COMUNICADO DE PRENSA
Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
La competencia mundial por las inversiones provoca un brusco aumento de la cantidad de zonas económicas especiales, concluye un Informe de las Naciones Unidas
En los últimos cinco años se han creado más de 1.000 de estas zonas, y al menos otras 500 están en la etapa de proyecto

EMBARGO
El contenido del presente comunicado de prensa y del informe conexo no podrá ser citado ni resumido por la prensa, radio o televisión o por medios electrónicos antes de las
12 junio 2019, 19:00 en Ginebra

UNCTAD/PRESS/PR/2019/014
Ginebra, Suiza, (12 junio 2019)

Según el Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2019 de la UNCTAD, la nueva ola de políticas industriales y el aumento de la competencia por las inversiones internacionales han provocado el auge de las zonas económicas especiales.

Estas han llegado a ser casi 5.400 en el mundo, en comparación con 4.000 hace cinco años, mientras que otras 500 zonas están en la etapa de proyecto.

Las zonas industriales, que ofrecen incentivos fiscales y normas más flexibles para atraer la inversión extranjera directa (IED), son habituales en la mayoría de las economías en desarrollo y muchas economías desarrolladas. Más de 145 economías cuentan hoy con este tipo de zonas.

“Hay numerosos ejemplos de zonas económicas especiales que han sido clave para transformar las economías, facilitar una mayor participación en las cadenas de valor mundiales y acelerar la modernización industrial” dijo el Secretario General de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi.

“Sin embargo, por cada caso ejemplar hay muchas que no atraen a los inversores esperados, y algunas acaban siendo fracasos muy costosos” añadió el Dr. Kituyi.

Las zonas económicas especiales se están transformando, a medida que dejan de centrase exclusivamente en la manufactura para atraer más inversiones, atendiendo a los cambios en la economía mundial.

Algunas se concentran en los nuevos sectores de actividad, como la alta tecnología, los servicios financieros o el turismo. Otras apuntan al desempeño ambiental, la comercialización de la ciencia, el desarrollo regional o la regeneración urbana.

La cooperación internacional en el establecimiento de zonas es cada vez más habitual, señala el informe. Muchas zonas se están construyendo en el marco de asociaciones bilaterales.

Surgimiento de zonas de desarrollo regional

Las zonas de desarrollo regional y zonas transfronterizas, que unen dos o tres países, también se están volviendo componentes habituales de la cooperación económica regional. Entre los ejemplos, cabe mencionar la nueva zona transfronteriza de Burkina Faso, Côte d’Ivoire y Malí en el triángulo Sikasso-Korhogo-Bobo Dioulasso (SKBo).

El informe observa que solo unos pocos países evalúan periódicamente el desempeño y los efectos económicos de sus zonas económicas especiales y propone, en consecuencia, un estado de resultados de las zonas en términos de desarrollo sostenible, para orientar a las autoridades en la concepción de un sistema integral de seguimiento y evaluación.

El informe insiste en la necesidad de la sostenibilidad financiera y fiscal de las zonas, ya que su impacto global en el crecimiento económico puede tardar en concretarse.

Los altos costos iniciales debidos a las especificaciones excesivas, las subvenciones para los ocupantes de la zona y el pasaje de las empresas preexistentes al régimen de las zonas son los mayores riesgos en lo que a viabilidad fiscal respecta.

El informe enumera lecciones aprendidas acerca de la concepción, la operación y la gobernanza de las zonas, con el objeto de reducir al mínimo los riesgos y aprovechar al máximo el impacto en el desarrollo.

El informe también destaca nuevos retos para las zonas económicas especiales, que deberán:

  • Contribuir al desempeño ambiental, social y en términos de gobernanza de la base industrial de los países. Ello puede lograrse mediante servicios (de inspección, salud, gestión de los residuos y energías renovables) que pueden prestarse con mayor facilidad y a menor costo en la superficie limitada de las zonas.
  • Adaptarse a la economía digital, mejorando el acceso a recursos humanos cualificados, altos niveles de conectividad de los datos y proveedores de los servicios tecnológicos pertinentes. Las zonas también pueden tener nuevas oportunidades de atraer empresas digitales.
  • Desarrollarse en el difícil entorno de políticas comerciales y de inversión actual, caracterizado por un aumento del proteccionismo y cambios de las preferencias comerciales. Es probable que la cooperación internacional será cada vez más importante en el establecimiento de las zonas.

Por último, el informe señala que la Agenda 2030 para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) representa una oportunidad para el desarrollo de zonas modelo vinculadas con esos Objetivos.

Estas zonas deberían procurar atraer inversión en actividades relevantes para los ODS, adoptar las normas ambientales, sociales y de gobernanza más exigentes, y promover un crecimiento inclusivo mediante vínculos empresariales y beneficios indirectos.


Gráfico 1 - Tendencias históricas de las zonas económicas especiales

(Número de países y zonas)

PR19014f1_sp.jpg
Fuente: Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2019.

Gráfico 2 - Economías con la mayor cantidad de zonas económicas especiales, 2019

(Número de zonas)

PR19014f2_sp.jpg
Fuente: Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2019.


Para obtener más información, póngase en contacto con:
Unidad de Comunicaciones e Información de la UNCTAD
T: +41 22 917 5828
T: +41 79 502 43 11
E: unctadpress@unctad.org
Web: unctad.org/press
Loading..

Please wait....