MACHINE NAME = WEB 2

Tayikistán: Desbloqueando la inversión para el desarrollo sostenible

09 marzo 2023

Un nuevo análisis de la UNCTAD explora formas de liberar el potencial económico de esta nación sin litoral mediante un entorno más propicio para la inversión y los negocios.

© PNUD Tayikistán | Una fábrica de procesamiento de frutas en la ciudad de Isfara, en el norte de Tayikistán.

Situado entre montañas imponentes y un desierto extenso, Tayikistán formó parte en el pasado de la histórica Ruta de la Seda, una importante red de rutas comerciales euroasiáticas que se remontan a siglos atrás.

A día de hoy, la búsqueda de mayores oportunidades comerciales y de inversión sigue siendo una prioridad para la economía centro asiática.

Su estrategia nacional para el periodo 2016-2030 exige 118.000 millones de dólares para acelerar el desarrollo sostenible, de los cuales el 46 % (unos 55.000 millones) procederá del sector privado.

Para lograrlo, se ha destacado la necesidad de potenciar el crecimiento impulsado por el sector privado y atraer la inversión extranjera.

En los últimos años, en particular desde que recibió el análisis de la política de inversión (API) de la UNCTAD en 2016, Tayikistán ha adoptado diversas medidas políticas, como una nueva ley de inversiones y un nuevo sistema tributario, para convertirse en un país más favorable para la inversión y los negocios.

A petición de Tayikistán, en 2021 la UNCTAD comenzó a evaluar los avances del país en la aplicación de las recomendaciones del API.

Los resultados de la evaluación están disponibles en un informe reciente, que también detalla acciones adicionales -basadas en el marco de políticas de inversión para el desarrollo sostenible de la UNCTAD- para hacer realidad el potencial de inversión y emprendimiento de Tayikistán.

Loading...

Flujos de inversión

El informe muestra que los flujos de la inversión extranjera directa (IED) se han mantenido como una fuente constante de financiación para Tayikistán, con un promedio del 4,1 % de su PIB entre 2016 y 2020.

A pesar de una disminución inducida por la COVID-19 en 2020, la IED se recuperó a niveles cercanos a los previos a la pandemia, alcanzando los $340 millones en 2021.

Sin embargo, según varios indicadores de IED, Tayikistán aún tiene margen para alcanzar a los países con características similares en la región.

Las entradas de IED del país, por ejemplo, que se situaron en $3,200 millones en 2021, fueron las más bajas entre los países de la Comunidad de Estados Independientes.

Si se examina la distribución sectorial, la minería y la extracción han reforzado su posición como los sectores más atractivos en la última década, cuya participación en los flujos totales de IED de Tayikistán promedió el 57 % entre 2017 y 2021.

"Esto viene acompañado de algunos desafíos, dado el impacto del sector en el medio ambiente", señala el informe, ya que Tayikistán es propenso a riesgos climáticos como sequías, inundaciones y estrés térmico debido a su terreno montañoso.

También señala la disminución de la IED en sectores como la manufactura, la construcción, las telecomunicaciones y la agricultura, y advierte de que estas tendencias pueden debilitar la capacidad del país para gestionar las materias primas nacionales y crear cadenas de valor de alta calidad.

Loading...

Necesidad de reforzar la legislación

El informe describe las medidas clave necesarias para seguir reforzando la formulación de políticas y las instituciones de inversión en Tayikistán.

Señala que la ley de inversión del país aún carece de disposiciones clave, como aclaraciones sobre las restricciones a la entrada de inversores extranjeros y los contratos de inversión siguen siendo un instrumento clave, lo que lleva a una multiplicación de regímenes de incentivos.

Para ello, pide a las autoridades que eliminen progresivamente dichos contratos y centren los incentivos a la inversión en sectores prioritarios, dentro de un marco legislativo común que permita evaluar mejor el impacto y los beneficios.

También recomienda modificaciones relacionadas con la facilitación de las devoluciones del impuesto sobre el valor añadido (IVA), la racionalización de los tipos del impuesto de sociedades en el código tributario (IS), así como la mejora de los mecanismos para evitar la doble imposición de las empresas no residentes.

Cómo potenciar la promoción de la inversión

En cuanto a los esfuerzos para promover la inversión, el informe señala que el enfoque de Tayikistán "sigue siendo de naturaleza tradicional", ya que continúa basándose en la comercialización y promoción a través de ferias y exposiciones comerciales.

Insta al país a formular una estrategia para maximizar, a largo plazo, las sinergias de promoción de la inversión entre las entidades gubernamentales que tienen mandatos sectoriales en comercio, agricultura, asuntos exteriores y otras áreas.

También recomienda modernizar el trabajo de TajInvest, la agencia nacional encargada de la promoción de las inversiones.

"En la práctica, las actividades de TajInvest deberían organizarse en torno a cuatro funciones clave: creación de imagen, orientación, facilitación y asistencia posterior", dice el informe.

"La estrategia de comunicación de TajInvest debería incluir también el desarrollo de sitios web y otros materiales en idiomas de uso generalizado, incluido, en particular, el inglés", añade.

Fomento de la capacidad de absorción

El informe también insta a redoblar los esfuerzos para desarrollar las capacidades de absorción, es decir, la habilidad de las empresas para asimilar y aplicar conocimientos externos para mejorar su negocio.

Tayikistán puede cultivar estas capacidades fomentando un mayor espíritu empresarial, el desarrollo de los recursos humanos, la innovación y las conexiones comerciales entre empresas locales y extranjeras. De este modo, el país obtendrá mayores beneficios de la IED y, a su vez, aumentará su atracción de inversión.

"Esto requerirá decisiones estratégicas, cambios legislativos y regulatorios, en particular en cuanto a la residencia y el permiso de trabajo de los extranjeros y la re-examinación del sistema de cuotas actual", dice el informe.

Evaluaciones objetivas, recomendaciones prácticas

Desde 1999, 56 economías se han beneficiado del programa de análisis de la política de inversión de la UNCTAD.

El programa propone recomendaciones orientadas a la acción y adaptadas a cada caso, destinadas a mejorar el clima de inversión de un país, en consonancia con el desarrollo sostenible y los objetivos nacionales de desarrollo.

Proporciona evaluaciones objetivas del marco jurídico, normativo e institucional de un país para impulsar la inversión y maximizar sus beneficios.

Los ámbitos de evaluación suelen incluir la entrada y el establecimiento de IED, el tratamiento y la protección de las inversiones, la fiscalidad, el trabajo, la competitividad, el medio ambiente, la gobernanza y las regulaciones sectoriales.