MACHINE NAME = WEB 1

El índice de crecimiento inclusivo de la UNCTAD subraya la necesidad de ir más allá del PIB

17 noviembre 2023

Esta herramienta ayuda a los países a saber quién se beneficia del crecimiento económico, si es sostenible desde el punto de vista medioambiental y otros indicadores de progreso.

© Shutterstock/hilmanfajar | Una mujer clasifica residuos en Balikpapan, Indonesia.

Nuevos datos de la UNCTAD publicados el 16 de noviembre ponen de relieve las limitaciones del Producto Interior Bruto (PIB) como métrica global del progreso, subrayando que una mayor producción económica no equivale a un crecimiento más inclusivo y sostenible.

Lanzado en junio de 2022, el Índice de Crecimiento Inclusivo del organismo de comercio y desarrollo de la ONU mide no sólo las métricas económicas tradicionales como el PIB, sino también indicadores de condiciones de vida, igualdad y sostenibilidad medioambiental.

Se amplió en 2023 para incluir grandes economías como China e India y ahora abarca 129 países que representan el 93% de la población mundial y el 96% del PIB mundial.

La última edición muestra que, aunque siguen existiendo disparidades significativas -la puntuación media global de las economías desarrolladas en materia de crecimiento integrador es casi el doble que la de las economías en desarrollo-, algunas diferencias se están reduciendo.

Por ejemplo, en la categoría medioambiental, las economías desarrolladas obtienen una puntuación media de 42,5 sobre 100, frente al 31,3 de los países en desarrollo, un contraste menos marcado que en la categoría económica, donde las puntuaciones son de 41,7 y 14,7, respectivamente.

Los resultados se hacen eco del llamamiento del Secretario General de la ONU, António Guterres, para ir más allá del PIB.

"El PIB es una medida sólida de la actividad económica, pero no mide necesariamente lo que más cuenta para las personas y el planeta hoy y en el futuro", afirma Anu Peltola, que dirige la unidad de estadística de la UNCTAD.

Es igualmente importante medir quién se beneficia del crecimiento económico, si mejora las condiciones de vida de las personas y cómo afecta al medio ambiente.

Valores atípicos entre los países en desarrollo

Economías desarrolladas como Luxemburgo, Suiza e Irlanda siguen liderando el índice general. Singapur y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) son las únicas economías en desarrollo entre las 30 primeras.

Pero un examen más detallado revela unos buenos resultados de las economías en desarrollo en diferentes pilares.

Singapur, por ejemplo, obtiene una puntuación de 90,4 en condiciones de vida, superando a muchas naciones desarrolladas. Del mismo modo, Argentina, Brasil, Chile, China, Costa Rica, Malasia, Tailandia, Türkiye, los EAU y Uruguay puntúan por encima de 70, más cerca de la media de los países desarrollados de 85,3 que de la media de los países en desarrollo de 43,8.

En términos de igualdad, China (78,7), México (77), Argentina (76,8) y Namibia (75,3) igualan la media del mundo desarrollado (77,2), superando ampliamente el 45,2 del mundo en desarrollo.

Variaciones entre las economías desarrolladas

"Si ahondamos bajo la superficie, el índice también revela muchas variaciones entre las economías desarrolladas", afirma la Sra. Anu Peltola.

Las puntuaciones van de 100 a 11,6 en la categoría económica, de 100 a 55,8 para las condiciones de vida y de 100 a 56,3 en términos de igualdad.

Pero la mayor variación se observa en la sostenibilidad medioambiental, donde las puntuaciones oscilan entre 100 (Luxemburgo) y 4.

Retos de la gestión de residuos

El índice pone de relieve el acuciante reto de romper el vínculo entre el crecimiento económico y el uso de los recursos naturales y los residuos, ya que las economías desarrolladas producen aproximadamente el doble de residuos per cápita que las economías en desarrollo.

Luxemburgo, por ejemplo, puntero en el pilar económico, produce unos 800 kilogramos de residuos por persona al año, lo que equivale a más de 2 kilogramos diarios.

En el otro extremo del espectro, las estimaciones muestran que los habitantes de Lesoto generan sólo 37 kilogramos per cápita al año. En general, los países menos desarrollados y los pequeños Estados insulares en desarrollo presentan las tasas más bajas de residuos per cápita.

Aunque un mayor rendimiento económico y una población más densa suelen generar más residuos, países como Japón y Corea del Sur demuestran que es posible una gestión eficaz.

Una herramienta vital para las políticas futuras

A medida que el mundo se enfrenta a retos acuciantes relacionados con el cambio climático y el aumento de las disparidades socioeconómicas, el índice proporciona datos esenciales para que los responsables políticos identifiquen las áreas de mejora y elaboren soluciones más eficaces.

Se espera que la necesidad de un enfoque más global para evaluar el desarrollo sea un tema clave en la Cumbre del Futuro de 2024.