unctad.org | DESDE VENDER OVEJAS HASTA TRANSCRIBIR CINTAS
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
DESDE VENDER OVEJAS HASTA TRANSCRIBIR CINTAS
Buenas perspectivas para el comercio electrónico en los países en desarrollo, dice un nuevo informe de la UNCTAD

TAD/INF/PR/35
20 November 2001

Editores: Se ruega tengan en cuenta la existencia de otro comunicado que examina las tendencias en el comercio electrónico y su impacto económico.

"Ovejas muy grandes", promete el sitio web EthioGift.com, que añade "una oveja de 35 Kg (garantizados) para su festejo familiar ($97)", e incluye una fotografía (ampliable) de un atractivo ovino blanco y castaño. EthioGift, "su servicio en línea de entrega de regalos en Etiopía", es un caso ejemplar: Un proyecto de comercio electrónico basado en un país en desarrollo y con un rápido crecimiento de sus ventas a clientes en los países industrializados. Esta y otras empresas similares de reciente creación se están aprovechando del fuerte crecimiento del comercio electrónico para generar oportunidades de negocio y a la vez contribuir al desarrollo nacional, según el Informe sobre el comercio electrónico y el desarrollo 2001 (1), hecho público hoy por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

EthioGift, que opera desde Addis Abeba, ofrece la entrega en 48 horas de ovejas, pasteles, flores y licores en Etiopía mediante pago por tarjeta de crédito, utilizando un servidor seguro canadiense (con el sistema Secure Socket Layer, SSL). Esta empresa, que dirige sus servicios a la amplia y próspera comunidad etíope que reside en los Estados Unidos y Europa, es una idea de un doctor en ciencias de computación. El año pasado, sus ingresos alcanzaron un total de 50.000 dólares EE.UU.

En gran medida, oportunidades de negocio como ésta - en sectores tales como el turismo, el comercio en línea de materias primas y los servicios a distancia - pueden quedarse simplemente en eso a causa de la escasa capacidad existente en los países en desarrollo para efectuar pagos con seguridad y a la falta de servicios adecuados de apoyo al comercio tales como los seguros, el transporte, y la información comercial. Pero Internet puede ayudar a los países en desarrollo a solventar algunas de estas dificultades y les permite acceder a nuevos suministradores de servicios de mayor calidad, colocando así a estos países en una mejor situación para competir. Según el Informe, Internet puede resultar especialmente beneficioso para las empresas más pequeñas, ya que contribuye a reducir el tamaño óptimo de las empresas y reduce los costes fijos.

Al facilitar grandemente las comunicaciones, Internet crea también nuevas posibilidades para subcontratar ciertas producciones en los países en desarrollo. La proliferación de "cibercafés" y de los teléfonos móviles (o celulares) en partes del mundo en desarrollo donde no hay ni líneas fijas de teléfono ni suministro fiable de electricidad indican el enorme rol que el comercio electrónico puede desempeñar en tanto que catalizador del desarrollo. Sus ventajas van más allá de los beneficios inmediatos que pueden obtener los empresarios locales, e incluyen mejoras de alcance más amplio y a más largo plazo, por ejemplo en la educación y los servicios sanitarios en los países con menos recursos.

Teleservicios: un gran potencial para los PMA

En Bangladesh, uno de los 49 Países Menos Adelantados (PMA), Technosoft Transcription se dedica a transcribir los historiales, previamente grabados en cintas de audio, de los enfermos de médicos estadounidenses. Esta empresa, que tiene ya dos años, emplea a 21 personas con conocimientos de terminología médica, de computadoras y de mecanografía y familiaridad con la cultura y las costumbres de los Estados Unidos. Obtienen sus contratos mediante una organización comercial en los EE.UU., siendo la única empresa de Bangladesh que contrata directamente con sus clientes estadounidenses, ya que las otras empresas del sector en ese país son subcontratistas de empresas de la India. Los clientes envían sus ficheros vocales, que contienen los dictados de los historiales médicos de sus pacientes a un servidor en los EE.UU., desde el que son descargados por Technosoft, que se compromete a realizar sus servicios en 24 horas. La empresa espera obtener unos ingresos de 200,000 dólares de EE.UU. este año, pero se estima que el volumen de ingresos que este sector puede llegar a representar para Bangladesh supera los 300 millones de dólares de EE.UU. anuales.

Entretanto, una empresa de servicios a distancia de Ghana acaba de obtener un contrato para tramitar las reclamaciones a una empresa de seguros de los Estados Unidos, lo que va a suponer la creación de unos cuatro mil empleos. Y para Café Informatique, en Togo, la ubicación física de las instalaciones desde las que se prestan los teleservicios (tanto "en línea" como "fuera de línea") ha dejado de ser un obstáculo: los sesenta empleados permanentes de la empresa llevan a cabo trabajos de mercadeo a distancia, depuración de datos y traducciones para clientes que pueden encontrarse en lugares tan distantes como Ginebra.

Para las empresas de los PMA, el potencial de estos servicios fuera de línea -servicios de transcripción, introducción de datos, desarrollo de software, mantenimiento a distancia de servidores, diseño de sitios web, creación de bancos de datos, digitalización de documentos antiguos (por ejemplo, planos), traducciones y correcciones de textos - es "ilimitado", según dice el Informe de la UNCTAD. Esto se debe principalmente a la enorme diferencia salarial entre los PMA (donde los salarios pueden ser tan bajos como 20 dólares de EE.UU por mes, aunque la media sea alrededor de 500 dólares de EE.UU, para personas muy cualificadas) y los países desarrollados, (donde varían entre 2.000 y 10.000 dólares de EE.UU. al mes por trabajos similares). Además, los teleservicios fuera de línea resultan muy adecuados para las condiciones existentes en los PMA, en los que los teleservicios en línea pueden resultar problemáticos a causa de su poco fiable infraestructura de telecomunicaciones y de restricciones legales, según señala el Informe. Así mismo, el Informe explica las conclusiones de un estudio efectuado por la UNCTAD de 16 empresas que practican el comercio electrónico en 10 PMA diferentes, e identifica algunos de los sectores en los que el comercio electrónico puede crear nuevas oportunidades. Entre éstas, destaca la posibilidad de diversificar la economía de los PMA hacia sectores que dependan menos del transporte. Para muchos de los PMA y países sin litoral los costes de transporte pueden representar hasta el 40 por ciento del valor total de las exportaciones. El uso del comercio electrónico permite a estos países aligerar el coste económico de la distancia.

El Informe argumenta que en los países en desarrollo en general los mercados electrónicos entre empresas (los llamados mercados B2B) pueden desempeñar un papel primordial. Por el momento estos países representan una parte mínima de las transacciones en dichos mercados, pero existen buenas oportunidades en sectores en los que los países en desarrollo ya tienen una presencia significativa, como el turismo y las materias primas. Más del 80% de las transacciones de comercio electrónico en los próximos años tendrán lugar entre empresas, y este porcentaje será todavía mayor en los PMA, especialmente en lo que se refiere a los intercambios internacionales, ya que el comercio "B2B" en el ámbito local no es probable que alcance volúmenes elevados en los PMA.

Por supuesto, hay otras dificultades, algunas de las cuales no tienen nada que ver con las carencias de infraestructuras, tecnológicas, legislativas, de medios de pago o financieras. Como se explica en el Informe, "el problema más grave que enfrentan las empresas de los PMA cuando acometen actividades de comercio electrónico no reside en la tecnología sino en la necesidad de modificar su cultura y sus prácticas empresariales." Esto se debe a que en la economía digital la información fluye con más rapidez y en más direcciones; la adopción de decisiones se convierte en una actividad menos centralizada y los trabajadores deben estar en condiciones de realizar una gama más amplia de tareas, y sentirse facultados para ello. "Ello plantea importantes dificultades para muchos países en desarrollo y economías en transición, en los que están profundamente arraigadas nociones tradicionales de autoridad y jerarquía, cuales las nociones tradicionales de autoridad y jerarquía... la competitividad en la economía digital requiere una fuerza de trabajo dotada de los conocimientos necesarios para domeñar el cambio en lugar de sufrirlo pasivamente".

Las promesas del "turismo electrónico"

No obstante, hace ya tiempo que una fuerza de trabajado "digital", competente y moderna ha empezado a adquirir una ventaja competitiva para los países en desarrollo en un sector del comercio electrónico: el turismo, el cual es, en su punto de venta, poco más que un producto de información. El turismo, y su vertiente en Internet, lo que se podría llamar "turismo electrónico", es uno de los sectores de más rápido crecimiento en el comercio electrónico. El pasado año, las reservas de viajes efectuadas por Internet prácticamente doblaron su valor, alcanzando los 15.500 millones de dólares de EE.UU., y ya superan el valor de las compras de programas y equipos informáticos, que eran anteriormente el primer rubro en el comercio electrónico al por menor. De los 64.000 millones de dólares de EE.UU. que representaron las ventas electrónicas, los viajes, el transporte y las reservas de hotel en su conjunto representaron la categoría más importante, con un 38,5 por ciento del total.

El turismo y el turismo electrónico también son importantes para los países en desarrollo, creando empleo e ingresos de divisas. Según las estimaciones de la UNCTAD, el turismo representa al menos la mitad de todo el comercio electrónico en estos países, en los que es el primer rubro del comercio electrónico. Los países en desarrollo ya tienen una cuota creciente en el mercado mundial del turismo, que representa el 29 por ciento de todos los ingresos por turismo de 1999. No obstante, su parte en el total del mercado en línea, que incluye tanto los viajes nacionales como internacionales, es mucho menor, un 3 por ciento, y se mueve entre los 400 y los 500 millones de dólares de EE.UU.

Potencialmente, la participación de los países en desarrollo podría alcanzar los 5.000 millones de dólares de los EE.UU., pero hoy por hoy su capacidad de superar el 10 por ciento de esta cifra es escasa. Principalmente ello se debe al escaso número de computadoras y de conexiones con Internet de que disponen, y a la falta de equipamiento para el pago por tarjeta de crédito. En los países en los que los bancos nacionales no pueden ofrecer a los comerciantes de Internet cuentas de tarjeta de crédito, son muchas las empresas que abren oficinas en países desarrollados o en jurisdicciones más tolerantes, desde las que efectúan transacciones más o menos legales que les permiten aceptar estos pagos a través de una página web. Estas empresas turísticas escapan así al sistema financiero local e impiden la entrada de ingresos y de divisas que de otro modo afluirían a la economía local.

A pesar de todo esto, el hecho de que la mayoría de los consumidores de turismo provengan de los países desarrollados con modernas infraestructuras de telecomunicaciones y equipamientos informáticos, aminora las dificultades que enfrentan los destinos turísticos en el mundo en desarrollo en lo que se refiere a la generación de reservas en línea.

Los organismos de comercialización de destino, que a menudo incluyen asociaciones entre varios suministradores de servicios turísticos (líneas aéreas, hoteles, atracciones, mayoristas de viajes) y organismos oficiales de promoción turística, son un factor de importancia creciente en el sector turístico a escala mundial, tanto en línea como fuera de línea. Estas entidades facilitan la promoción del "producto informativo" que constituye cada destino turístico y la adquisición de presencia en el mercado y de clientes. Su papel en el éxito de las iniciativas de comercio electrónico de los países en desarrollo puede ser fundamental, ya que pueden ayudar a las industrias nacionales a prescindir de intermediarios como los mayoristas y los distribuidores, y permitirles competir en el mercado en línea. Pueden incluso convertirse en los portales nacionales que utilicen los potenciales "turistas electrónicos". Estos portales deberían facilitar enlaces e información, y responder a las necesidades de los consumidores de los países desarrollados en lo que se refiere a las transacciones en línea, pero ello requerirá de amplios acuerdos y asociaciones empresariales.

Asiatravelmart.com y Lakbay.Net constituyen dos ejemplos de empresas de turismo electrónico en países en desarrollo que han tenido éxito en el aprovechamiento de este tipo de asociaciones.

Asiatravelmart.com, que se considera a si misma como "el primer mercado electrónico de viajes de Asia", desempeña un doble papel en tanto que operador de un sistema de reservas en Internet y cámara de compensación para el pago seguro de transacciones de comercio electrónico, al aceptar fondos de los compradores por cuenta de los vendedores. Los clientes, tanto individuales como de empresa, de todo el mundo, pueden relacionarse con 43.000 suministradores de servicios y agentes de viajes localizados en 200 países y que ofrecen 110.000 productos al por mayor.

Lakbay.Net, un sistema nacional de reservas de viajes basado en Internet que tiene por objetivo facilitar tanto información turística exacta sobre las Filipinas como medios de reserva y pago de fácil uso, fue creado por Kalakbayan Travel Systems Inc. Su modelo de comercio electrónico combina un sitio web para transacciones de empresa a consumidor (B2C), un portal interempresarial (B2B) para productores turísticos, servicios electrónicos para la comunidad empresarial (que consisten en un sistema de reservas y de pago electrónicos) y actividades de mercadotecnia fuera de línea, gracias a un canal de televisión especializado, Lakbay TV. Lakbay ha sido de los primeros en promover el concepto de "appro-tech": El uso de la tecnología que resulte adecuada al nivel de competencia de cada uno de los miembros de su red, por ejemplo el servicio de mensajes cortos (SMS) de la telefonía celular, el correo electrónico o las técnicas de comunicación fuera de línea.

Comercio electrónico en China: La entrada en la OMC reforzará un "mercado prometedor"

China ofrece un enorme potencial para el comercio electrónico, algo de lo que su Gobierno es bien consciente. La mejora de la infraestructura de telecomunicaciones ha sido uno de sus objetivos más importantes dentro de la estrategia nacional de desarrollo que tiene por objetivo el crecimiento económico y el incremento de la inversión extranjera. Esta política ha obtenido resultados: El año pasado China alcanzó los 9.330 millones de dólares de EE.UU. en transacciones de comercio electrónico, el 90 por ciento de las cuales fueron entre empresas. Existen 800 sitios de compra en línea, 300 suministradores de acceso a Internet y 1.000 portales. Entre 1997 y 2000 el número de usuarios de Internet se duplicó cada seis meses; a finales de enero pasado la cifra de usuarios era de 22,5 millones y su crecimiento era más rápido que el de la India, Malasia o Tailandia. Y entre 1996 y 2000 el número de usuarios de teléfonos móviles en China también creció vertiginosamente, a una tasa anual del 88 por ciento.

La penetración total de Internet y de la telefonía móvil es sin embargo relativamente pequeña: solo el 2 por ciento de la población está conectado a Internet y solo el 6,7 por ciento posee un teléfono móvil. "El comercio electrónico está todavía en sus comienzos" dice el Informe de la UNCTAD, y las transacciones electrónicas representan sólo un 0,87 por ciento del PIB (frente al 2,4 por ciento en los EE.UU. por ejemplo). Para que se produzca un crecimiento adicional será necesario eliminar una serie de obstáculos, la mayor parte de los cuales son ejemplos típicos de los problemas enfrentados por los países en desarrollo en general. Entre ellos se encuentran los altos costos de acceso a Internet, las restricciones impuestas a los servicios de Internet, la inexistencia de un sistema de tarjeta de crédito de alcance nacional, la lentitud e incertidumbre de las entregas, la inseguridad de las redes y la escasa conciencia acerca de las ventajas del comercio electrónico y de las posibles estrategias para alcanzarlas.

A pesar de todo ello, las perspectivas para el comercio electrónico en China son favorables, especialmente a causa de la entrada en la OMC, que supone una serie de compromisos de liberalización en los servicios de telecomunicaciones y financieros que "estimulará el crecimiento del comercio electrónico", según predice la UNCTAD en su informe de hoy. "La entrada de China en la OMC ... abrirá el mercado a la inversión extranjera y creará un entorno competitivo que deberá hacer bajar los costes y mejorar la calidad del servicio. También ofrecerá a las empresas chinas nuevas oportunidades de cooperación, lo que llevará a una adopción más rápida de las prácticas de comercio electrónico". En los servicios de telecomunicaciones de valor añadido, incluyendo Internet y el comercio electrónico, el gran mercado de China es "atractivo y prometedor" dice el Informe, señalando que el papel del sector privado deberá hacerse más importante lo que "permitirá a China ocupar en el comercio electrónico el lugar importante que ya ha conquistado en el comercio internacional".

Los beneficios económicos para los países en desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones son indiscutibles, y si estos países consiguen no rezagarse más respecto de los países desarrollados, tales beneficios serán aún mayores y se extenderán más allá de los resultados en términos de producto o exportaciones, alcanzando terrenos como la atención sanitaria y la telemedicina, la educación a distancia, la administración publica (como por ejemplo la votación electrónica) y la generación de empleo.

El informe de la UNCTAD hace un llamado a la precaución: "Ni los ordenadores ni Internet pueden por si mismos aumentar pronunciadamente la productividad de un país o de una empresa". Al mismo tiempo, su mensaje fundamental es optimista:

"Es precisamente porque la revolución de Internet no afecta solamente a los sectores de tecnología avanzada y utilización intensiva de la información, sino también a toda la organización de la vida económica, por lo que sus efectos positivos se transmiten más rápidamente a la mayoría de los sectores de la economía y los países en desarrollo tienen posibilidades de participar en sus beneficios antes que en el caso de revoluciones tecnológicas anteriores".




Apuntes

1. El E-Commerce and Development Report 2001 (Nº de venta: E.01.II.D.30, ISBN 92-1-112541-3) puede obtenerse al precio de 40 dólares de los EE.UU., y al precio especial de 15 dólares de los EE.UU. en los países en desarrollo y los países con economías en transición, en www.un.org, la Sección de Ventas de Publicaciones de las Naciones Unidas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, T: +41 22 907 2606/2613, F: +41 22 917 00 27, E: unpubli@unog.ch o en Publicaciones de las Naciones Unidas, 2 UN Plaza, Oficina DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos de América, T: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, F: +1 212 963 3489; E: publications@un.org.





Para mayores informaciones sírvase contactar a:
Director, Jean Gurunlian
División de Infraestructura de Servicios para el Desarrollo y de la Eficiencia Comercial
T: +41 22 907 5544
F: +41 22 907 0052
E: jean.gurunlian@unctad.org
o
Funcionaria de Prensa, Erica Meltzer
T: +41 22 907 5365/5828
F: +41 22 907 00 43
E: press@unctad.org.



Loading..

Espere, por favor ....