Empresaria ugandesa premiada hace crecer su negocio de zumos y mejora su comunidad

05 mayo 2021

Una finalista del premio de la UNCTAD para mujeres empresarias recibe 10 millones de dólares de su gobierno para construir una fábrica de zumos frescos que promoverá la agricultura sostenible y mejorará los medios de vida

News

Empleados de Cheers con Julian Omalla (centro) alrededor del huerto en el que se cultiva la fruta utilizada en el zumo de la empresa. / © Delight Uganda Limited.

Julian Omalla produce una de las bebidas de frutas más populares de Uganda, que se vende bajo la marca "Cheers" y cuenta con una clientela fiel de más de 5 millones de personas.

Conocida cariñosamente por muchos como "Mama Cheers", la fundadora y directora ejecutiva de Delight Uganda Limited, de 56 años, es una de las empresarias más destacadas de la nación de África oriental.

Y gracias a su larga experiencia y a su éxito arrollador en el sector, el gobierno ugandés concedió a su empresa una subvención de 4 millones de dólares en febrero para construir una fábrica de zumos frescos en el norte de Uganda.

El gobierno también le asignó otros 6 millones de dólares para adquirir equipos, con el 50% de los fondos reembolsables por su empresa en 10 años.

Un nuevo logro para la empresa

La subvención es el más reciente logro de Omalla, quien es una de las empresarias más condecoradas de Uganda ya que ha recibido varios premios empresariales locales y mundiales.

El año pasado, ganó un premio especial durante la 7ª edición de los Premios Empretec a la Mujer Empresaria de la UNCTAD por su dedicación a empoderar a otras mujeres a través de su negocio inclusivo.

Los premios reconocen las contribuciones de mujeres empresarias inspiradoras formadas por el programa Empretec de la UNCTAD y celebran su éxito en los negocios.

El premio fue patrocinado por la Red de Acción de Negocios Inclusivos, un programa de la agencia de desarrollo alemana GIZ.

La Sra. Omalla también recibió una beca para participar en un programa de educación ejecutiva del Instituto Internacional para el Desarrollo de la Gestión en Lausana (Suiza).

Capacitada y asesorada

"Empretec me capacitó y orientó para ser quien soy hoy", dice la Sra. Omalla.

Cuando fundó su empresa en 1996, no sabía mucho sobre cómo dirigir un negocio.

En el año 2000, Empretec la dotó de los conocimientos necesarios para convertirse en una empresaria de éxito. "La formación me ayudó a darme cuenta de que había nacido empresaria", recuerda. "Me ayudó a desarrollar y ejecutar mi plan de crecimiento empresarial".

En los años siguientes, siguió aprendiendo de los formadores de Empretec y perfeccionó sus habilidades empresariales a medida que su negocio crecía. "Seguía haciendo preguntas para ayudarme a mejorar mi negocio, incluso durante los fines de semana", dice.

Durante más de 20 años, Charles Ocici, director de Empretec en Enterprise Uganda, ha formado y orientado a la Sra. Omalla sobre cómo ser una mejor empresaria. "Ha sido un placer apoyarla en muchos hitos de su trayectoria empresarial", dice el Sr. Ocici. "Ha dejado una gran huella en Uganda".

La Sra. Omalla dice que Empretec mejoró su confianza en sí misma y otras competencias como la fijación de objetivos, la contabilidad, el marketing, la fijación de objetivos y el trabajo eficiente para cumplirlos.

12,000 litros al día

Equipada con los conocimientos de Empretec y con una determinación tenaz, la Sra. Omalla hizo crecer la empresa desde cero hasta el punto de poseer el 60% de la cuota de mercado durante su apogeo, habiendo construido una línea de procesamiento que produce 12,000 litros de bebidas con sabor a fruta al día.

La Sra. Omalla desafió muchos obstáculos en el camino, incluso tuvo que empezar de nuevo desde cero después de que un socio comercial desapareciera con parte de su capital. "Siempre aprendo de los reveses y los fracasos. Nunca dejo que me desanimen", dice.

Conseguir fondos para ampliar su negocio fue una tarea ardua, ya que ella, como la mayoría de las mujeres de Uganda, no tenía las garantías que los bancos necesitan para financiar su empresa. Tuvo que recurrir a sus ahorros e invertir sus beneficios en el negocio para financiar su expansión.

También diversificó sus actividades empresariales, como la cría de aves de corral, la producción de piensos de maíz, un molino de harina y una panadería.

Convertir un sueño en realidad

Hasta 2011, la Sra. Omalla producía "Cheers" a base de concentrados de zumo importados, en parte debido a la dificultad de conseguir frutas frescas de alta calidad y cultivadas localmente.

Entonces empezó a hacer realidad el sueño que había tenido desde hace tiempo: producir zumo fresco, adquiriendo 1,700 acres de tierra para cultivar árboles frutales, como mangos, guayabas y cítricos.

Estableció un vivero de semillas para propagar materiales de plantación de frutas limpias y organizó bajo una cooperativa un huerto con 5,000 fruticultores contratados (conocidos localmente como cultivadores externos) en el distrito norteño de Nwoya.

De sus 5,000 miembros, la cooperativa de fruticultores de Nwoya cuenta con 3,750 mujeres que cultivan frutas para Delight Uganda, lo que beneficia a más de 100,000 mujeres directa e indirectamente.

La Sra. Omalla, que eligió el nombre "Cheers" para su marca porque representa la positividad, es una líder inspiradora y empoderadora, que moviliza y emplea a personas de diversos orígenes, especialmente a mujeres vulnerables que luchan por contribuir económicamente a sus hogares.

Para ayudar a mejorar su seguridad financiera, se aseguró de que cada mujer de la cooperativa tuviera al menos un acre de huerto frutal intercalado con cultivos estacionales a corto plazo para obtener ingresos y sostenibilidad. Cada agricultora puede ganar hasta 1,850 dólares por temporada con un acre de tierra, dice.

Devolviendo a la comunidad

"Mama Cheers" también transfirió los conocimientos necesarios a la comunidad a través de su Delight Farm Institute, ayudando a crear nuevos y decentes puestos de trabajo y ofreciendo medios de vida a muchos.

Con la mejora de las frutas y las semillas oleaginosas llegó la mejora de la nutrición en la comunidad. A esto le siguió el desarrollo de infraestructuras, como mejores carreteras, que mejoraron el acceso de los agricultores a los mercados.

Cuando el COVID-19 provocó un bloqueo en Uganda, coincidió con la maduración de las frutas en los huertos, lo que provocó pérdidas masivas porque las frutas no podían transportarse a las instalaciones de almacenamiento ni al mercado.

No obstante, la Sra. Omalla aprovechó la oportunidad para mejorar las prácticas de gestión de las explotaciones para aumentar la productividad y prepararse para el periodo posterior al cierre. También distribuyó a la comunidad plantones de fruta, café y tallos de yuca.

Nueva fábrica, nuevos horizontes

La subvención de 10 millones de dólares del gobierno ugandés permitirá a Delight Uganda construir una moderna fábrica de zumos frescos que añadirá valor a las frutas cultivadas por los agricultores locales, abriéndoles nuevos horizontes.

"Con la nueva fábrica, esperamos ampliar nuestro mercado a todos los rincones del mundo", dijo la Sra. Omalla. Sus planes a largo plazo incluyen satisfacer la creciente demanda del mercado de frutas deshidratadas, especialmente de mangos.

También se ha propuesto convertir su granja e instituto en un centro de excelencia, donde la gente aprenda a cultivar los mejores productos y los inversores vengan a añadir valor a las frutas.

"Mama Cheers" también pretende aumentar el número de "cultivadores externos" directos a 80,000 agricultores y los beneficiarios indirectos a 432,000 mujeres en los próximos tres años.

Esto garantizará un suministro de fruta sostenible para que la nueva fábrica satisfaga la demanda local, regional e internacional.