COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
WIR - La Inversión Extranjera Directa en África cayó un 21% en 2017, según un informe de las Naciones Unidas

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las
06 junio 2018, 21:00 en Ginebra

UNCTAD/PRESS/PR/2018/018
Geneva, Suiza, (06 junio 2018)

​Según el Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2018 de la UNCTAD, los flujos de inversión extranjera directa (IED) hacia África se redujeron significativamente en 2017, hasta situarse en 42.000 millones de dólares de los Estados Unidos, lo que supone un descenso del 21% con respecto al año 2016.

Ante la debilidad de los precios del petróleo y el mantenimiento de los efectos macroeconómicos perjudiciales producidos por la caída de los precios de los productos básicos, se observó una contracción de los flujos hacia las principales economías africanas receptoras de inversiones.

“El inicio de la recuperación de los precios de los productos básicos y los avances en la cooperación interregional con la firma del acuerdo de la Zona de Libre Comercio Continental Africana podrían estimular un incremento de los flujos de IED hacia África en 2018, siempre y cuando las políticas mundiales sigan siendo propicias”, dijo el Director de la División de la Inversión y la Empresa de la UNCTAD, James Zhan.

Los flujos de IED hacia el norte de África decrecieron un 4%, con lo que se situaron en 13.000 millones de dólares de los Estados Unidos. Se redujeron las inversiones en Egipto, que, aun así, continuó siendo el principal país receptor de África. En Marruecos, la IED se incrementó un 23%, hasta alcanzar 2.700 millones de dólares, gracias en parte a importantes inversiones en el sector de la automoción.

Los persistentes efectos de la caída de los precios de los productos básicos afectaron a los flujos de IED hacia el África Subsahariana, que retrocedieron un 28%, situándose en 28.500 millones de dólares de los Estados Unidos. Los flujos de IED hacia África Central se redujeron un 22%, hasta una cifra de 5.700 millones de dólares. La IED hacia África Occidental decreció un 11%, quedando en 11.300 millones de dólares, a causa del estancamiento de la economía de Nigeria. La IED hacia este país cayó un 21%, de modo que descendió hasta los 3.500 millones de dólares.

África Oriental, la subregión africana de mayor crecimiento, recibió 7.600 millones de dólares en IED en 2017, es decir, un 3% menos que en 2016. Etiopía absorbió casi la mitad de esas inversiones, unos 3.600 millones de dólares (lo que representa un retroceso del 10% con respecto al año anterior), y actualmente es el segundo mayor receptor de IED de África. Kenya registró un incremento de la IED del 71%, el equivalente a 672 millones de dólares de los Estados Unidos, gracias a una fuerte demanda interna y a flujos de entrada de inversiones hacia los sectores de la tecnología de la información y las comunicaciones.

En África Meridional, la IED cayó un 66%, situándose en 3.800 millones de dólares. La IED en Sudáfrica retrocedió un 41%, con lo que quedó en 1.300 millones de dólares, debido al bajo rendimiento del sector de los productos básicos y a la incertidumbre política. El saldo de la IED en Angola volvió a ser negativo (pasó de 4.100 millones de dólares en 2016 a -2.300 millones de dólares en 2017), debido en parte a transferencias al exterior en forma de préstamos intraempresariales desde filiales extranjeras radicadas en el país. En cambio, la IED aumentó en Zambia, gracias en parte al aumento de las inversiones en cobre.

Las empresas multinacionales de economías desarrolladas (como los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia) siguen siendo los principales inversores en África. Al mismo tiempo, economías en desarrollo como China y Sudáfrica, seguidas de Singapur, la India y Hong Kong (China), figuran entre las diez principales inversoras en África.

Los flujos de salida de IED de África crecieron un 8%, hasta alcanzar 12.100 millones de dólares, lo que refleja un significativo aumento de la inversión directa realizada en el exterior por empresas sudafricanas (del 64%, con lo que ascendió a 7.400 millones de dólares) y marroquíes (del 66%, hasta situarse en 960 millones de dólares). En cambio, el volumen de las salidas de IED de empresas nigerianas se mantuvo sin variación, en torno a 1.300 millones de dólares, y la inversión se dirigió casi exclusivamente a otros países de África.

Se prevé que los flujos de entrada de IED en África se incrementen alrededor de un 20% en 2018, hasta alcanzar los 50.000 millones de dólares de los Estados Unidos. Esta proyección se basa en las expectativas de que continúe la modesta recuperación de los precios de los productos básicos y se fortalezca la cooperación económica interregional. No obstante, dada la dependencia de África de los productos básicos, la evolución de la IED seguirá siendo cíclica.


Figura 1 - Flujos de IED hacia África, por subregiones, 2010-2017
(En miles de millones de dólares)
 
PR18018_f1_en.JPG

Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2018.

Figura 1 - Flujos de IED hacia África, por subregiones, 2010-2017
(En miles de millones de dólares)

Figure 2: - Economías que más invirtieron en África en 2011 y 2016
(En miles de millones de dólares)
  
PR18018_f2_en.JPG

Fuente: UNCTAD, World Investment Report 2018.
Nota: Cifras basadas en datos sobre el volumen de IED de los países asociados


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press
Loading..

Please wait....