unctad.org | INFORME PROPONE UNA REFORMA DEL FUNCIONAMIENTO DE LOS TIPOS DE CAMBIO A NIVEL MUNDIAL
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
INFORME PROPONE UNA REFORMA DEL FUNCIONAMIENTO DE LOS TIPOS DE CAMBIO A NIVEL MUNDIAL

UNCTAD/PRESS/PR/2007/024
05 September 2007

ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)del 5 de septiembre de 2007

Según el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2007 la cooperación regional puede contribuir a reducir la vulnerabilidad de los países en desarrollo Los grandes flujos de capital especulativo distorsionan los tipos de cambio y perpetúan los desequilibrios por cuenta corriente


Descargar [PDF] : | Trade and Development Report 2007 | [PDF, 240 Pages, 4366Kb] (solo in íngles) | Panorama general [45 páginas, 417 KB]

Un nuevo informe de la UNCTAD sostiene que sería mucho más fácil corregir sin riesgos los crecientes desequilibrios que se ciernen sobre la economía mundial si existieran mecanismos más apropiados de regulación de los tipos de cambio a nivel mundial. Las modificaciones arbitrarias de los tipos de cambio deberían controlarse al igual que los aranceles y las subvenciones a la exportación, pero, a falta de tales controles, la cooperación regional puede ofrecer a los países en desarrollo cierta protección en caso de correcciones abruptas.

El Trade and Development Report 2007 (TDR) (el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2007) dice que en los últimos años se han dado varios casos -por ejemplo en Alemania, el Japón y Suiza- en que los superávits por cuenta corriente han ido acompañados de una depreciación real del tipo de cambio, y no de una apreciación, como cabía esperar según la teoría convencional. Estos movimientos en la dirección "equivocada" tienden a aumentar en vez de reducir los desequilibrios subyacentes. El informe considera que, entre las economías con grandes superávit por cuenta corriente, tan solo China ha registrado una ligera apreciación de su tipo de cambio efectivo real, y por tanto una pequeña pérdida de competitividad, como era previsible.

Según la UNCTAD, esta paradoja puede explicarse en parte por los denominados "carry trades", movimientos especulativos de capitales resultantes de diferenciales de los tipos de interés nominales que no se ven compensados por unos ajustes inmediatos de los tipos de cambio (También denominados "especulación con tipos de interés sin cobertura") Grandes inversionistas institucionales como los fondos de cobertura pueden provocar una apreciación de la moneda de un país con un mayor tipo de interés nominal transfiriendo activos financieros de otras monedas con tipos de interés nominales más bajos. De este modo consiguen un mayor rendimiento por sus inversiones. Estas operaciones de arbitraje de tipos de interés entre monedas rompen el vínculo entre los diferenciales de esos tipos y el riesgo de apreciación monetaria.

Si los mercados financieros distorsionan sistemáticamente la competitividad de las naciones y las empresas, tarde o temprano habrá que intervenir, dice el informe. Por consiguiente, los economistas de la UNCTAD se preguntan si un régimen de flotación de los tipos de cambio constituye un instrumento apropiado para evitar desequilibrios excesivos por cuenta corriente. También señalan que las recientes presiones políticas para que China haga flotar su moneda pueden resultar contraproducentes, ya que, como los tipos de interés en ese país son todavía bastante bajos, el renminbi podría de hecho depreciarse en vez de apreciarse. En tal caso los desequilibrios mundiales se acentuarían en vez de reducirse.

A falta de soluciones multilaterales satisfactorias, la cooperación monetaria y financiera regional puede colmar algunas de las lagunas de la gobernanza financiera mundial.

La falta de sistemas apropiados de regulación de los tipos de cambio a nivel mundial puede provocar inestabilidad y desajustes, sobre todo en los países en desarrollo, y eso puede perjudicar su competitividad general, advierte el informe. También puede dar lugar a estrategias de "empobrecimiento del vecino", que harían peligrar los tratados comerciales regionales. A fin de evitar la lucha por cuotas de mercado mediante la manipulación del tipo de cambio real y de impedir que los mercados financieros presionen sobre la competitividad de los productores de diferentes países en la dirección equivocada, el informe propone la adopción de un nuevo código de conducta internacional.

Dicho código de conducta debería ser uno de los elementos fundamentales de un sistema mundial de gobernanza económica. El informe sostiene que, dado que las variaciones arbitrarias de los tipos de cambio afectan al comercio internacional de manera similar a los aranceles y las subvenciones a la exportación, tales variaciones deberían estar sujetas a supervisión y disciplinas multilaterales como lo están las políticas comerciales. Este sistema ayudaría también a los países en desarrollo a evitar la sobrevaloración de sus monedas, que en ocasiones anteriores ha sido uno de los mayores impedimentos para lograr un crecimiento sostenido.

A falta de tales medidas, los países en desarrollo necesitan flexibilidad para gestionar sus tipos de cambio y un número suficiente de instrumentos, como poder gravar con impuestos los flujos de capitales e intervenir en los mercados de divisas, a fin de impedir una excesiva inestabilidad en el sector exterior, según se afirma en el informe. Varios países en desarrollo han intentado también reducir su vulnerabilidad financiera acumulando grandes reservas en divisas para amortiguar los impactos financieros exógenos.

Pero un enfoque regional puede ser más eficaz que otro meramente nacional para hacer frente a la vulnerabilidad financiera de los países en desarrollo. En momentos de dificultad financiera, los mecanismos regionales -como los acuerdos regionales de crédito mutuo o la agrupación de parte de las reservas internacionales colectivas- resultan más adecuados para una intervención rápida que las instituciones multilaterales existentes, ya que los países miembros están más directamente implicados en la gobernanza de esos sistemas. Asimismo, los préstamos podrían desembolsarse en condiciones más apropiadas a las circunstancias del caso.

En el informe se afirma que, como puede verse por la experiencia europea, los acuerdos regionales para la gestión de los tipos de cambio entre países con un elevado nivel de comercio intrarregional pueden ser un elemento importante con miras a la creación de un mercado común. La experiencia europea también es interesante para los países en desarrollo porque demuestra que, para una cooperación efectiva en este ámbito, se requieren medidas significativas en pro de la convergencia macroeconómica, y pone de manifiesto que se necesita mucho tiempo y voluntad política para superar los obstáculos que dificultan unos acuerdos monetarios regionales viables. Además, tiene especial importancia para los países en desarrollo que, a diferencia del ejemplo europeo, las políticas macroeconómicas que se adopten a nivel regional sean favorables a la acumulación de capital y al crecimiento, como ocurrió en los éxitos más relevantes de convergencia económica en el Asia oriental.

El informe dice que "la cooperación financiera regional entre países en desarrollo puede ser uno de los elementos básicos de un mejor orden monetario internacional". A falta de reformas institucionales a nivel mundial, los acuerdos regionales podrían convertirse en una fuente alternativa de apoyo financiero para los países en desarrollo. Por otra parte, si se reforman las instituciones financieras internacionales a fin de tener más en cuenta las necesidades específicas de los países en desarrollo de diferentes regiones, dichas instituciones podrían constituir el órgano central de un sistema monetario internacional descentralizado. Según este sistema, los fondos regionales atenderían las necesidades financieras corrientes de sus miembros y las instituciones internacionales funcionarían como un segundo nivel de financiación y como prestamistas de última instancia.




Endnotes

1. El Trade and Development Report 2007 (TDR2007) (Nº de venta. E.07.II.D.11 ISBN 978-92-1-112721-8) puede adquirirse en las oficinas de venta de publicaciones de las Naciones Unidas en las direcciones abajo indicadas o en los agentes de venta de publicaciones de las Naciones Unidas en muchos países. El precio es de 55 dólares de los EE.UU., pero existe un precio especial de 19 dólares de los EE.UU. para los países en desarrollo, de Europa sudoriental y de la CEI. Se ruega dirigir los pedidos o consultas para Europa, África y el Asia occidental a Publicaciones de las Naciones Unidas/Sección de Ventas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y para las Américas y el Asia oriental, a Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, USA, tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org . Internet: http://www.un.org/publications .





Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....