MACHINE NAME = WEB 2

Cómo la COVID-19 desencadenó el punto de inflexión digital y del comercio electrónico

15 marzo 2021

En los próximos años, recordaremos 2020 como el momento que lo cambió todo. En ningún otro lugar se ha producido un crecimiento sin precedentes e imprevisto como en los sectores digital y del comercio electrónico, que han experimentado un auge en medio de la crisis COVID-19.

© Andrey Popov

En medio de la desaceleración de la actividad económica, la COVID-19 ha provocado un aumento del comercio electrónico y una aceleración de la transformación digital.

A medida que los cierres se convirtieron en la nueva normalidad, las empresas y los consumidores se "digitalizaron" cada vez más, proporcionando y comprando más bienes y servicios en línea, aumentando la participación del comercio electrónico en el comercio minorista mundial del 14% en 2019 a alrededor del 17% en 2020.

Estas y otras conclusiones se exponen en un nuevo informe, COVID-19 and E-Commerce: A Global Review, elaborado por la UNCTAD y los socios de la iniciativa eTrade for all, en el que hacen reflexión sobre las poderosas transformaciones mundiales y regionales de la industria registradas a lo largo de 2020.

En un acto de presentación del informe, el Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Volkan Bozkir, afirmó que es probable que la tendencia hacia el comercio electrónico continúe durante la recuperación de la COVID-19.

"Tenemos que reconocer los retos y tomar medidas para apoyar a los gobiernos y a los ciudadanos mientras siguen adoptando nuevas formas de trabajar", afirmó.

Por su parte, la Secretaria General adjunta de la UNCTAD, Isabelle Durant, afirmó: "Las empresas y los consumidores que han sido capaces de 'digitalizarse' han contribuido a mitigar la recesión económica causada por la pandemia".

"Pero también han acelerado una transición digital que tendrá repercusiones duraderas en nuestras sociedades y en nuestra vida cotidiana, para la que no todo el mundo está preparado", añadió: "Los países en desarrollo no sólo deben ser consumidores, sino también actores activos y, por tanto, productores de la economía digital".

Algunos se benefician, otros se quedan atrás

Los resultados muestran la fuerte adopción del comercio electrónico en todas las regiones, siendo los consumidores de las economías emergentes los que más se están pasando a las compras en línea.

El mercado en línea latinoamericano Mercado Libre, por ejemplo, vendió el doble de artículos por día en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el mismo periodo del año anterior. Y la plataforma africana de comercio electrónico Jumia registró un aumento del 50% en las transacciones durante los seis primeros meses de 2020.

La cuota en línea de las ventas minoristas en China aumentó del 19,4% al 24,6% entre agosto de 2019 y agosto de 2020. En Kazajistán, la cuota en línea de las ventas minoristas aumentó del 5% en 2019 al 9,4% en 2020.

Tailandia vio cómo las descargas de aplicaciones de compras se dispararon un 60% en solo una semana durante marzo de 2020.

Según el informe, es probable que la tendencia hacia la adopción del comercio electrónico observada en 2020 se mantenga durante la recuperación.

Pero en muchos de los países menos desarrollados del mundo, los consumidores y las empresas no han aprovechado las oportunidades del comercio electrónico inducidas por la pandemia debido a la persistencia de obstáculos.

Entre ellos se encuentran los costosos servicios de banda ancha, la excesiva dependencia del dinero en efectivo, la falta de confianza de los consumidores, las escasas competencias digitales de la población y la limitada atención que prestan los gobiernos al comercio electrónico.

"Los países que aprovechen el potencial del comercio electrónico estarán mejor situados para beneficiarse de los mercados mundiales de sus bienes y servicios en esta economía en proceso de digitalización, mientras que los que no lo hagan corren el riesgo de quedarse aún más rezagados", ha declarado Shamika N. Sirimanne, Directora de Tecnología y Logística de la UNCTAD.

Uno de los retos, según el informe, es que la pandemia ha beneficiado sobre todo a las principales plataformas digitales del mundo.

Muchas de las soluciones que se están utilizando para el comercio electrónico, el teletrabajo y la computación en nube son proporcionadas por un número relativamente pequeño de grandes empresas, con sede principalmente en China y Estados Unidos.

Es posible que los actores más pequeños hayan ganado un mayor terreno, pero su presencia en el mercado sigue estando empequeñecida por los gigantes digitales, los cuáles podrían afianzar su papel predominante durante la pandemia.

"El riesgo es que las enormes brechas digitales que ya existían entre los países y dentro de ellos empeoren tras la pandemia", afirmó Torbjörn Fredriksson, responsable de economía digital de la UNCTAD.

"El resultado serán desigualdades aún más profundas que amenazarían con descarrilar los avances en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU", añadió.

Respuestas de los gobiernos

La mayoría de los gobiernos dieron prioridad a las respuestas a corto plazo a la pandemia, pero algunos también han empezado a abordar los requisitos estratégicos a más largo plazo para la recuperación. Varios gobiernos de países en desarrollo han intervenido para proteger las empresas y los ingresos individuales.

En América Latina y el Caribe, por ejemplo, el gobierno de Costa Rica puso en marcha una plataforma para empresas sin presencia en Internet, y una aplicación para teléfonos inteligentes y un servicio de mensajes de texto para facilitar el comercio entre productores de productos agrícolas, cárnicos y pesqueros.

En África, Senegal puso en marcha una campaña de información, educación y sensibilización sobre los beneficios del comercio electrónico en todos los segmentos de la población.

En Asia, Indonesia puso en marcha un programa de capacitación para acelerar la digitalización entre las microempresas y las pequeñas y medianas empresas.

Medidas para un comercio electrónico integrador

El informe señala las medidas que deben adoptar tres grupos de partes interesadas para garantizar que el comercio electrónico aporte beneficios más integradores.

Afirma que los gobiernos deben dar prioridad a la preparación digital nacional para que más empresas locales puedan convertirse en productores de la economía digital, no sólo en consumidores.

Según el informe, la creación de un ecosistema de comercio electrónico propicio requiere cambios en las políticas públicas y las prácticas empresariales para mejorar la infraestructura digital y comercial, facilitar los pagos digitales y establecer marcos jurídicos y normativos adecuados para las transacciones en línea y la seguridad.

"El enfoque debe ser holístico. Las políticas no deben hacerse en silos", afirmó la Sra. Sirimanne.

A continuación, para obtener valor del comercio digital, la iniciativa empresarial digital debe convertirse en un objetivo central.

Esto requiere una digitalización más rápida para las empresas más pequeñas y una mayor atención a la iniciativa empresarial digital, incluida la recualificación, especialmente de las mujeres.

Según el informe, los países también necesitan mejores capacidades para captar y aprovechar los datos, así como marcos normativos más sólidos para crear y captar valor en la economía digital.

Por último, la comunidad internacional debe encontrar formas nuevas, audaces e inteligentes de colaborar con los gobiernos y el sector privado para aprovechar estas oportunidades.

"La brecha digital, que era real mucho antes de COVID-19, es un reto que puede eliminarse mediante nuestros esfuerzos colectivos y el apoyo internacional", añadió el Sr. Bozkir. "El comercio electrónico ofrece un inmenso potencial en todos los ODS. Por lo tanto, deben hacerse esfuerzos para aprovechar esta herramienta que emerge rápidamente."

Para apoyar el trabajo de toda la ONU sobre el tema, el Sr. Bozkir anunció un debate temático de alto nivel de un día sobre la cooperación digital y la conectividad el 27 de abril de 2021.

Esto proporcionará una plataforma para declaraciones políticas de alto nivel de intención y apoyo, e intercambios francos entre entidades de la ONU, líderes tecnológicos, constituyentes y partes interesadas, para impulsar y movilizar a la comunidad internacional para fortalecer las iniciativas y asociaciones de múltiples partes interesadas existentes, y apoyar la creación de asociaciones adicionales para acelerar la implementación.

Trazar el futuro del comercio electrónico

Es necesario mejorar el diálogo y la colaboración para identificar nuevas vías para la economía digital.

La iniciativa eTrade for all, dirigida por la UNCTAD y financiada actualmente por los Países Bajos, Alemania y Estonia, es una de esas plataformas.

En los últimos cuatro años, la iniciativa ha servido de servicio mundial de asistencia a los países en desarrollo para colmar la laguna de conocimientos sobre información y recursos de comercio electrónico, y catalizar la asociación entre sus socios.

Desde el brote de la pandemia, más de 30 socios de eTrade for all han trabajado juntos para concienciar sobre las oportunidades y los riesgos del comercio electrónico que surgen durante la crisis.

También han identificado formas en que las empresas de los países en desarrollo y menos desarrollados podrían superar los retos.

El repositorio sobre la COVID-19 y el nuevo informe sobre la COVID-19 y el comercio electrónico son los últimos esfuerzos colectivos de la iniciativa para construir un futuro digital sostenible.