unctad.org | NewsArchive
14 Sept 11 - Entender el papel central de la agricultura en el comercio internacional

58 período de sesiones de la Junta de Comercio y DesarrolloSi bien sigue siendo un componente fundamental del comercio mundial, el comercio de productos agrícolas es multifacético y requiere redes mundiales de integración y seguridad para los que, de no existir dichas redes, se convertirían en víctimas de la liberalización de los mercados, coincidieron los participantes en una mesa redonda de la Junta de Comercio y Desarrollo.


El proceso de recuperación respecto a la crisis financiera sigue siendo desaparejo y se prevé que el mundo desarrollado, afectado por los riesgos de inflación, los elevados niveles de deuda y el desempleo, crecerá más lentamente que los países emergentes. Los peligros de una crisis de crecimiento inminente están amenazando con suceder a la crisis financiera y llevar a las economías a un estancamiento de estilo japonés. Sin embargo, el comercio parece haber completado su recuperación global, incluso después de las medidas proteccionistas moderadas que están aplicando algunos países. La agricultura se ubica en el centro del sistema comercial multilateral y es precursora del desarrollo. En los últimos años, los exportadores de productos agrícolas han visto la relación de intercambio inclinarse en su favor, pero el sector sigue estando sumamente distorsionado por las subvenciones y las altas crestas arancelarias.

Estas fueron algunas de las observaciones preliminares del Dr. Supachai Panitchpakdi, Secretario General de la UNCTAD, durante las deliberaciones de esta tarde del 58º período de sesiones de la Junta de Comercio y Desarrollo. También expresaron sus puntos de vista sobre el tema "Evolución del sistema comercial internacional y del comercio internacional desde una perspectiva de desarrollo" el Sr. Pascal Lamy, Director General de la Organización Mundial del Comercio, y el Sr. David Nabarro, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición.

La recuperación del comercio ha ido acompañada de nuevas tendencias en el sistema comercial internacional, dijo Supachai. Los acuerdos comerciales regionales están proliferando, lo que genera una mayor integración entre las economías, pero también plantea un riesgo a algunas economías pequeñas que corren el peligro de quedar marginadas en el proceso. Se sigue planteando el desafío de cómo canalizar la integración de los esfuerzos de regulación del comercio en los ámbitos nacional, regional e internacional en un sistema coherente.

Un requisito fundamental para lograr ese tipo de coherencia será la existencia de un marco sólido de comercio agrícola. Según Nabarro, para unos cincuenta países del mundo el crecimiento agrícola es la única clave de un crecimiento económico general sostenido. Sin embargo, la tarea de armonizar el sistema internacional de comercio agrícola debe encararse de manera integral, centrándose tanto en el fomento del crecimiento como en la reducción de la pobreza.

La integración de los mercados en general tiende a generar más eficiencia a escala mundial y a trasladar la producción agrícola a los ámbitos en los que se puede llevar a cabo en mejores condiciones, señaló Lamy. Sin embargo, se sigue debatiendo si los productos agrícolas deben someterse al mismo grado de competitividad en el marco de la libertad de mercado que los productos como las camisas, el calzado o los neumáticos. Los productores locales de bienes de subsistencia suelen ser incapaces de competir con los precios resultantes de las cadenas de producción mundiales. La clave está pues en la continua reforma del comercio agrícola para desmantelar las distorsiones. Esto permitiría que las señales del mercado llegaran a los productores y generasen incentivos para una producción vigorosa. Al mismo tiempo, se necesitarán redes de seguridad en todos los países para los agricultores y los consumidores por igual a fin de evitar las crisis alimentarias y limitar los efectos adversos o los costos de ajuste resultantes de la liberalización del comercio.

Los participantes en la mesa redonda concluyeron que esta amplia cuestión no podría enfrentarse con las medidas de autoabastecimiento o soberanía alimentaria de cada país o mediante la intervención externa. Afecta estructuralmente a los países y guarda relación con todas las políticas. El mal funcionamiento del comercio puede darse dentro de los países, entre países vecinos o a nivel internacional, y su reorganización requiere soluciones coordinadas que tengan en cuenta los intereses de todos los interlocutores. La conclusión con éxito de la Ronda de Doha sería un gran paso adelante, coincidieron los oradores.

El 58º período de sesiones de la Junta de Comercio y Desarrollo continuará hasta el 23 de septiembre.


 

 News

 
There are no items to show.

 

 Meetings and Events

 

 

 Document

 
There are no items to show.

Tab Control

Loading..

Espere, por favor ....