unctad.org | DIFÍCILES DILEMAS PARA LOS PAÍSES EN DESARROLLO EN SUS RELACIONES CON LOS PAÍSES DESARROLLADOS
COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
DIFÍCILES DILEMAS PARA LOS PAÍSES EN DESARROLLO EN SUS RELACIONES CON LOS PAÍSES DESARROLLADOS

UNCTAD/PRESS/PR/2007/025
05 September 2007

ADVERTENCIA
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las 17.00 horas (hora media de Greenwich)del 5 de septiembre de 2007

El Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2007, de la UNCTAD, advierte que los acuerdos comerciales bilaterales y regionales Norte-Sur podrían debilitar el sistema comercial multilateral y reducir el espacio nacional para políticas de apoyo al desarrollo y al cambio estructural en los países en desarrollo


Descargar [PDF] : | Trade and Development Report 2007 | [PDF, 240 Pages, 4366Kb] (solo in íngles) | Panorama general [45 páginas, 417 KB]

Como las negociaciones comerciales multilaterales en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) progresan con lentitud, ha habido una proliferación de tratados regionales y bilaterales de libre comercio o acuerdos de comercio preferencial, muchos de ellos entre países desarrollados y países en desarrollo. El Trade and Development Report 2007 (TDR) (Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, 2007) , de la UNCTAD advierte que estos acuerdos presentan a menudo dilemas difíciles para los gobiernos de los países en desarrollo y los países con economías en transición y pueden tener unos costos más elevados de lo previsto.

Dichos acuerdos pueden ofrecer a menudo ventajas transitorias, como un mayor acceso a los mercados y un aumento de la inversión extranjera directa (IED), pero también limitar la acción de los gobiernos que puede ser importante para el crecimiento de industrias competitivas a medio y largo plazo. El informe señala que las autoridades de los países en desarrollo deberían pensárselo dos veces antes de concluir tales acuerdos.

El informe destaca que los actuales países industrializados y los países en desarrollo que han registrado un crecimiento económico espectacular en los últimos años empezaron protegiendo sus industrias incipientes y permitiéndoles desarrollar sus capacidades para hacer frente a la competencia internacional. En cambio, el informe dice que los tratados de libre comercio o los acuerdos de comercio preferencial entre países desarrollados y países en desarrollo exigen a menudo una fuerte reducción de los aranceles impuestos a los productos industriales, con lo que los fabricantes nacionales quedan expuestos a una abrumadora competencia extranjera. De este modo las naciones más pobres pueden verse en la imposibilidad de desarrollar sus sectores industriales. Tales acuerdos tienden también a reducir el control de los países en desarrollo sobre la inversión extranjera directa (IED).

El número de acuerdos comerciales bilaterales y regionales notificados oficialmente al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) o a la OMC pasó de 20 en 1990 a 86 en 2000 y a 159 en 2007. Un gran porcentaje de estos acuerdos corresponde al comercio entre países en desarrollo y países desarrollados. La UNCTAD estima que la tendencia a concertar tales acuerdos, conocida a veces como "nuevo regionalismo", significa apartarse del multilateralismo y es arriesgada. Dichos acuerdos incluyen a menudo disposiciones que van más allá de las normas y reglamentos vigentes de la OMC en ámbitos tales como la inversión, los derechos de propiedad intelectual, la política de competencia y las compras del sector público. O bien tratan asuntos que se han excluido del programa de las negociaciones comerciales multilaterales. Por ello, muchas de estas disposiciones reducen las opciones de que disponen las autoridades de los países en desarrollo para aplicar políticas activas de apoyo de la industrialización y el cambio estructural.

En el informe de la UNCTAD se analizan las implicaciones de esos acuerdos y se llega a la conclusión de que los países en desarrollo deberían sopesar con cuidado sus costos y beneficios.

La tendencia a concertar tratados comerciales bilaterales o regionales Norte-Sur es en parte resultado de la frustración que sienten algunos gobiernos por la lentitud con que avanzan las negociaciones comerciales multilaterales, se afirma en el informe. Pero los acuerdos bilaterales y regionales ponen en peligro la coherencia del sistema comercial multilateral y pueden limitar las ventajas de los acuerdos de cooperación regional ya existentes entre países en desarrollo.

El informe dice que "al evaluar los posibles beneficios y costos económicos y sociales de concluir tratados bilaterales o regionales de libre comercio Norte-Sur, los países en desarrollo no sólo deberían tener en cuenta los posibles cambios en las exportaciones e importaciones resultantes de la apertura de los mercados y los posibles aumentos de la IED", sino también considerar la repercusión de esos acuerdos en su capacidad de utilizar diversas políticas e instrumentos para perseguir una estrategia de desarrollo a más largo plazo. El informe aconseja que, en vez de suscribir el "nuevo regionalismo", los países en desarrollo pueden estudiar otros ámbitos de cooperación con asociados de la misma región geográfica y de un nivel de desarrollo económico similar, en un espíritu de auténtico regionalismo. Esto podría ayudarles a reforzar sus estrategias de desarrollo nacional e integración en la economía mundial, aprovechando las ventajas de la proximidad, la similitud de intereses y la complementariedad económica (UNCTAD/PRESS/PR/2007/26).

La motivación de un país en desarrollo para concertar una acuerdo bilateral con un país desarrollado es obtener concesiones de que no disfrutan otros países, en particular un mejor acceso a los mercados para sus productos. Los tratados de libre comercio Norte-Sur pueden ofrecer a los países en desarrollo nuevas oportunidades comerciales y una mayor IED, pero eso no equivale a lograr progresos en el desarrollo, dice el informe. Un aumento del comercio y de la IED es deseable tan sólo cuando fomenta el desarrollo y el cambio estructural. A cambio de un mayor acceso a los mercados, el país en desarrollo puede verse obligado a renunciar no sólo al control sobre la IED sino también sobre las compras del sector público, y puede tener que observar normas más estrictas sobre los derechos de propiedad intelectual. También puede ser presionado para que lleve a cabo una liberalización más amplia y profunda del comercio de bienes y servicios de la que se ha acordado en el marco de la OMC.

Los economistas de la UNCTAD lamentan también que, a diferencia de las negociaciones multilaterales, las bilaterales creen un clima de "liberalización competitiva". Es decir, los países pueden sentirse obligados a concluir tratados de libre comercio por temor a perder competitividad con respecto a otros países en desarrollo que conciertan tratados de ese tipo con el mismo socio comercial.

Por otra parte, los beneficios que los países en desarrollo pueden conseguir de las negociaciones bilaterales Norte-Sur se ven restringidos por su posición negociadora generalmente más débil, dice el informe. Muy a menudo no pueden aprovechar todos los beneficios derivados de las mayores oportunidades de acceso a los mercados que ofrecen los tratados de libre comercio debido a su limitada capacidad de oferta y comercialización y a su escasa competitividad, y al mantenimiento de las subvenciones a sectores "sensibles" de los países desarrollados, y porque las empresas locales no suelen ser capaces de cumplir las normas de origen restrictivas que se aplican a los bienes destinados a ser exportados a los socios desarrollados. Y las preferencias negociadas por un país en desarrollo con un socio desarrollado pueden erosionarse con rapidez si ese país desarrollado concluye también tratados de libre comercio con otros países en desarrollo.

Los economistas de la UNCTAD llegan a la conclusión de que "para los países en desarrollo las ventajas de un mayor acceso a los mercados no están ni mucho menos garantizadas mientras que es segura la pérdida de espacio de políticas". Además añaden que "interesa a los países en desarrollo que progresen las negociaciones comerciales multilaterales, pero llevando incorporada una importante dimensión del desarrollo en las normas sobre el comercio internacional"



Endnotes

1. El Trade and Development Report 2007 (TDR2007) (Nº de venta. E.07.II.D.11 ISBN 978-92-1-112721-8) puede adquirirse en las oficinas de venta de publicaciones de las Naciones Unidas en las direcciones abajo indicadas o en los agentes de venta de publicaciones de las Naciones Unidas en muchos países. El precio es de 55 dólares de los EE.UU., pero existe un precio especial de 19 dólares de los EE.UU. para los países en desarrollo, de Europa sudoriental y de la CEI. Se ruega dirigir los pedidos o consultas para Europa, África y el Asia occidental a Publicaciones de las Naciones Unidas/Sección de Ventas, Palais des Nations, CH-1211 Ginebra 10, Suiza, fax: +41 22 917 0027, correo electrónico: unpubli@un.org ; y para las Américas y el Asia oriental, a Publicaciones de las Naciones Unidas, Two UN Plaza, DC2-853, Nueva York, NY 10017, USA, tel.: +1 212 963 8302 ó +1 800 253 9646, fax: +1 212 963 3489, correo electrónico: publications@un.org . Internet: http://www.un.org/publications .





Para más información, sírvanse dirigirse a:
Oficina de prensa de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
E: unctadpress@unctad.org
Web: www.unctad.org/press



Loading..

Espere, por favor ....