MACHINE NAME = WEB 1

Transición energética: Trazar un rumbo justo para las flotas pesqueras

30 enero 2024

La industria pesquera, dependiente de los combustibles fósiles y vulnerable al cambio climático, necesita cambiar a energías alternativas, pero de forma justa para los países y comunidades vulnerables.

© Shutterstock/Neophuket

Las flotas pesqueras mundiales, impulsadas principalmente por combustibles fósiles como el gasóleo marino, emiten entre el 0,1% y el 0,5% de las emisiones mundiales de carbono, o hasta 159 millones de toneladas anuales, según los últimos datos disponibles.

El sector pesquero, crucial para la subsistencia de más de 40 millones de personas en todo el mundo, se enfrenta a amenazas cada vez mayores derivadas del cambio climático. Entre ellas, la subida del nivel del mar y el calentamiento de las aguas, que ponen en peligro los puertos pesqueros y agotan las poblaciones de peces. Los riesgos son especialmente altos para los países en desarrollo, donde predomina la pesca artesanal y a pequeña escala. 

Sin embargo, la industria pesquera carece de objetivos y directrices globales para la descarbonización y para transición a energías más limpias, según destaca un nuevo informe de la UNCTAD.

El informe abarca una serie de operaciones pesqueras motorizadas, desde la captura hasta el desembarque, y la infraestructura portuaria. En el informe se evalúan las oportunidades y los retos que plantea la adopción incremental de combustibles y motores alternativos, haciendo hincapié en la necesidad de garantizar una transición energética "justa" que no afecte de forma desproporcionada a los países o comunidades pesqueras vulnerables.

"La transición energética de las flotas pesqueras presenta un problema mundial crítico y urgente a medida que las naciones, y en particular los países en desarrollo, se comprometen con los objetivos de cero emisiones netas y la acción climática", afirma David Vivas Eugui, jefe de la sección de océanos y economía circular de la UNCTAD.

Necesidad de normativas más específicas y sólidas

Regina Asariotis, jefa de la sección de política y legislación de transportes de la UNCTAD, subraya la urgente necesidad de una normativa más específica y sólida para las flotas pesqueras en materia de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

"Las medidas y normas de eficiencia energética adoptadas por la Organización Marítima Internacional para el transporte marítimo mundial sólo son de aplicación limitada a los buques pesqueros, debido sobre todo a su tamaño y pautas de funcionamiento", afirma Asariotis.

Por ejemplo, están exentos los buques que no alcanzan determinados umbrales de tonelaje o que operan exclusivamente dentro de la jurisdicción de un Estado de abanderamiento. En la actualidad, los buques pesqueros también están excluidos de las obligaciones de notificación y de las medidas de mercado para la reducción de GEI adoptadas en el ámbito de la Unión Europea, salvo la imposición de los productos energéticos utilizados para propulsar todos los buques.

El informe de la UNCTAD también concluye que, en el contexto de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) en el marco del Acuerdo de París -donde los países esbozan sus compromisos para reducir las emisiones y adaptarse al cambio climático-, la mayoría de los diez principales exportadores de alimentos acuáticos muestran compromisos limitados con respecto a la mitigación del cambio climático o a la adaptación en los sectores relacionados con la pesca.

Combustibles alternativos: Oportunidades y retos

El informe evalúa varios combustibles alternativos para buques pesqueros en diferentes fases de madurez, subrayando la necesidad de más investigación y desarrollo (I+D) para su integración con éxito.

Entre las opciones, los biocombustibles ecológicos, fabricados a partir de materias primas no alimentarias, algas o residuos de pescado, destacan como la opción más madura y de más fácil acceso.

El informe reconoce que el hidrógeno y el amoníaco verdes son prometedores, pero afirma que ambos requieren más I+D para resolver problemas relacionados con la seguridad, la escalabilidad, la rentabilidad, la capacidad de almacenamiento de buques y puertos y la infraestructura de suministro.

En cuanto al metanol verde y al gas natural licuado, afirma que ambos plantean retos en términos de adaptación y seguridad, con un potencial limitado para descarbonizar completamente las flotas.

La UNCTAD también esboza otras formas de reducir las emisiones de GEI de los buques pesqueros, como los motores eléctricos e híbridos, las tecnologías de propulsión eólica y las tecnologías digitales para mejorar la eficiencia energética.

Una transición justa requiere un enfoque equilibrado y gradual

El informe subraya la necesidad de un planteamiento equilibrado y gradual, que exija la adopción gradual de una combinación de energías sostenibles para mitigar los efectos sobre la pesca artesanal y las comunidades pesqueras marginadas.

En los frentes económico y tecnológico, la UNCTAD aboga por un sistema armonizado a escala mundial de recopilación de datos, adaptado a la pesca artesanal y a pequeña escala, para supervisar y notificar las emisiones de GEI de las flotas pesqueras.

También anima a explorar opciones de combustibles sostenibles a partir de prácticas de economía circular, como la conversión de residuos pesqueros y algas marinas en biocombustible o biogás para los buques pesqueros y la ampliación de su infraestructura de suministro.

Desde el punto de vista del comercio, la cadena de valor y las infraestructuras, el informe insta a la eliminación progresiva y, en última instancia, a la prohibición de las subvenciones al sector pesquero basadas en los combustibles fósiles.

También son cruciales medidas efectivas de adaptación al cambio climático, creación de resiliencia y reducción del riesgo de catástrofes para las infraestructuras portuarias, así como la mejora del acceso a una financiación asequible para los países en desarrollo.

En cuanto a las consideraciones medioambientales, el informe pide a los países que introduzcan compromisos de descarbonización de la flota pesquera en las NDC para alinear los esfuerzos de mitigación y adaptación, afirmando que la descarbonización no puede disociarse de la sostenibilidad de las poblaciones de peces.

Por último, abordando los factores sociales, pide que se dé prioridad al bienestar, los medios de subsistencia y los derechos de los pescadores en la transición energética y se mejoren las normas de seguridad.