unctad.org | SEGÚN UN INFORME DE LA UNCTAD LOS PAÍSES EN DESARROLLO NECESITAN POLÍTICAS ECONÓMICAS MÁS FLEXIBLES
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
SEGÚN UN INFORME DE LA UNCTAD LOS PAÍSES EN DESARROLLO NECESITAN POLÍTICAS ECONÓMICAS MÁS FLEXIBLES

UNCTAD/PRESS/PR/2006/019
31 August 2006

El Informe sobre el Comercio y el Desarrollo 2006 de la UNCTAD afirma que las disciplinas multilaterales que rigen las relaciones internacionales en cuestiones monetarias y financieras son demasiado limitadas, pero las que rigen el comercio internacional son demasiado amplias


ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado y el Informe al que se refiere no podrá ser
citado ni resumido por los medios de información
impresos, radiodifundidos, televisados o electrónicos
antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)
del 31 de agosto de 2006
(13.00 horas en Nueva York, 19.00 horas en Ginebra)


Downloads [PDF]: | Trade and Development Report 2006 [280 pages, 4,336 KB] | Overview | [26 pages, 412 KB]

Las condicionalidades y las normas de comercio internacional vinculadas a la asistencia externa y los créditos otorgados a los países en desarrollo no deben impedir que los gobiernos promuevan su economía, advierte el último informe de la UNCTAD.

Al tiempo que pide flexibilidad en las políticas económicas, el Trade and Development Report 2006 (TDR) (1)(Informe sobre el comercio y el desarrollo 2006) sostiene que para promover el desarrollo, es necesario complementar la creciente interdependencia económica de todos los países con un sistema bien estructurado de gobernanza económica mundial. Las políticas económicas nacionales centradas en el propio interés -incluidas las políticas comerciales mercantilistas o las políticas macroeconómicas y de tipos cambiarios que afectan a los demás países- por las cuales los países influyentes pueden perjudicar la economía de otros países deben evitarse mediante normas y disciplinas multilaterales. Sin embargo, la restricción de la autonomía de la política nacional no debe obligar a los funcionarios de los países en desarrollo a renunciar a políticas que fomenten el desarrollo económico.

El informe sostiene que no existe una fórmula cuantificable única para lograr el equilibrio entre las disciplinas multilaterales y la autonomía de la política nacional que se adecue a todos los países y se aplique a todos los sectores de la economía. El grado de autonomía nacional necesario para promover el desarrollo de la economía nacional difiere en cada país.

En el Consenso de São Paulo aprobado por la IX UNCTAD en 2004, la comunidad internacional reconoció "la necesidad de un equilibrio adecuado entre el espacio de política nacional y las disciplinas y compromisos internacionales". Para avanzar en esa dirección, el informe advierte que el régimen de comercio multilateral debe tener más en cuenta las asimetrías existentes entre sus miembros y debe concertar acuerdos multilaterales efectivos para la gestión de los tipos de cambio.

El informe, que aborda el tema de la "Asociación mundial y políticas nacionales para el desarrollo", , sostiene que la globalización incrementa los efectos de los factores externos en los objetivos nacionales. A veces la reducción de la autonomía sólo se considera como resultante de los compromisos contraídos a través de acuerdos de comercio multilaterales. Pero, según el informe, los acuerdos comerciales bilaterales y regionales suelen imponer condiciones aún más estrictas, y además, existen muchos otros medios no comerciales de imposición de restricciones al espacio de política, en particular las condicionalidades del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El informe señala que además de las restricciones de jure a la autonomía de la política nacional derivadas del cumplimiento de las obligaciones y la aceptación de las normas establecidas por los sistemas y las instituciones de gobernanza económica internacional, hay también restricciones importantes generadas de facto por decisiones políticas relacionadas con la forma y el grado de integración de un país en la economía internacional. Una de las más importantes es la pérdida de la facultad para utilizar los tipos de cambio como instrumento efectivo para realizar ajustes externos, o para utilizar los tipos de interés como instrumento para influir en la demanda y las condiciones de crédito en el ámbito interno.

La desregulación de los mercados financieros internos, la eliminación de controles crediticios, la desregulación de los tipos de interés y la privatización de los bancos eran elementos fundamentales de las reformas efectuadas en los decenios de 1980 y 1990. Paradójicamente, dice el informe de la UNCTAD, aunque el programa económico establecido hacía todo lo posible para "fijar precios correctos en los mercados financieros", no había ningún concepto que orientara la gestión de los precios más importantes, el tipo de cambio y la tasa de interés que le está estrechamente asociada. Las dos opciones de política sobre tipos cambiarios que finalmente se postularon fueron o bien permitir la libre flotación de la moneda o bien adoptar un tipo de cambio totalmente fijo, soluciones extremas que se denominaron "corner solutions".

Sin embargo, en el caso particular de los países en desarrollo pequeños con economías abiertas, el tipo de cambio debe ser suficientemente flexible para impedir los desajustes persistentes y suficientemente estable para evitar una excesiva volatilidad y desalentar la especulación financiera. A falta de acuerdos multilaterales efectivos para la gestión de los tipos de cambio, las políticas macroeconómicas de muchos países en desarrollo han apuntado cada vez más a evitar la sobrevaluación de sus monedas. Esto no sólo ha sido un medio de mantener o mejorar la competitividad internacional, sino también la condición para mantener tipos de interés internos bajos y una garantía contra el riesgo de futuras crisis financieras. Además, la independencia de los mercados de capital internacionales permite que los bancos centrales utilicen sus instrumentos para la activa consecución de las metas de desarrollo. Hay ejemplos alentadores que demuestran que es posible evitar una aceleración de la inflación con medidas no monetarias, como las políticas de ingresos, creación de instituciones en apoyo de la formación de consenso sobre reclamaciones salariales razonables o intervenciones gubernamentales directas en los procesos de determinación de los precios y, más importante aún, los salarios nominales. China y la Argentina, experimentando con nuevos instrumentos de estabilización de precios, han ganado recientemente un considerable espacio de política.

El Informe sobre el Comercio y el Desarrollo subraya que las normas y reglamentaciones sobre comercio internacional que están dimanando de las negociaciones multilaterales y de un creciente número de acuerdos comerciales regionales y bilaterales podrían impedir la aplicación de las medidas de política económica que utilizaron las actuales economías maduras y los países de industrialización tardía para desarrollarse. Aunque estas normas y compromisos tienen el mismo peso para todos los signatarios en lo que respecta a las obligaciones jurídicas, desde el punto de vista económico suponen una carga mucho mayor para los países en desarrollo. Por tanto, es de crucial importancia interpretar el concepto de "condiciones equitativas" no desde el punto de vista de las restricciones jurídicas, sino de las restricciones económicas, teniendo en cuenta las distintas características estructurales y los distintos niveles de desarrollo de los países.

El informe sostiene que un régimen de comercio multilateral plenamente integrador debe tener suficiente flexibilidad para reflejar los intereses y las necesidades de todos sus miembros. En aras de una asociación mundial para el desarrollo, los países desarrollados deben acordar un nuevo marco o nuevas directrices para el tratamiento especial o diferenciado en la Organización Mundial del Comercio (OMC) sin recibir a cambio concesiones de los países en desarrollo. Sin embargo, aunque una mayor flexibilidad permitiría que los países en desarrollo consiguieran una aplicación más laxa de las disciplinas multilaterales, ese arreglo no debe producir un régimen comercial segmentado.

El informe destaca que la OMC proporciona normas y compromisos negociados, vinculantes y con fuerza ejecutoria. Podría decirse que la certeza y la previsibilidad del comercio internacional resultantes de este régimen son beneficios fundamentales. Si se pone en peligro la norma básica de no discriminación y se complica la adhesión a la norma basada en el consenso del actual régimen de comercio multilateral se correrá el riesgo de una proliferación de acuerdos con disciplinas que podrían muy bien exceder el alcance deseado por los países en desarrollo.




Apuntes

1. El Trade and Development Report 2006 (TDR2006) (Nº de venta. E.06.II.D.6, ISBN 92-1-112698-3) puede adquirirse en las oficinas de venta de publicaciones de las Naciones Unidas en las direcciones abajo indicadas o en los agentes de venta de publicaciones de las Naciones Unidas en muchos países. El precio es de 50 dólares de los EE.UU., pero existe un precio especial de 19 dólares de los EE.UU. para los países en desarrollo, de Europa sudoriental y de la CEI. Se ruega dirigir los pedidos o consultas para Europa, África y el Asia occidental a Publicaciones de las Naciones Unidas/Sección de Ventas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y para las Américas y el Asia oriental, a Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, USA, tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org . Internet: http://www.un.org/publications






Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....