MACHINE NAME = WEB 2

En una economía digital impulsada por la inteligencia artificial, ¿cómo pueden seguir el ritmo los países en desarrollo?

08 diciembre 2023

La eWeek de la UNCTAD renueva el llamamiento mundial para orientar la inteligencia artificial de modo que unifique en lugar de dividir, ayudando a crear un futuro digital inclusivo y centrado en el ser humano.

© Shutterstock/Gorodenkoff | Un centro de datos almacena y procesa datos, que son esenciales para los procesos de aprendizaje y toma de decisiones de los sistemas de IA.

La inteligencia artificial (IA) ha irrumpido con fuerza en todo el mundo, brindando inmensas oportunidades y planteando profundos retos a nuestras economías y sociedades.

Su papel cada vez más vital en la economía digital está revolucionando áreas que van desde el análisis de datos a la personalización de productos y servicios, pero también está planteando preocupaciones críticas acerca de la privacidad, la seguridad de los datos y el uso ético de la tecnología.

Los expertos de la eWeek 2023 de la UNCTAD afirmaron que el mundo no puede permitirse dejar la IA sin control.

 "Es esencial que nuestro enfoque del desarrollo de la IA esté en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, abordando eficazmente los riesgos potenciales y creando un futuro digital abierto, libre, seguro y centrado en las necesidades humanas", declaró el día 6 la Secretaria General de la UNCTAD, Rebeca Grynspan, al inaugurar una sesión de alto nivel sobre el tema.

A ella se unieron diplomáticos, líderes de opinión y jefes de organizaciones internacionales, quienes examinaron cómo podría evolucionar la interacción entre la IA y la economía digital, en particular para los países en desarrollo, y cómo garantizar que los beneficios lleguen a todas las naciones y personas.

Riesgo de "esclavitud del conocimiento”

El rápido avance de la IA está superando los marcos de gobernanza actuales, y los expertos de la eWeek plantearon su preocupación por los riesgos asociados a esta brecha creciente.

El uso indebido y las aplicaciones nocivas de la IA podrían desestabilizar los mercados, propagar la desinformación con mayor rapidez y agravar los conflictos.

Un riesgo especialmente alarmante que se identificó es la "esclavitud del conocimiento", un guión en el que un sistema de IA centralizado podría monopolizar y controlar el acceso a conocimientos nuevos y antiguos.

De los mercadillos a las favelas

Unas pocas grandes plataformas y países dominan el panorama de la IA.

El Informe sobre Tecnología e Innovación 2023 de la UNCTAD revela que los líderes de la IA, como China, el Reino Unido y Estados Unidos, poseen casi la mitad de todas las publicaciones y patentes relacionadas con la IA. Este dominio deja a muchas naciones, especialmente a los países menos adelantados, rezagadas y a menudo relegadas al papel de meros proveedores de datos.

Asimismo, un puñado de gigantes tecnológicos mundiales controlan la mayor parte de los flujos de datos y los ingresos de los servicios digitales, lo que centraliza aún más la dirección y los beneficios de la IA y agrava las brechas tecnológicas existentes basadas en la geografía, el género, los ingresos y la edad.

Los expertos de la eWeek 2023 de la UNCTAD subrayaron la importancia de democratizar la IA para extender sus beneficios más allá de los grandes centros tecnológicos, en todas partes del planeta, desde los mercadillos a las favelas.

La cooperación mundial es clave

La UNCTAD aboga por un futuro de la IA centrado en el empoderamiento de todas las personas y sociedades mediante su desarrollo y aplicación responsables y éticos.

Para lograrlo se requiere una cooperación digital inclusiva, destinada a reducir las disparidades en el acceso digital, la disponibilidad de datos y la innovación, garantizando al mismo tiempo que los avances de la IA estén en consonancia con los valores universales y los derechos humanos.

Dada la naturaleza transfronteriza de la innovación y el impacto de la IA, la formulación de políticas y marcos de gobernanza eficaces requiere un enfoque armonizado y multilateral. Los expertos subrayaron la importancia de garantizar la participación de una variedad de países, en particular países en desarrollo.

Encauzar la IA en la dirección adecuada dependerá también de la colaboración entre los gobiernos, el mundo académico, el sector privado, la sociedad civil y otros agentes clave. Trabajando juntos, pueden anticipar y mitigar mejor los riesgos, ayudando a encontrar el equilibrio entre el establecimiento de directrices éticas y el fomento de la creatividad y la innovación.

Las ideas de eWeek contribuirán a los esfuerzos más amplios del Órgano Asesor sobre Inteligencia Artificial del Secretario General de la ONU, encargado de analizar y presentar recomendaciones sobre el desarrollo y el uso éticos de la IA.