unctad.org | NewsArchive
22 de junio de 2011 - Los expertos son claros: la crisis no ha terminado

Luis Manuel Piantini Munnigh. Simposio público de la UNCTADLos expertos que intervinieron ante el Simposio público de la UNCTAD señalaron que no es el momento para medidas de austeridad ni recortes drásticos en los sistemas de protección social. Para los pobres, la recesión continúa y aún es necesario reformar el sistema financiero.


La mesa redonda que tuvo lugar el primero de los tres días del Simposio se dedicó al examen del tema titulado "Las reformas financieras y monetarias para el desarrollo sostenible: iniciativas mundiales y regionales".

El Secretario General de la UNCTAD, Sr. Supachai Panitchpakdi, no se anduvo con rodeos: "Una crisis debe servir para aprender la lección y cambiar la forma de hacer las cosas", declaró. "Esto no ha ocurrido. Necesitamos una nueva arquitectura para la cooperación internacional en las esferas del comercio y las finanzas. Necesitamos un sistema que realmente tenga en cuenta las necesidades de los países en desarrollo - no solo las de Wall Street, sino también las de los más desposeídos".

Luis Manuel Piantini Munnigh, Presidente de la Junta de Comercio y Desarrollo de la UNCTAD, dijo que el Simposio tenía lugar "en un momento de constantes réplicas de la crisis, en particular por los altos precios de los alimentos y la elevada tasa de desempleo", y advirtió de la posibilidad de una recesión doble.

Los expertos que tomaron la palabra dijeron repetidamente que hablar de una recuperación de la crisis de 2008-2009 no era exacto desde el punto de vista de los países en desarrollo. Emmanuel Gyekye Tanoh, Jefe de equipo de Third World Network-Africa, dijo que la crisis "en absoluto se ha acabado. El principal efecto es que la inversión productiva en los países en desarrollo se ha vuelto vulnerable. En muchos de los países menos adelantados, la base productiva está en peligro".

Según los oradores, las medidas de austeridad que los países, uno tras otro, están examinando y aplicando para lidiar con la deuda y con las consecuencias financieras de la recesión amenazan con ahogar una recuperación aún frágil, allí donde ya ha comenzado. En particular, los recortes drásticos del gasto público invariablemente reducen los programas sociales y de salud que son vitales para los pobres, y acentúan las ya crecientes disparidades de ingresos.

José Antonio Ocampo, Profesor de la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia (Nueva York) y ex-Ministro de Hacienda de Colombia, habló de un "panorama de austeridad", y añadió que "la coordinación de la respuesta mundial logró evitar una depresión. Lo que no ha evitado es la probabilidad de un crecimiento más lento y de un gran desequilibrio entre las economías desarrolladas y en desarrollo".

Heidemarie Wieczorek-Zeul, miembro del Parlamento de Alemania y ex-Ministra Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de ese país, dijo que se habían gastado unos 11,4 billones de dólares en salvar a los bancos, pero no se había hecho lo suficiente para reformar el funcionamiento del sistema financiero internacional. "La regulación es insuficiente y no uniforme", señaló la Sra. Wieczorek-Zeul.

Varios oradores apoyaron la propuesta de aplicar un pequeño impuesto a las transacciones financieras internacionales y utilizarlo para promover un desarrollo económico a largo plazo y bien planificado en los países pobres. Stephen Hale, Director de Incidencia Política en funciones de Oxfam International, dijo que ese impuesto "permitiría recaudar 18.000 millones de euros anuales solo con las transacciones en Alemania, España y Francia", y añadió que "las instituciones más pasivas cuando se estaba fraguando la crisis son las que ahora se están encargando de la recuperación".

Cyrille Pierre, Director Adjunto para Asuntos Económicos Mundiales y Estrategia de Desarrollo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, dijo que "técnicamente ya no estamos en recesión [...] si solo nos fijamos en las estadísticas. Sin embargo, aún persisten las causas, así como los desequilibrios macroeconómicos y los problemas con la regulación internacional".

Luiz Carlos Bresser-Pereira, profesor emérito de la Fundación Getúlio Vargas y ex Ministro de Hacienda del Brasil, señaló que a su juicio los desequilibrios y las crisis financieras en los países en desarrollo obedecen ante todo a una dependencia excesiva de la financiación exterior, lo que lleva, una y otra vez, a enormes déficits en cuenta corriente. En la práctica, el ahorro extranjero invertido en los países en desarrollo a menudo desplaza o sustituye el ahorro interno. Ello a su vez favorece la vulnerabilidad de la economía ante los cambios en los mercados mundiales y, a la postre, la repetición de las crisis.

Varios oradores recordaron que el tema de la reforma del sistema financiero internacional y de las medidas necesarias para mejorar el nivel de vida en los países en desarrollo se examinará directamente en la XIII conferencia cuatrienal de la UNCTAD, que se celebrará en Doha en 2012. El tema de esta conferencia será la globalización centrada en el desarrollo.

El simposio se clausurará el viernes.


Enlaces rápidos: Simposio público de la UNCTAD (22 a 24 de junio de 2011)

 

 News

 
There are no items to show.

 

 Meetings and Events

 

 

 Document

 
There are no items to show.

Tab Control

Loading..

Espere, por favor ....