos de capitales privados, peligro que ha puesto de manifiesto la crisis actual. Por otra parte, para realizar esas transformaciones económicas, los PMA necesitan disponer de suficiente "espacio de políticas" para adoptar decisiones que respondan a su situación interna y sean las más adecuadas para fomentar el crecimiento económico.

En general, los PMA se han visto poco beneficiados por la economía mundial, y el progreso logrado en los años de auge de comienzos del nuevo milenio ha sido efímero en la mayor parte de los casos. Ello se debe a que los PMA exportaban fundamentalmente productos básicos agrícolas y materias primas, y su dependencia de estos productos se acentuó aún más en ese período de expansión. Cuando los precios de los productos disminuyeron drásticamente, los países más pobres del mundo descubrieron que esa dependencia en realidad los había hecho más vulnerables a las turbulencias externas.

En el informe se sostiene que el mercado por sí solo no basta para el desarrollo de la capacidad productiva, es decir, la capacidad de la economía de los PMA de fabricar productos más variados y más elaborados. El mercado tampoco puede adoptar las capacidades y los recursos necesarios para reactivar la economía de los PMA durante la crisis. En el estudio se concluye que en la mayoría de los casos los gobiernos deberán asumir un liderazgo claro en la creación de las bases del crecimiento sostenido y la transformación estructural. Para lograrlo, muchos de ellos deberán adoptar nuevas estrategias de desarrollo. En el informe sobre los PMA se concluye que la crisis económica actual plantea la necesidad de cambiar de rumbo, y constituye una oportunidad para hacerlo.

Aunque la intervención del Estado no es por sí sola una garantía de éxito, es poco probable que mejore la situación económica de los PMA sin un aumento de las inversiones encauzado por el Estado. Para que las inversiones sean eficaces se necesitará una respuesta integrada en materia de políticas. En el informe se recomienda además que las políticas sectoriales estén apuntaladas por políticas macroeconómicas más orientadas al crecimiento. Según el informe, ninguna de las economías de desarrollo reciente ha conseguido expandir en forma significativa su industria confiando exclusivamente en las fuerzas del mercado.

No hay una pauta única de asignación de recursos que dé origen a un crecimiento sostenido y saque a los países de la pobreza, pero la disminución de la actividad manufacturera, fenómeno que ha caracterizado a los PMA durante gran parte de los tres últimos decenios y particularmente en África, coincide con escasa inversión y empleo y pocos vínculos productivos. En el África subsahariana, el valor añadido del sector manufacturero aumentó un 1,7% anual entre 1980 y 2000, mientras en Asia oriental creció un 9,1% y aunque algunos PMA asiáticos han logrado iniciar un círculo "más virtuoso" de progreso industrial, el proceso no ha sido sostenido (véase el cuadro 17 del informe). En el estudio se presta particular atención a la promoción del aprendizaje tecnológico y la adopción de nuevas tecnologías en virtud de políticas específicas, y se señala que los PMA muestran un retraso en este ámbito.

El auge de los productos básicos que se registró entre 2002 y 2007 perpetuó la dependencia excesiva de los PMA de dichos productos. Como se demuestra en el estudio, esto se ha traducido en una integración sumamente desequilibrada de los PMA en la economía mundial y ha exacerbado su vulnerabilidad ante las turbulencias externas (véase el gráfico 1).

La UNCTAD considera que la aplicación de un modelo único y universal de política industrial no sería más acertada que las medidas de liberalización económica adoptadas en los años ochenta y noventa. Por el contrario, la UNCTAD aboga por un enfoque específico y focalizado: "Lo fundamental es que la política industrial no es un mero conjunto de instrumentos de política y que puede evolucionar con el paso del tiempo. Los gobiernos deberían tratar de alentar el cambio estructural en favor de actividades más dinámicas y diversificadas y deberían disponer de suficiente espacio de políticas para intervenir según sea necesario con miras a conseguir ese objetivo".

En el informe se reconoce que el espacio de políticas de los PMA está sujeto a grandes limitaciones a nivel internacional, en particular en los acuerdos comerciales bilaterales y regionales, y hace un llamado a reformularlos (véase el cuadro 18 del informe). También se dice que no hay motivos para dejarse llevar por el pesimismo en materia de desarrollo, pues una política industrial desarrollista es un proceso de experimentación que consiste en "descubrir recursos y capacidades ocultos, dispersos o mal utilizados y ponerlos al servicio del desarrollo". La UNCTAD sostiene que para que el proceso dé resultados se precisa un Estado más desarrollista y más activo.

Además de Asia oriental, en el Informe sobre los Países Menos Adelantados 2009 se examinan los resultados positivos y las experiencias recientes en materia de política industrial registrados en Irlanda y algunos países nórdicos que podrían aportar enseñanzas a los PMA. Se llega a la conclusión de que "hay buenas razones para considerar que los PMA necesitan más espacio de políticas del que actualmente disponen para ampliar su abanico de opciones, disponer de tiempo y espacio para experimentar en materia de políticas y adaptar los "modelos" de desarrollo a sus necesidades. Sin esa libertad para elegir, los "modelos" alternativos de política comercial o industrial no tienen más probabilidad de éxito que sus predecesores".


ANNEXO

Gráfico

Gráfico 1 - Índices de concentración de las importaciones y las exportaciones

Figure 1 - Imports and exports concentration indices
Fuente: Cálculos de la secretaría de la UNCTAD, basados en datos procedentes de la base de datos GlobStat.

Nota: Índice de Herfindahl-Hirshmann: medias correspondientes al período 2000 2006.

Descargar [PDF] : | Informe (solo en inglés) [210 pages, 4828 KB]
| panorama general- Inglés [33 pages, 1220 KB]
| panorama general - Francés [37 pages, 494 KB]
| panorama general - Español [37 pages, 290 KB]
| panorama general - Árabe [38 pages, 396 KB]
| panorama general - Ruso [48 pages, 360 KB]
| panorama general - Chino [33 pages, 420 KB] |



Apuntes

1.The Least Developed Countries Report 2009: The State and Development Governance (Nº de venta: S.09.II.D.9, ISBN 978-92-1-112769-0) puede adquirirse en las oficinas de venta de las Naciones Unidas, en las direcciones indicadas a continuación, o de los agentes de venta de las Naciones Unidas en muchos países. Precio: US$ 50; para los residentes de países en desarrollo, Europa sudoriental y los países de la CEI US$ 25; y US$12,50 para los países menos adelantados. Sírvanse enviar los pedidos o consultas para Europa, África y Asia occidental a la Sección de Publicaciones y Ventas de las Naciones Unidas, Palacio de las Naciones, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y para América y Asia oriental, a Publicaciones de las Naciones Unidas, 2 UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos de América, tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org , Internet: http://www.un.org/publications .






Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....