MACHINE NAME = WEB 2

La UNCTAD evalúa el coste de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible

18 septiembre 2023

Un nuevo análisis colma lagunas de información y ayuda a los países a saber cuánto necesitan gastar y cómo asignar mejor sus recursos financieros.

© Shutterstock/Avigator Fortuner | Agricultores venden frutas y verduras en un mercado flotante de Damnoen Saduak, Tailandia.

En un momento en que el mundo no va por buen camino para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los decisores necesitan urgentemente estimaciones detalladas de los costes para orientar sus opciones de inversión y gasto.

En los últimos seis meses, la UNCTAD ha calculado los costes de casi 50 indicadores de los ODS en 90 países, incluidos 48 países en desarrollo, que abarcan tres cuartas partes de la población mundial.

Publicadas el 18 de septiembre, mientras los líderes mundiales se reúnen en Nueva York para la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los ODS, las cifras subrayan la necesidad urgente de una acción rápida y específica.

El análisis revela, por ejemplo, que las 48 economías en desarrollo se enfrentan a un déficit de gasto de 337.000 millones de dólares al año en indicadores relacionados con el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.

"No bastará con aumentar la financiación para garantizar el éxito", afirmó Anu Peltola, responsable de estadísticas de la UNCTAD.  "Gobiernos, empresas, inversores e instituciones deben utilizar sus recursos de forma estratégica".

El análisis revela que los países pueden aprovechar al máximo sus gastos, capitalizando las sinergias entre los ODS. Por ejemplo, las inversiones en educación también promueven la igualdad de género, reducen la pobreza y estimulan la innovación para avanzar en todos los ODS.

"Esto tiene grandes implicaciones para las economías con recursos limitados", dijo Peltola. "No necesitan destinar cada dólar a un solo objetivo".

Seis ejes de transformación

El análisis se centra en seis "ejes" de transformación para el desarrollo sostenible: la protección social y el empleo digno; la transformación de la educación; los sistemas alimentarios; el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación; la transición energética; y la digitalización inclusiva.

Abarca indicadores que van desde la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y el aumento de la cubierta forestal protegida hasta la garantía del acceso universal a la electricidad e Internet, el fomento de la alfabetización, la lucha contra el hambre y la reducción de la mortalidad.

El estudio también estima el coste de lograr la igualdad de género para determinados indicadores vinculados a la lucha contra la pobreza y el hambre y a favor del empoderamiento de la mujer.

Los costes varían según los "ejes

Los costes varían entre 5,4 y 6,4 billones de dólares al año entre 2023 y 2030. Estos valores corresponden a entre 1.179 y 1.383 dólares por persona y año.

Si se amplía el cálculo a todas las economías en desarrollo, utilizando el coste medio per cápita de las 48 economías estudiadas, las necesidades anuales totales se situarían entre 6,9 y 7,6 billones de dólares.

La igualdad de género y los sistemas alimentarios son los más caros, mientras que la protección social y el empleo son los menos costosos, aunque cubren una amplia gama de objetivos esenciales para el bienestar.

Se prevé que casi el 80% del gasto total se realizará en los países en desarrollo de renta media-alta y alta incluidos en el estudio. Estos países suelen afrontar los costes anuales per cápita más elevados y los mayores déficits de financiación. Por ejemplo, su déficit de transición energética representa el 98% del déficit total de las 48 economías en desarrollo.

Los pequeños Estados insulares en desarrollo también afrontan elevados costes per cápita. El gasto estimado en igualdad de género, por ejemplo, se eleva a 3.724 dólares por persona, casi el triple de la media.

Y aunque los Países menos adelantados analizados afrontan costes per cápita más bajos, el gasto necesario como porcentaje de su PIB es impresionante: supera el 40% en todos los sectores y llega al 47% en el caso de la educación.

Cerrar el déficit de gasto y hacer frente a la crisis de la deuda

Los cálculos revelan déficits significativos en las tendencias de gasto actuales. La mayor brecha se da en la digitalización inclusiva, con 468.000 millones de dólares al año. Cerrar esta brecha requeriría un aumento del 9% en el gasto anual.

En cambio, el déficit es menor en el ámbito de la protección social y el empleo digno, con 294.000 millones de dólares, lo que requeriría un aumento del gasto anual del 6%. 

Los cálculos se basan en indicadores de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y otras estadísticas oficiales. El estudio analiza el gasto público y pone de relieve las lagunas que pueden colmarse mediante un aumento del gasto público o fuentes externas como la inversión extranjera directa, la ayuda oficial al desarrollo, las remesas de emigrantes o los préstamos externos.

El análisis de la UNCTAD destaca también la necesidad de resolver la crisis mundial de la deuda. Unos 3.300 millones de personas viven en países que gastan más en pagar los intereses de la deuda que en servicios públicos esenciales como la educación y la sanidad.

Oportunidades para aprovechar

Pero los datos también ponen de relieve las oportunidades que se presentan. Por ejemplo, una rápida actuación mundial para cerrar la brecha de financiación en materia de igualdad de género podría permitir a la mayoría de las 48 economías en desarrollo alcanzar más del 60% de los indicadores de igualdad de género del estudio.

"No estamos hablando de una cantidad exorbitante de financiación necesaria para cerrar la brecha de la igualdad de género", dijo Nour Barnat, estadística de la UNCTAD.

Los datos muestran que cerrar esta brecha de gasto en las 48 economías en desarrollo costaría anualmente unos 78 dólares por persona. En los países menos desarrollados, costaría menos de 17 dólares por persona.

Un llamado a más estadísticas

El estudio reitera el llamado de la UNCTAD a aumentar la disponibilidad de estadísticas oficiales sobre gastos públicos y a mejorar la información sobre los indicadores de los ODS en todos los países.

Estas mejoras permitirían que los cálculos abarcaran más países. Por ejemplo, debido a la falta de datos, el estudio solo pudo incluir nueve países africanos, que cubren solamente el 20% de la población del continente.

Las estimaciones pretenden apoyar los esfuerzos de los países y la comunidad mundial para financiar el desarrollo sostenible. Forman parte de una iniciativa de las Naciones Unidas dirigida por la UNCTAD, en colaboración con el Departamento de Asuntos Sociales de las Naciones Unidas (DAES), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ONU Mujeres, que consolida herramientas y reglas de cálculo de varias entidades de las Naciones Unidas.