Ayudar a las comerciantes transfronterizas a superar la crisis causada por COVID-19

09 marzo 2021
News

© Richard

La UNCTAD ha dotado a las mujeres comerciantes de las zonas fronterizas de Malawi, Tanzania y Zambia de la información y los conocimientos empresariales necesarios para sobrevivir y recuperarse de la crisis.

Charity Chimphamba, una pequeña comerciante de Malawi, tenía un negocio próspero antes de que iniciara la pandemia del COVID-19.

Cruzaba regularmente la frontera entre Malawi y Tanzania para importar ropa, zapatos, mantas, bolsos y utensilios de cocina, y los vendía en su tienda de Koronga, a 45 kilómetros de distancia.

Pero la pandemia la obligó a dejar de cruzar la frontera. "Debido al miedo al COVID-19, decidí empezar a utilizar empresas de importación para que me trajeran los productos", dijo la Sra. Chimphamba.

Las restricciones de movimiento inducidas por la pandemia y los nuevos certificados de COVID-19, que cuestan 50 dólares y son válidos durante 72 horas, también supusieron un reto.

Su negocio sufrió un fuerte golpe.

A raíz del COVID-19, los ingresos de Chimphamba se redujeron en un 60%, principalmente debido al aumento de los costes de la compra de mercancías a través de las empresas de transporte y de su abastecimiento local.

Además, sus ventas cayeron porque algunos clientes temían que los productos importados estuvieran infectados por el COVID-19, y muchos ya no podían pagar sus productos.

Para hacer frente a la pérdida de ingresos, la Sra. Chimphamba comenzó a cultivar alimentos para su familia y recurrió a sus ahorros para cubrir otras necesidades.

Mitigar el impacto de la pandemia

Charity Chimphamba in her store

Charity Chimphamba en su tienda de Koronga, Malawi.

 

La Sra. Chimphamba fue uno de los 131 comerciantes transfronterizos a pequeña escala, 120 de ellos mujeres, que asistieron a los talleres de formación de la UNCTAD celebrados en ciudades fronterizas de Malawi, Tanzania y Zambia en febrero.

Organizados en el marco de un proyecto interinstitucional, dotaron a los comerciantes de información sobre las normas comerciales y los procedimientos aduaneros para ayudarles a desenvolverse en medio de la pandemia.

El proyecto pretende reforzar la resistencia de las micro, pequeñas y medianas empresas de los países en desarrollo y las economías en transición, mejorando su capacidad para mitigar los impactos económicos y sociales de la pandemia.

Cada taller incluyó una sesión sobre las medidas aplicadas para contener el COVID-19 durante el comercio transfronterizo, facilitada por un funcionario sanitario de la frontera.

Las sesiones ayudaron a los comerciantes a comprender las medidas sanitarias exigidas por sus propios países y por aquellos de los que se abastecen de sus productos.

"A falta de otras actividades de formación sobre el COVID-19 en nuestro país, nuestros talleres representan a menudo la primera oportunidad para que los comerciantes conozcan las medidas preventivas y los procedimientos sanitarios", dijo Benedict Lema, formador de la UNCTAD en Tanzania.

La UNCTAD puso a prueba los talleres hace un año, mejorando enormemente la concienciación de los comerciantes transfronterizos sobre los procedimientos comerciales formales.

"Muchos de los comerciantes que asistieron a los talleres conocen ahora los procedimientos que deben seguir antes de cruzar la frontera", dijo Precious Nachona, funcionaria de la oficina de información comercial de Nakonde (Zambia). "Esto les ayudará a pasar del comercio transfronterizo informal al formal".

¿Por qué es crucial entender los procedimientos fronterizos?

Los talleres fronterizos de la UNCTAD combinan un día de formación sobre las normas comerciales y los derechos y obligaciones de los comerciantes con cinco días de trabajo centrados en la creación de capacidades empresariales basadas en la metodología Empretec.

Empretec es el programa insignia de la UNCTAD para el desarrollo de capacidades, diseñado para liberar el potencial empresarial personal.

Durante los talleres, las presentaciones sobre las normas comerciales transfronterizas y los derechos y obligaciones de los comerciantes abrieron los ojos a muchas mujeres comerciantes que han optado por las vías de cruce informales.

Estas vías pueden exponerlas a riesgos sanitarios, violencia, acoso, sobornos, multas elevadas y confiscación de sus mercancías si son sorprendidas por las autoridades fronterizas.

"Hemos contabilizado más de 200 puntos de entrada no autorizados a lo largo de nuestra frontera, utilizados por los comerciantes para eludir los cruces oficiales", afirma Ernest Daudi, funcionario de inmigración en Tunduma (Tanzania).

La formación sobre los procedimientos fronterizos, los regímenes comerciales simplificados y las normas de origen ayuda a los comerciantes informales a considerar el comercio a través de los pasos oficiales como una opción viable, disipando su preocupación por el trato con las autoridades fronterizas.

"La formación me ha quitado el miedo a cruzar la frontera por los cruces oficiales. Conocer mis derechos como comerciante me ayudará a impulsar mi negocio y a formalizarlo", dijo Tiyanjane Malunga, otro comerciante de Malawi.

COVID-19 ha puesto a prueba las habilidades empresariales

La primera oleada de la pandemia y los cierres fronterizos relacionados con ella paralizaron el comercio transfronterizo. Los comerciantes reorientaron los fondos de sus negocios para cubrir las necesidades familiares.

Ahora muchos de ellos carecen de efectivo para almacenar mercancías y buscan otras oportunidades de negocio con menor capital inicial.

"La mayoría redujo sus gastos y algunos cerraron por completo sus negocios tras utilizar todo el capital para cubrir las necesidades familiares", dijo la Sra. Chimphamba.

Los talleres de la UNCTAD reforzaron la capacidad empresarial de los comerciantes, ayudándoles a identificar y aprovechar las oportunidades de crecimiento en el duro entorno empresarial creado por la pandemia.

Tras la formación, la Sra. Chimphamba ha puesto sus miras más altas. "En el futuro, me gustaría hacer pedidos en línea a proveedores tanzanos y diversificar mi acto comercial”.

La UNCTAD se ha comprometido a ayudar a los comerciantes a sobrevivir a la pandemia y a capacitarlos para hacer realidad sus sueños. "Los pequeños comerciantes transfronterizos necesitan apoyo ahora más que nunca", dijo Simonetta Zarrilli, quien dirige el programa de la UNCTAD sobre comercio y género.

“COVID-19-related measures and restrictions pose a challenge, but the traders have proven their endurance, overcoming odds to ensure the wellbeing of their families,” she said.

Ms. Zarrilli said more support can propel the traders into vibrant micro-entrepreneurial activities with significant potential to help alleviate poverty, contribute to food security and drive a stronger recovery from the pandemic.

“Las medidas y restricciones relacionadas con la pandemia de COVID-19 plantean un desafío, pero los comerciantes han demostrado su resistencia, superando las dificultades para garantizar el bienestar de sus familias”.

La Sra. Zarrilli dijo que un mayor apoyo puede impulsar a los comerciantes a realizar actividades microempresariales vibrantes con un potencial significativo para ayudar a aliviar la pobreza, contribuir a la seguridad alimentaria e impulsar una recuperación más sólida de la pandemia.