MACHINE NAME = WEB 2

La inversión extranjera en América Latina y el Caribe aumentó un 51% en 2022

05 julio 2023

La mayoría de las economías vieron repuntar los flujos de entrada, y sólo unas pocas experimentaron descensos.

© Shutterstock/abriendomundo | Un trabajador limpia los paneles de una central de energía solar en el desierto chileno de Atacama.

El Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2023 de la UNCTAD, publicado el 5 de julio, muestra que los flujos de inversión extranjera directa (IED) hacia América Latina y el Caribe aumentaron un 51% hasta alcanzar los 208.000 millones de dólares en 2022, sostenidos por una mayor demanda de productos básicos y minerales esenciales.

En Sudamérica, los flujos hacia Brasil aumentaron un 70%, hasta 86.000 millones de dólares -el segundo nivel más alto jamás registrado-, debido a la duplicación de los beneficios reinvertidos.

El número de operaciones internacionales de financiación de proyectos aumentó un 29%, hasta 138, lo que sitúa al país en el quinto puesto mundial. La IED se duplicó con creces en Argentina (15.000 millones de dólares), se duplicó en Perú (12.000 millones de dólares) y aumentó un 82% en Colombia (17.000 millones de dólares).

Los flujos hacia México, el segundo mayor receptor de América Latina, aumentaron un 12%, hasta 35.000 millones de dólares, con un incremento de las nuevas inversiones de capital y de los beneficios reinvertidos. El valor de las fusiones y adquisiciones transfronterizas netas se catapultó hasta los 8.200 millones de dólares (frente a los menos de 1.000 millones de 2021).

En el Caribe (excluidos los centros financieros), la IED aumentó un 53%, hasta 3.900 millones de dólares, impulsada principalmente por el crecimiento de las entradas en la República Dominicana, hasta 4.000 millones de dólares.
 


Las agrupaciones económicas regionales atraen flujos de inversión

En los últimos cinco años, las agrupaciones económicas regionales atrajeron flujos de IED en consonancia con la tendencia general de América Latina y el Caribe.

Los flujos aumentaron hacia los Estados miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (34%, hasta 195.000 millones de dólares), el Mercado Común del Sur (35%, hasta 105.000 millones de dólares) y los Estados miembros de la Comunidad del Caribe (el doble, hasta 6.500 millones de dólares).

La IED descendió un 11% hacia los Estados miembros del Sistema de la Integración Centroamericana, hasta 13.000 millones de dólares.

En 2022, la proporción de anuncios de proyectos en nuevas instalaciones intrarregionales siguió siendo relativamente pequeña, 11% de todos los proyectos de la región (8% en términos de valor), pero aún superior a la de 2017, cuando fue del 8% del total (6% en valor).

Las empresas multinacionales (EMN) de América Latina y el Caribe tenían el 62% del valor de sus proyectos de inversión en nuevas plantas en la región.

Las fusiones y adquisiciones transfronterizas aumentaron un 80%, hasta alcanzar los 15.000 millones de dólares. El sector manufacturero registró el mayor aumento de las ventas netas, sobre todo en alimentación, bebidas y tabaco, productos químicos, papel y productos de papel.

Sin embargo, el sector servicios continuó siendo el más importante, con ventas netas por valor de 9.600 millones de dólares, principalmente en información y comunicación. 

El valor de las inversiones anunciadas en nuevas instalaciones aumentó un 57%, destinándose la mayoría de los compromisos a las industrias extractivas y automovilísticas.

El número de operaciones anunciadas de financiación de proyectos internacionales descendió un 18%, principalmente en los sectores de la minería, las infraestructuras de transporte, el petróleo y el gas.

Estados Unidos, España y los Países Bajos mantuvieron su sitial como los mayores inversores en la región en 2021.