unctad.org | LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA POR MEDIO DE LA PRODUCCIÓN
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA POR MEDIO DE LA PRODUCCIÓN
Los empleos -los buenos empleos- ofrecen la mejor vía hacia el desarrollo para las naciones más pobres del mundo, dice el informe

UNCTAD/PRESS/PR/2006/014
20 July 2006


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de informacíon
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 20 de julio de 2006
(13.00 horas en Nueva York, 19.00 horas en Ginebra)

Los empleos -los buenos empleos- ofrecen la mejor vía hacia el desarrollo para las naciones más pobres del mundo, dice el informe

Muchos de los 50 países menos adelantados (PMA) del mundo han logrado recientemente un mayor crecimiento económico -en general, su tasa de crecimiento fue del 5,9% en 2004- pero hay una sensación muy extendida de que esto no se plasma de modo efectivo en la reducción de la pobreza o en la mejora del bienestar humano. Según el Least Developed Countries Report 2006: Developing Productive Capacities (1) (Informe sobre los países menos adelantados, 2006: El desarrollo de las capacidades productivas), de la UNCTAD, para el hombre de la calle de un PMA lo que importa no es el aumento general del producto interno bruto, sino poseer un empleo estable que le permita llevar una vida decente y, de modo creciente, un empleo fuera del sector agrícola.

El Informe sostiene que la clave para reducir la pobreza en los países más pobres del mundo es el proceso llamado desarrollo de las capacidades productivas. El Informe insta a los gobiernos y a los programas internacionales de ayuda a concentrarse cada vez más en el intento de habilitar a estos países para que desarrollen la capacidad de producir con eficiencia bienes y servicios que puedan venderse en sus países y en el extranjero, y que vayan siendo cada vez más variados y sofisticados, de modo que se establezca un "círculo virtuoso" de aumento del empleo y estabilidad del crecimiento. Los países que lleven a buen puerto este proceso reducirán la pobreza propia, con el tiempo dejarán de necesitar dosis periódicas de ayuda humanitaria, sus ciudadanos mejor educados permanecerán en el país (en vez de irse a trabajar al extranjero) y reducirán las oleadas de emigrantes desesperados que tratan de entrar en Europa occidental y en América del Norte.

En casi todos los PMA, la mayoría de los trabajadores han de ganarse la vida en empresas hogareñas -actualmente dominadas por la agricultura, en parcelas de tamaño inferior a 1 ha por término medio- con herramientas y equipos rudimentarios, escaso nivel de educación, infraestructura deficiente y débiles instituciones de apoyo. La productividad de la mano de obra es baja y el subempleo está muy extendido. Esta es la causa básica de la persistente pobreza masiva en los PMA. Entre 2000 y 2003 hacían falta cinco trabajadores en esos países para producir lo que producía un trabajador en otros países en desarrollo, y 94 trabajadores para alcanzar la productividad de un trabajador de un país desarrollado.

El desarrollo de las capacidades productivas no será un resultado automático de la acción exclusiva de las fuerzas de mercado, sino de la interacción entre la iniciativa empresarial, las políticas del sector público y la acción internacional. Las políticas deberían concentrarse deliberadamente en: i) desarrollar los recursos productivos nacionales de los PMA aumentando la inversión pública y privada en capitales humanos y físicos; ii) desarrollar las capacidades empresariales de esos países y facilitar el aprendizaje tecnológico, y iii) facilitar el cambio estructural y el establecimiento de vínculos dinámicos entre los sectores y las empresas, así como entre los inversores nacionales y extranjeros.

Mediante simulaciones, el Informe muestra que los PMA podrían alcanzar tasas de crecimiento superiores al 7% si estuvieran en situación de pleno empleo y aprovechasen las diversas fuentes potenciales del crecimiento de la productividad de la mano de obra, que están al alcance de todos los países pobres. Estas simulaciones indican que es posible lograr un tipo de crecimiento económico que reduzca la pobreza en los PMA, y no un crecimiento sin empleos. Además, se demuestra también que existe una importante oportunidad para conseguir una reducción sustancial y sostenida de la pobreza, si se aplican las políticas adecuadas.

Según el Informe, para desarrollar las capacidades productivas deben concebirse estrategias específicas por país que mitiguen los principales obstáculos a la inversión, al progreso tecnológico y al cambio estructural. Estas estrategias no serán las mismas en todos los países; sin embargo, el informe señala tres acciones de orden general que probablemente serán pertinentes para muchos de ellos:

  • Mejorar la infraestructura física: "La infraestructura de transportes, telecomunicaciones y energía de la mayoría de los PMA es la más escasa y de peor calidad del mundo", señala el Informe. La red viaria per cápita en los PMA estaba menos desarrollada en 1999 que en 1990. Es de especial importancia proporcionar un suministro de electricidad más extendido y fiable. "Los bajos niveles actuales de acceso a la electricidad aumentan los costos para las firmas, reducen sus fondos disponibles para la inversión y son una fuente básica de incompatibilidad tecnológica entre los PMA y el resto del mundo". El Informe sostiene que colmar la "brecha de la electricidad" es por lo menos tan importante como colmar la brecha digital para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza en los PMA.
  • Abordar las deficiencias institucionales que obstaculizan la inversión privada y la innovación, y en particular la falta de un sector empresarial intermedio y los deficientes sistemas financieros y de conocimiento. La mayoría de los PMA carecen de empresas medianas, que son esenciales para el empleo, la inversión y la innovación nacionales y que sirven de enlace entre las pequeñas empresas y las microempresas y las grandes corporaciones. El débil sector bancario formal, junto con los costosísimos sistemas de crédito informal, son un importante obstáculo a la inversión privada. Además, los sistemas modernos de conocimiento, que son esenciales para el aprendizaje tecnológico y la competitividad internacional, están a menudo fragmentados y los creadores especializados de conocimientos, como los institutos de investigación, no atienden a las demandas de los usuarios.
  • Abordar las limitaciones relacionadas con la demanda. La creciente demanda nacional y extranjera de productos del país es un aspecto esencial de un buen clima para la inversión y un estímulo básico para el desarrollo de las capacidades productivas. Según el Informe, "los datos procedentes de una muestra pequeña pero variada de PMA indican que la expansión de la demanda interna es lo que más ha contribuido al crecimiento económico de esos países" y, como la agricultura sigue siendo la principal fuente de subsistencia en la mayoría de los PMA, las tendencias de la demanda interna están estrechamente condicionadas por lo que ocurra en el sector agrícola. Así pues, las políticas deben tratar de crear un "círculo virtuoso" en el cual el estímulo de la demanda derivado del crecimiento agrícola promueva la inversión, la iniciativa empresarial y el empleo en actividades no agrícolas. Sin embargo, las exportaciones también son importantes, puesto que las importaciones son fundamentales para la inversión y el crecimiento económico. Los análisis del informe muestran que, a largo plazo, la deterioración de las relaciones de intercambio y la depreciación de las monedas han reducido de manera substancial la contribución positiva de las exportaciones a la eliminación de la restricción al crecimiento económico que representa la balanza de pagos en los PMA. Así pues, la producción de artículos de exportación más elaborados en los PMA es esencial para subsanar las limitaciones relacionadas con la demanda.

El planteamiento de la reducción de la pobreza a través de la producción y el empleo, que propugna el Informe, no es totalmente nuevo. Pero se diferencia mucho de la orientación actual de las políticas destinadas a reducir la pobreza. En los últimos años se ha registrado un cambio radical de rumbo de la ayuda internacional, en favor de los sectores sociales; en 2002 2004 el porcentaje de la asistencia destinada a los programas sociales, las emergencias y el alivio de la deuda ascendió al 62,1% de la asistencia oficial al desarrollo neta total (AOD) desembolsada a los PMA. En cambio, ha disminuido la proporción de la ayuda destinada a cuestiones tales como la mejora infraestructural y la promoción de los sectores productivos. Estos sectores recibieron el 48% de la ayuda en 1992-1994, el 32% en 1999-2001 y el 24% en 2002-2004.

La expansión del comercio y la inversión extranjera directa (IED) también han sido calificadas de factores clave para la reducción de la pobreza. Pero los vínculos entre los sectores de exportación y el resto de la economía han sido con frecuencia frágiles, y la IED en los PMA se ha concentrado en las llamadas industrias extractivas; alrededor del 70% de la IED a los PMA en 2004 fue absorbida por los PMA exportadores de petróleo y minerales. El Informe observa que estas actividades no dieron lugar, en general, a un crecimiento de base amplia del empleo o a la extensión de la actividad económica en las naciones receptoras, debido a la falta de vinculaciones con otros sectores económicos.

Un planteamiento orientado a la producción y el empleo incluiría un mayor gasto en el sector social y esfuerzos para expandir el comercio. Sin embargo, también se aumentaría la ayuda a los sectores productivos y se tomarían medidas para promover las actividades no transables y obtener productos nacionales que puedan sustituir eficientemente a una variedad de importaciones, a fin de que los empleos y los beneficios resultantes de su producción se queden en el país. Asimismo se prestaría mucha más atención a la movilización de los recursos productivos y las capacidades empresariales dentro de los PMA, que en la actualidad están infrautilizados.

Descargar [PDF] : | Least Developed Countries Report 2006 | (solo en inglés) [386 pages, 2,158 KB] Panorama general | [40 pages, 210 KB]



Apuntes

1. Least Developed Countries Report 2006: Developing Productive Capacities (Nº de venta E.06.II.D.9, ISBN 92-1-112701-7) puede adquirirse en las oficinas de venta de publicaciones de las Naciones Unidas cuyas direcciones se indican más abajo, o en los agentes de venta de publicaciones de las Naciones Unidas en muchos países. El precio es de 50 dólares de los EE.UU. (en los países en desarrollo y en fase de transición el precio especial es de 18 dólares de los EE.UU.). Sírvanse enviar los pedidos o las consultas para Europa, África y Asia occidental a la Sección de Publicaciones y Ventas de las Naciones Unidas, Palacio de las Naciones, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org, y para América del Norte y América del Sur y el Asia oriental, a Publicaciones de Naciones Unidas, Two UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos de América. Tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org. Internet: http://www.un.org/publications .






Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....